Cine, TV, Video: crítica: Doom: la película

Volver al Indice – Cine, TV, Video

Hollywood continúa con su tendencia de llevar videogames al cine; pero ninguno acompañado de un guión decente. Y la adaptación a la pantalla del legendario juego de ID Software parece ser el peor ejemplo.

Por Alejandro Franco – contáctenos

Doom (EUA 2005); Intérpretes: The Rock, Karl Urban, Rosamund Pike, DeObia Oparei, Ben Daniels, Raz Adoti, Richard Brake, Al Weaver, Dexter Fletcher, Brian Steele. Dirigidos por Andrzej Bartkowiak

critica: Doom con The Rock, Karl Urban y Rosamund Pike. Antes de su estreno en Argentina Hollywood se ha quedado falto de ideas. No basta llevar series de TV al cine, hacer remakes, volver a filmar peliculas extranjeras con castings norteamericanos, que también ha llegado a filmar adaptaciones cinematográficas de videogames. Yo no tengo ningún problema con eso; de hecho, un video juego posee un tema de base sobre el cual se podría construir un guión decentemente creativo, pero en general los resultados son decepcionantes.

Hace algún tiempo criticamos duramente Alien Vs Predator. Claro está, dicho film es una pálida imagen de lo que era la serie Alien, o reflejando a las peliculas del Depredador tal como las conocemos. Pero en realidad el film estaba basado en un video juego que a su vez se basaba en las mencionadas dos franquicias. Visto así, era un film decente, si uno lo aislaba de sus orígenes cinematográficos.

Vale decir: los videogames toman libremente inspiración en películas de Hollywood. Y cuando a su vez se adapta al cine un videogame, estamos llegando a un argumento reciclado por tercera o cuarta generación. Si Indiana Jones inspiró a los juegos de Tomb Raider, cuando Lara Croft llega al cine se trata de un Indiana Jones femenino pasado por terceras manos. ¿No es mejor imitar directamente al original?

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

El problema con Doom es que es una copia de Aliens de tercera mano. Con la mayor diferencia que ni siquiera está Paul W.S. Anderson en la dirección, que dentro del minúsculo subgenero “adaptaciones exitosas de videojuegos al cine” figura casi con exclusividad, con la otra excepción de Simon West y el primer Tomb Raider. Al menos esos directores logran hacer filmes decentes. Pero la mano de Andrzej Bartkowiak, que proviene de la publicidad y el videoclip, es bastante pesada. Hay mucha exposición de cosas que no interesan a nadie, vistas en otros filmes, y sin siquiera un rasgo de originalidad. Una estación científica descubre rastros de una vieja civilización marciana. La misma parece ser hiper inteligente, hiper poderosa, con poderes de auto curación, y con una voracidad descomunal. Y comienzan a volver a la vida, deseando abrir un portal para tomar por asalto la Tierra. Ya sabemos que eso es rutina, pero al menos presenten el argumento de un modo menos aburrido.

Indudablemente el ambiente del juego está recreado fielmente. Atmósferas opresivas de la estación científica, corredores mal iluminados, laberintos interminables donde en cada rincón pulula una amenaza. A ese escenario llega una mision de marines comandado por Sarge (The Rock) y John Grimm (Karl Urban), y un montón de soldados que constituye la habitual carne de cañon de esta clase de films. Tampoco tengo problemas con eso. Alguien ha dicho que todas las historias que se puede contar en cine se reducen a 10 o 12, y que el resto son imitaciones o variaciones de las mismas. Pero al menos, que las cuenten con cierto talento.

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

Pero el director mantiene las cosas de modo aburridamente rutinario. No hay inspiración, siquiera en la coreografía de las escenas de acción. Los efectos especiales (las creaturas CGI) se ven pobres, inferiores en calidad a lo que venimos viendo en otros films reciéntes de ciencia ficción. Al menos The Rock lidera la pantalla, pero su sola presencia no basta para resucitar una aburrida cinta clase Z, que con un titulo y casting menos famosos, se hubiera perdido entre las cajas de un video club junto con las adaptaciones cinematográficas italianas de Alien de los años 80. ¿Respeta el espiritu del videojuego?. Sí, especialmente en una secuencia final de cinco minutos vista en primera persona, que se ve excesivamente larga. Pero la próxima vez, si desean ver algo que es fiel al espíritu de un videogame y decentemente interesante, le recomiendo a los directores que tomen nota de Tomb Raider, que tenía mas sustancia que este pálido intento por capitalizar espectadores a costa de una marca. No era una obra maestra, pero al menos entretenía.¿Qué falta por ver?.¿Cuando lleven la historia de Ronald Mc Donald al cine?. Si van a llevar videogames a la pantalla, por favor, incluyan un buen director y denle un argumento un poco mejor, o haganlo en tono de comedia. Pero no hay nada peor que un guión mediocre que se toma a sí mismo demasiado en serio.