Recetas de cocina: leche de soja – sopa de apio y puerro

Volver al Indice – Recetas de Cocina

Por Alejandro Franco – contáctenos

LECHE DE SOJA

1) Poner una medida de porotos de soja secos en remojo de seis a doce horas. Luego quitar el hollejo de los porotos, friccionándolos unos con otros. Dejar subir las cáscaras a la superficie, retirándolas de a poco bajo el agua.

2) Prepara en un recipiente agua, a razón de tres parte de ésta por una parte de porotos. Luego molerlos en una licuadora o procesarlos, utilizando el mínimo de agua necesaria, y el resto del agua verterlo en una olla de cocción.

3) Poner a hervir los porotos molidos mas el agua restante a fuego fuerte hasta que rompa el hervor, haciéndola bajar tres veces con un chorro de agua fría. A partir de ese momento bajar el fuego a moderado, y dejar hervir durante 35 minutos.

4) Luego colocar en un lienzo; una vez filtrado, obtenemos la leche de soja y, por otro lado queda el “okara” o residuo de soja.

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

SOPA DE APIO Y PUERRO

Ingredientes:

  • 5 pencas de apio con sus hojas, cortados en trocitos pequeños
  • 3 puerros grandecitos con buena parte de sus hojas verdes; si son tiernos, cortarlos en trocitos pequeños
  • 5 dientes de ajo picados
  • 4 tazas de agua hirviendo

Aceite de oliva de primera prensada en frío

Condimentos:

  • 1 hoja de laurel
  • 4 cucharaditas de jengibre en polvo
  • 4 cucharaditas de ralladura de nuez moscada
  • Sal marina gruesa o sal de soja a gusto

Preparación:

Pincelamos la cacerola, agregamos la hoja de laurel, los ajos picados, el apio y los puerros en trocitos. Si utilizamos sal, este es el momento de incluírla. Movemos con la cuchara de madera, tapamos y levamos sobre el fuego mínimo. Dejamos cocinar hasta que la preparación tome color transparente. Agregamos el agua hirviendo, el jengibre y la nuez moscada. Dejamos cocinas 3 minutos más y apagamos el fuego.

Sugerencias:

  • La salsa de soja agregarla en el plato, a gusto de cada comensal
  • Para dietas de bajas calorías, agregarle en el plato salvado de avena
  • Si se prefiere cremosa, bajar la cantidad de agua y licuarla
  • Servir en trocitos de pan tostado o con cubitos de tofu tostados al horno