Frases Celebres: selección 14

Volver al Indice – Frases Célebres

La Guerra Fria, la Segunda Guerra Mundial, proyectos faraonicos argentinos... todo eso esta en HistoriaDeCulto, el portal sobre historia argentina y mundial del siglo XX

Es preferible errar en la originalidad a acertar en la imitación. Quien jamás ha fracasado en algo, no puede alcanzar la grandeza. Y si me objeta que el éxito continuo es la prueba de que un hombre conoce sus capacidades, debo concluir que, en ese caso, tal hombre sabe perfectamente que sus capacidades son muy limitadas. – Herman Melville

No midas tu riqueza por las cosas que posees, sino por aquellas que no cambiarías por dinero. – Anónimo

El que aspira a parecer, renuncia a ser. – José Ingenieros

El pico más alto de los Andes es el Aconcagua, salvo cuando un cóndor se posa en la cumbre; en este caso el pico más alto es el del cóndor. – Aldo Cammarota

La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce. – Rousseau

Lo unico que le falta al perro realmente para ser el mejor amigo del hombre es prestarle plata. – Aldo Cammarota

La buena suerte es la preparación reunida con la oportunidad. – Oprah Winfrey

Demos gracias por los insensatos. Si no fuera por ellos, el resto de nosotros no podría triunfar. – Mark Twain

Enseñen a los niños a ser preguntones para que, pidiendo el porqué de lo que se les manda, se acostumbren a obedecer a la razón, no a la autoridad como los limitados, ni a la costumbre como los estúpidos. – Simón Rodriguez

Las erratas son caries de los renglones, y duelen en profundidad cuando los versos toman el aire frío de la publicación. – Pablo Neruda

Lo más importante en materia de comunicación humana es oír lo que no se dice. – Peter Drucker

La arquitectura es música congelada. – Goethe

Para resolver un problema, lo mejor que se puede hacer es hallarle la vena humorística. – Anónimo

Sólo respecto a asuntos que no nos interesan podemos dar opiniones realmente imparciales, lo cual es, indudablemente, la razón de que las opiniones imparciales tengan siempre tan poco valor. – Oscar Wilde