Cine, TV, Video: crítica de Soy Leyenda (I Am Legend)

Volver al Indice – Cine, TV, Video

Will Smith es el último hombre vivo en la Tierra. Y ese no representaría mayor problema si no fuera que el planeta está poblado de vampiros.

Por Alejandro Franco – contáctenos

Director: Francis Lawrence ; Intérpretes: Will Smith

Soy Leyenda: critica del film basado en la novela de Richard Matheson, donde Will Smith es el unico sobreviviente en un planeta infestado de vampiros. Critica de la pelicula Soy Leyenda es la tercera adaptación de la novela clásica de Richard Matheson del mismo nombre. Anteriormente había llegado al cine en una versión italiana con Vincent Price a la cabeza (El Ultimo Hombre Vivo – 1964), y la más conocida que es El Hombre Omega – 1971, con Charlton Heston.

En un principio la obra de Matheson es extremadamente simple; como el paroxismo del género de terror, donde los seres humanos terminan por enfrentarse a un monstruo, imaginen vivir en un mundo poblado de ellos. Así mismo el trabajo de Matheson era intentar darle un giro de tuerca al género de los vampiros, explicando algunas de sus mitos usuales – la carencia de reflejos en el espejo, como fruto de un trauma que proviene de la misma enfermedad vampírica; el rechazo al ajo como una reacción quimica del cuerpo enfermo que puede ser letal; y así… – por intermedio de explicaciones racionales científicas.

Pero de las dos adaptaciones anteriores de la novela, ninguna dejó satisfecho a Matheson. El autor mismo estuvo involucrado en El Ultimo Hombre Vivo, pero su guión tuvo una ejecución muy pobre por parte del director italiano a cargo. Y, por el contrario, El Hombre Omega terminó por abandonar cualquier reminiscencia de terror para convertirse en un vehículo de acción para Charlton Heston, además de transformar a los vampiros en una especie de secta con anteojos negros. El film era muy mediocre pero sin dudas es la adaptación más recordada de la novela.

Después de ello, el proyecto volvió a resucitar en los 80, con Arnold Schwarzenegger y Ridley Scott atachados, pero numerosas idas y vueltas lo fueron dilatando hasta el presente año, donde llega de la mano de Francis Lawrence (Constantine).

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

Es una fantasía común la de imaginarse solo en todo el planeta. La realidad, si fuera posible, es que se trata de un escenario de pesadilla. Cuando Matheson escribió Yo Soy Leyenda, lo que intentaba explorar eran los aspectos más duros de la soledad total. El aislamiento es algo que puede conducir con suma facilidad a la demencia, aún tomando los recaudos pertinentes. Allí es donde reside el corazón de Soy Leyenda – el tormento sicológico sufrido por el protagonista -. Eso, y los vampiros.

La novela de Matheson ha sido comunmente citada como la inspiración de las películas modernas de zombies, empezando por La Noche de los Muertos Vivos de George A. Romero (reemplazando cuerpos revivivos en vez de chupasangres). Para aquellas audiencias modernas, lo más parecido visto últimamente es en realidad Exterminio (28 Days Later), donde se presenta un escenario apocalíptico en el que un virus afecta a todo el mundo y, aquellos que no mueren, se transforman en salvajes monstruos.

Año 2012, ciudad de Nueva York, el lugar más desolado del planeta. Gracias a los maravillosos efectos especiales, la ciudad se ve fantasmagóricamente despoblada. Ahora Nueva York tiene la población de un habitante. Este es el Dr. Robert Neville (Will Smith), un científico militar que tiene cierto grado de culpa por lo que la ha pasado a la raza humana. Inicialmente la enfermedad había aparecido como una especie de cura para contrarrestar el cancer, pero ha mutado y se ha convertido en un virus asesino. Los seres infectados, cuando no mueren, terminan por transformarse en criaturas furiosas sedientas de sangre. Durmiendo de día y cazando de noche, solo las luces diurnas le proveen paz a Robert y su perro Sam, que al anochecer se acuartelan en su deparatamento. De día son cazadores, y de noche fugitivos.

Robert está solo y su soledad le está afectando su salud mental. Le habla a Sam como si fuera humano. Le habla a los maniquies de las tiendas de ropa. Reproduce DVDs de viejos shows, más que para entretenerse, para escuchar voces humanas. Ha instalado una radio que emite en una onda muy amplia, pero nadie contesta. Si pudiera salvar a un vampiro, tan solo a uno, él no estaría más solo. Y los fantasmas del pasado lo torturan noche tras noche.

Los primeros dos tercios del film son superiores a los finales 35 minutos, más orientados a la acción. El climax es más rutinario de una aventura de Hollywood, es diferente al del libro y suena muy conveniente y fácil. Lo fascinante resulta toda la vision del primer tramo, donde el film se basa fuertemente en la construcción de Neville como caracter.

Hay algunas secuencias espectaculares de acción, donde vampiros humanos y perros vampiros atacan a Sam y hieren a Robert. A veces los efectos especiales se ven algo toscos, y el desenlace final es menos excitante de lo que debiera. Diera la impresión que las escenas de acción están insertadas como para atraer al público adolescente. Está bien para un film que construye de manera inteligente una premisa, y precisa algunos adornos para ser más popular.

Will Smith está perfecto en su rol fronterizo con la insanidad. Se atormenta con la culpa de la catastrofe, con las pesadillas acerca de la suerte de su esposa e hija. No será una perfomance para el Oscar, pero es de lo mejor que se ha visto en el género en los últimos tiempos. Acarrea el film él solo con naturalidad, y le da la solidez que precisa a una película inteligente como para que resulte memorable.