Articulos interesantes: historia de AMC American Motors Company

Volver al Indice – Artículos Interesantes

Historia de la AMC, American Motors Company, el increible fabricante de autos de la industria norteamericana que innovo el mercado entre 1954 y 1987

Por Alejandro Franco – contáctenos

historia de TAMC, American Motors Company, el increible fabricante de autos de la industria norteamericana que innovo el mercado entre 1954 y 1987

Casualmente mientras veía un viejo film de James Bond (The Man With The Golden Gun) para nuestro sitio SSSM sobre 007, me saltó la curiosidad. No es la primera vez que veo la película, y siempre me asombraron los curiosos y a veces bizarros vehículos de la marca AMC. Casualmente en el film James Bond persigue al asesino Francisco Scaramanga, que conduce un AMC Matador Coupe. Y el único auto que consigue (y roba de una agencia casualmente de American Motors), es un AMC Hornet con el cual hace maravillas como un salto de 360ª sobre un puente roto.

AMC no me es una marca desconocida, aunque sí para el mercado al sur del Rio Grande. De las marcas americanas siempre fué la más innovadora, con diseños revolucionarios para su época. En Argentina, en épocas de la plata dulce y con la importación abierta, se pudo conocer brevemente el modelo Concorde (y en los 60 se producía el Rambler en estos pagos). ¿Pero qué ha sido de la firma más revolucionaria y desconocida a su vez, de la industria automovilistica estadounidense?

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

Un poco de historia

historia de AMC, American Motors Company, el increible fabricante de autos de la industria norteamericana que innovo el mercado entre 1954 y 1987

AMC se forma en 1954 como American Motors, y fruto de la fusión entre las marcas Nash y Hudson. Ya en los 50 se veía venir una crisis en la industria automovilistica americana, especialmente por el avance a nivel mercado de los tres grandes: Ford, Chrysler y General Motors. Los tres gigantes terminarían por absorber o liquidar a los llamados independientes, que peleaban un nicho pequeño pero importante del mercado como Studebaker, Kaiser, Packard, etc, sobre los cuales escribiremos en algún momento, y que en los 60 terminarían por desaparecer de la industria.

Ya en los 50 los diseños de American Motors eran fuera de serie como mostramos aquí, con Nash Metropolitan y el Nash Ambassador. En especial el Metropolitan se ha convertido en objeto de culto y colección en los últimos años, y su presencia es frecuente en la cinematografía de Hollywood. Se produjo desde 1954 hasta 1962, y era una cupé increíblemente pequeña para los monstruos que suelen frecuentar el mercado americano. Como sería usual durante su vida comercial, AMC acudiría a terceras partes para concretar sus proyectos. En este caso, el Metropolitan fue diseñado en Inglaterra por la firma Austin.

historia de AMC, American Motors Company, el increible fabricante de autos de la industria norteamericana que innovo el mercado entre 1954 y 1987

En los 60 AMC cancela la producción de Nash y Hudson, y forma una nueva marca de mercado: Rambler. Pronto se volvería la tercera marca más vendida en EE:UU, explotando un segmento mediano y chico, y cuadruplicando las ganancias de la firma. Pero George Romney, el líder de la compañía que la estaba llevando al éxito, se embarcaría en la carrera política hacia la gobernacion de Michigan, y pronto la corporación comenzaría a perder su rumbo comercial, además de despertar a los grandes a participar y competir en los mercados que AMC había descubierto. Además toda la originalidad de AMC comenzaría a perderse, y a final de la década sus autos eran imitaciones de los productos que ofrecían los tres gigantes, pero con menor calidad y especialmente con tecnología antigua. Por ejemplo, reciclando motores Nash de 1954.

La Guerra Fria, la Segunda Guerra Mundial, proyectos faraonicos argentinos... todo eso esta en HistoriaDeCulto, el portal sobre historia argentina y mundial del siglo XX

Será a finales de los 60, cuando las ventas habían bajado a la mitad, que AMC intentaría otra movida. Abandonaría la producción de Rambler y probaría en varios frentes. El primero era el de vehículos deportivos. La firma entraría en varias competencias intentando promover modelos como el Javelin y el mítico AMX, al cual muchos llamaron “la pequeña bestia”. Ya en ese entonces los vehículos se vendían bajo la marca AMC directamente.

