Cine, TV, Video: crítica: Batman Inicia (Batman Begins)

Volver al Indice – Cine, TV, Video

Con director y elenco nuevos, es la primera película de la serie que se ocupa de los orígenes del encapotado. Y es la mejor película de superheroes filmada hasta ahora.

Por Alejandro Franco – contáctenos

Director: Christopher Nolan ; Intérpretes: Christian Bale, Michael Caine, Liam Neeson, Morgan Freeman, Gary Oldman, Ken Watanabe, Katie Holmes, Cillian Murphy, Tom Wilkinson, Rutger Hauer

Batman inicia - 2005: hacemos la critica del ultimo film con Christian Bale, Michael Caine, Morgan Freeman, Gary Oldman y Katie Holmes, antes de su estreno en Argentina - Batman Begins Batman (y los fans) esperaban esta película.

La incursión de los superhéroes en los últimos años del cine tiene su piedra basal en Superman (1978). Pero el boom que llevo al cénit el género fué Batman (1989) de Tim Burton. Las dos series comparten características: ambos personajes de DC Comics, ambos producidas por la Warner Brothers, ambos generando una tonelada de secuelas,… y ambas padeciendo del mismo problema: una película inicial brillante, y sepultadas bajo infinidad de continuaciones de peor y peor calidad en cuanto a guiones y actuaciones que terminaron hundiendo sus respectivas franquicias. Mientras que Superman IV: en búsqueda de la paz sepultó la saga del héroe de krypton, Batman y Robin terminó por hacer lo mismo con la serie del hombre murciélago. Y tendría que venir la nueva generación de blockbusters con los X-Men, Spiderman, Hulk y toda la troupe de la competidora de DC, Marvel, como para que se tomaran cartas en el asunto y se pensara en cómo resucitar una fuente de oro que había sido destruida por propia torpeza.

En el caso de Batman (1989), ocurrió algo muy extraño, que terminó por ser la marca de fábrica hasta el final de la serie: los films desarrollaban historias sobre los villanos y no sobre el héroe, llegando incluso a parecer que Batman era un “invitado especial” en su propia película. ¿Quién puede olvidar al Guasón de Jack Nicholson? ¿Y sus escenas, sus frases, sus manerismos?. Ahora …¿qué es lo que recuerdan del Batman de Michael Keaton?. En ninguna película de la serie se desarrolló el cómo y el por qué un millonario como Bruce Wayne llegara a combatir el crimen en la forma de vigilante disfrazado de murciélago. Breves flashbacks del asesinato de los padres no terminaban por explicar el orígen del personaje, del Batimovil, de la Baticueva.

Hasta ahora.

Christopher Nolan (director de Memento e Insomnia entre otros títulos), es un director extraño a estos géneros. Pero su especialidad es precisamente los engaños de la mente y los personajes torturados por un pasado que no pueden cambiar. Y, siguiendo los pasos de la saga de Alien – que fue la primera serie comercial que incluyó directores “autores” y no comerciales para dirigirlas, y seguido más tarde por X-Men con Bryan Singer o Hulk con Ang Lee – , Nolan toma la posta del personaje con inusitados bríos.

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

Por un lado, Nolan abandona tanto el look surrealista de Burton (que había tomado prestado de comics que reinventaron el personaje como The Dark Night returns), como el humor camp de la serie de TV (o de la desastrosa Batman y Robin), y regresa a los orígenes. En el fondo, Batman es un personaje trágico, y su historia es oscura, de rencor y venganza. Obviamente el personaje mantiene el look de la serie (el traje negro), pero Ciudad Gótica ya no es el mismo disparate arquitectónico que se veía en los otros films, sino semeja a una Nuevo York amenazante. Por otro lado, descansa el film en los oficios de Christian Bale, que es mejor actor que otros intérpretes (Keaton, Kilmer o Clooney), y que encarna generalmente a personajes torturados, o con ciertos matices sicóticos. Además, al igual que Ang Lee en Hulk, o de Richard Donner en Superman, se toman su tiempo para exponer al personaje (Batman recién aparece al final de la primera hora), y como Lee, se toma media película para construir una verdadera carnadura sicológica al futuro encapotado.

