Cine, TV, Video: la trágica muerte de Bob Crane, el protagonista de Hogan´s Heroes

Volver al Indice – Cine, TV, Video

En Auto Focus (2002), Paul Schrader analiza la caótica vida de Bob Crane, el protagonista de la serie de TV Hogan´s Heroes, y de los dramáticos sucesos que llevaron a su violenta muerte en 1978. Analizamos aquí la desenfrenada vida del actor.

Por Alejandro Franco – contáctenos

la tragica muerte de Bob Crane: te contamos el final del protagonista de Hogan´s Heroes y su vida, retratada en el film Auto Focus (2002) Robert Edward Crane (1928 – 1978) comenzó su carrera como disc jockey en 1950. En sus comienzos locales ganó rápidamente popularidad, lo que lo llevó a probar suerte en las radioemisoras de California, llegando a ser el rey de la sintonía en Los Angeles. A su show de radio iban invitados como Marilyn Monroe y Frank Sinatra.

Con su popularidad en aumento, pronto fué invitado a shows de TV como el de Johnny Carson. La industria comenzó a ver un talento para la actuación en ciernes, y empezó a ofrecerle papeles menores en diversas series, como The Twilight Zone y The Dick Van Dyke Show. Sin dudas su carisma y su comicidad no pasaron desapercibidos. Y en 1965 llegaría su gran oportunidad, cuando le ofrecieron el papel central en la serie Hogan´s Heroes. La serie trataba, en tono de comedia, sobre un grupo de prisioneros de guerra americanos en un campo de concentración alemán en la Segunda Guerra Mundial. Con reticencia acerca de su temática – que consideraba poco seria – Crane aceptó el papel, y la serie se convirtió rápidamente en un hit, permaneciendo en el aire por seis temporadas.

Pero la fama embriagaría a Crane, y ese sería el comienzo del fin.

Decadencia y un violento final

El dinero y la fama alterarían permanentemente la vida de Bob Crane. Se divorciaría de su primer esposa para casarse con Sigrid Valdis, compañera de elenco en la serie.

Pero durante el transcurso del rodaje, su compañero de reparto Richard Dawson le presentaría a un extraño personaje que marcaría el fin de los días de Crane. John Henry Carpenter, un experto en electrónica que comercializaba los primeros equipos de VCR hogareños. Hasta ese entonces, Crane llevaba una vida proba, con una respetable relación familiar y siendo reconocido miembro de su iglesia. Pero Carpenter lo tentaría con una vida nocturna plena de excesos.

El tema es que Crane y Carpenter comenzarían a frecuentar bares de strippers, y entrarían a un circuito swinger de intercambios sexuales. Si bien esto entra dentro de las opciones de una vida liberal, Crane y Carpenter pronto se harían adictos al sexo de manera desenfrenada, participando diariamente en orgías, filmando sus encuentros sexuales, editando películas porno caseras, hasta perder todo tipo de mesura en sus apariciones públicas. Además, la relación entre Crane y Carpenter era extraña, con connotaciones homosexuales reprimidas por parte de Carpenter. Ambos participaban en orgías y trios, pero siempre de manera heterosexual, si bien Carpenter le había hecho sugerencias sexuales a Crane, algo que el actor había rechazado de plano.

Las andanzas del dúo terminaron por hacerse públicas, y Crane comenzó a tener problemas para conseguir trabajos. Comenzó a sobrevivir gracias a una gira permanente con la obra de teatro La Suerte del Principiante, pero su matrimonio ya estaba en crisis. Las giras eran una excusa para sus excursiones sexuales diarias en cada ciudad que visitaba. Esto está retratado en el film Auto Focus (2002), donde Greg Kinnear compone a la estrella y William Dafoe interpreta a Carpenter.

En 1978. Bob Crane decidió que había llegado al límite. Le comunicó a Carpenter que suspendía sus andanzas y que intentaría rehabilitarse. Esa misma noche, un intruso entraría en su departamento y lo mataría de varios golpes en la cabeza, posiblemente con un tripode de una de las videocámaras que utilizaba para filmar sus encuentros sexuales. A pesar de que todas las sospechas apuntaban a Carpenter, errores en la investigación y circunstancias dudosas terminaron por dejarlo en libertad.

Pero el caso seguiría teniendo connotaciones bizarras. Su segundo hijo, Scotty, abriría un website donde ofrecería (a cambio de un pago por membresía) ver algunos de los cortos porno editados por su padre.