Eran autos impresionantes, con poderosos V8 bajo el capó, y las ventas parecían haber resurgido. Pero la producción de AMC siempre era acotada a unos pocos miles, y sus precios a pesar de no ser demasiado caros, no resultaban competitivos.

El principio del fin

historia de AMC, American Motors Company, el increible fabricante de autos de la industria norteamericana que innovo el mercado entre 1954 y 1987

Los 70 golpean la puerta, y con ellos comienza la crisis del petróleo. Pronto los mastodontes de cuatro ruedas de las grandes compañías se vuelven imposibles de solventar frente a la escasez y encarecimiento de los combustibles. AMC entraría en su etapa de oro, que resultaría siendo a la postre el canto del cisne.

Entre los modelos que saca, figuran el Hornet ya mencionado. Es una era de autos medianos y chicos. El Hornet era una pequeña maravilla que resumaba potencia, y se fabricaría hasta 1974. Pero mientras esta clase de vehículos se vendía muy bien, AMC se embarcaba en crear autos lujosos a su vez, proyectos que en su momento le habían salido muy bien, pero que ahora resultaban excesivamente costosos y fallidos. La cupé AMC Matador por ejemplo, fué un fiasco comercial, así como las versiones 1970 de los Ambassador.

Pero donde AMC se sacaría la lotería, sería con los autos chicos, con los llamados compactos. Sería el Gremlin el primer compacto salido de una fábrica americana, y llegaría a las 700.000 unidades vendidas, convirtiéndose en objeto de culto y popularidad. Sería el modelo más vendido de la compañía, y si bien no tenía un motor de última generación, tenía un enorme tanque de combustible que le daba una gran autonomía para un auto tan pequeño. Duraría 8 años en producción.

historia de AMC, American Motors Company, el increible fabricante de autos de la industria norteamericana que innovo el mercado entre 1954 y 1987

Pero AMC se envalentonaría y arriesgaría aún más sus apuestas. Sacaría el Pacer X, otro compacto revolucionario. Muchas de sus ideas eran adelantadas a su época: mucha superficie vidriada, un motor rotativo Wankel (comprado a GM)… pero el inicio de regulaciones de contaminación así como la voracidad de combustible que consumía terminarían por liquidar al modelo, siendo una de las pérdidas más grandes de la empresa. Ni la exitosa salida al mercado del Spirit, el sucesor del Gremlin, podrían remontar la cuesta abajo que comenzaba la empresa.

AMC probaría con otros vehículos, como la bizarra Eagle, la primera 4×4 del mercado estadounidense (1980), con ingeniería Subaru. Pero el fin era inevitable, a pesar de la creatividad puesta por la empresa.

A finales de los 70 AMC entraría en sociedad con Renault. Los que en estos pagos se conocen como los modelos 9, 11 y 21 fueron fabricados por la empresa, o importados y vendidos en sus concesionarios. Pero la falta de calidad ahuyentó al público, además que las cuentas no cerraban y Renault terminaría por comprar el 46% de la empresa en 1980.

Mientras era controlada por la francesa Renault, la última semblanza de lo que fué AMC quedaba en su línea Jeep. Habiendo adquirido la marca en los 70, lanzaría el Cherokee en 1984, y revolucionaría el mercado de utilitarios. Así mismo producía el Wrangler (el Jeep clásico) con redefiniciones de estilo… pero la sociedad con Renault no duraría mucho ni produciría resultados, y la empresa sería vendida a Chrysler en 1987. Y el gran premio fué precisamente quedarse con Jeep, que sería una de las grandes marcas de la corporación en los años siguientes. Pero AMC terminaría por ir desapareciéndo dentro de los dominios del gigante. Uno de sus últimos modelos sería con la marca Eagle (el Premier), que serviría como base para el Dodge Monaco. Pero tampoco sería un éxito de ventas (ni uno ni otro) y para los 90, AMC ya era un recuerdo. Así desapareció la última de las marcas independientes de la industria automotriz norteamericana.