Bruce Wayne (Bale) es un billonario trastornado por la muerte de sus padres a manos de criminales. Los recuerdos lo persiguen, y procura escapar de los fantasmas del pasado, vagando por el mundo, intentando encontrar el significado de la injusticia (y como combatirla), e involucrándose en peleas marginales con criminales que lo llevarán a una anónima prisión en Asia. De allí será rescatado por el enigmático Henri Ducard (Liam Neeson). Ducard pertenece a un oscuro grupo llamado La Liga de las Sombras, presidida por Ra´s Al Ghul (Ken Watanabe); y la Liga se dedica a restaurar el “balance” del mundo actual donde el crimen reina.

Ducard comienza a entrenar al joven Wayne, transformándolo en un arma viviente. Durante el entrenamiento, el joven recibe enseñanzas como “tu compasión es tu debilidad” o “tu furia es tu poder”. Considerando a Neeson por sus últimos papeles, es como si hubiera pasado del caballero Jedi que protagonizó en Episodio I, a un Lord Sith que entrena a un joven Darth Vader. Aquí es alguien que enseña que el odio puede ser la mayor fuerza contra el mismo mal; es un rol mucho más oscuro, de límites imprecisos.

Wayne rompe con el grupo y regresa a Ciudad Gótica a combatir el crimen. Pronto encontrará otro aliado en el magnate industrial Lucius Fox (Morgan Freeman), quien le proveerá artefactos de última tecnología, armaduras y vehículos, en un rol similar al de Q en las películas de James Bond. Todo está listo para que Batman entre en acción, y combata a los villanos de turno: en este caso, el jefe del hampa Carmine Falcone (Tom Wilkinson), y el siquiatra demente que se apoda El Espantapájaros (Cillian Murphy), y que utiliza gases hipnóticos y alucinógenos para aterrorizar a sus víctimas.

Pero Batman Inicia no es sólo vomitar la historia del inicio del héroe en modo automático; Nolan provee bastantes datos de su propia imaginación (es co-autor del guión), y muy especialmente, hace que la evolución del joven torturado al hombre disfrazado de murciélago que combate el crimen sea razonable y hasta lógica. Desarrolla el proceso de modo natural: cómo Wayne elige su personaje, cómo descubre y desarrolla la Baticueva, … no desmitifica sino que le da un absoluto trasfondo de razonabilidad, y eso culmina en dar substancia al personaje. Toda esta primera hora del film resulta realmente fascinante, y es Bale a cara descubierta quien nos va guiando por todo este trayecto. Es creíble.

Es tan impecable la primera hora, superando las marcas de calidad de todo lo conocido, dejando por lejos rezagado a filmes incluso como Superman, que es considerado el epitome de la historia de superhéroe bien contada.

El problema es que cuando Batman entra en escena, la segunda hora (y pico) resulta despareja y algo larga (sin dejar de ser de gran calidad), por pequeños detalles que lastran y disminuyen puntos. Uno de ellos es la chica de turno (Katie Holmes) que es una fiscal que colabora con el héroe. Holmes actúa bien, pero no posee química con Bale (y como otro defecto de los filmes de Batman, los intereses amorosos nunca están bien desarrollados). Otro punto negativo es la actuación de Murphy como el Espantapájaros. No es efectivo y al personaje le falta carisma y desarrollo. Mucho mejores están Michael Caine como el mayordomo Alfred (que llena un papel pequeño con su carisma), Freeman con su habitual tono de sabiduría, Neeson con su clásico papel de tutor. Y por supuesto Bale, que con o sin disfraz, irradia carisma, salvajismo sin dejar de mostrar oscuridad en sus sentimientos … en un desempeño actoral que excede por lejos los requerimientos del papel.

Batman ha renacido, lo mismo que la saga. El final abre una puerta inmediata a una secuela. Y, como tratándose de la precuela que es, establece un modelo de excelencia que debería seguirse. Ojalá George Lucas se hubiera inspirado en este film para hacer una precuela de alta calidad (en historia, personajes y acción) antes de dispararnos los desparejos Episodios I, II y III