Cine, TV, Video: crítica de Viaje a las Estrellas (Star Trek) (2009)

Volver al Indice – Cine, TV, Video

El relanzamiento de la saga de Viaje a las Estrellas tiene acción mientras que se mantiene fiel al canon. Un entrenimiento sólido.

Por Alejandro Franco – contáctenos

Director: J.J. Abrams; Intérpretes: Chris Pine, Zachary Quinto, Leonard Nimoy, Eric Bana, Karl Urban, Simon Pegg, John Cho, Zoe Saldana, Anton Yelchin, Bruce Greenwood

critica exclusiva de Viaje a las Estrellas (Star Trek) (2009), la nueva version dirigida por J.J. Abrams y con Chris Pine, Eric Bana y Zachary Quinto. Review del filme Después de haber existido por 28 años (entre 1966 y 1994), llega el momento en que una franquicia debe hacer concesiones para mantenerse fresca. Esa es una de las causas de esta nueva entrega de Star Trek. La otra es simplemente económica: Paramount Pictures – dueña de la marca – desea seguir ordeñando a su vaca de oro. Para que eso ocurra, se debe aggiornar la serie para que una nueva generación de fans Trek surja en cada temporada. Star Trek 2009 ha sido concebida en términos de mantener su legión fiel de fans históricos, repatriar a aquellos renegados y abrir el universo Trek a millones de espectadores. El esfuerzo de J.J. Abrams es prácticamente impecable.

Con el empleo de los servicios de Leonard Nimoy en el rol que lo hizo famoso, Abrams fortalece la conexión entre lo nuevo y lo clásico. La presencia de Nimoy puede verse tanto como una secuela como una precuela, aunque quizas los aspectos relativos al viaje en el tiempo están débilmente desarrollados y pobremente escritos. Así como está Nimoy hay otras referencias a capítulos de la serie original. Estas referencias están colocadas con cierta altura, de modo que no sean distractivas para el fan ni para el recién llegado a la saga.

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

En cuanto el guión, tanto Abrams como sus libretistas habituales Robert Orci y Alex Kurtzman intentan mantener las cosas interesantes, ni bien deben lidiar con las restricciones naturales de las llamadas historias de origen. No sólo debe proveer un trasfondo a todos los personajes conocidos, sino que debe crear una historia propia e interesante en el resto de tiempo que le queda.

Star Trek abre con una formidable batalla espacial entre el USS Kelvin, comandado por el padre de Kirk y la nave de combate romulana Narada, la que ha arribado desde 120 años del futuro. Nero (Eric Bana), el comandante romulano, ha llegado a esta época con motivos tan claros como el genocidio. Después del combate, Nero se oculta durante 25 años, esperando el inevitable arribo de su odiado enemigo del futuro. Y sólo en ese entonces es cuando reaparecerá.

En el medio, James T. Kirk es un brillante pero indisciplinado novato de la academa espacial, que ha sido reclutado por el capitán Christopher Pike (Bruce Greenwood, en un papel que homenaje al film piloto de la serie protagonizado por Tab Hunter antes que William Shatner desembarcara como Kirk), al que ve un enorme potencial en el joven. Cuando Pike recibe un llamado de emergencia, él está a bordo de la flamante Enterprise, donde además de Kirk están Spock como el primer oficial, Leonard “Bones” McCoy, la oficial de comunicaciones Uhura, y los navegantes Sulu y Chekov. El ingeniero Scotty (Simon Pegg) se les unirá más tarde. Es la tarea del Enterprise detener al Narada, siendo ésta masivamente más artillada que la nave de la federación. Por suerte ellos cuentan con un aliado inesperado.

Star Trek es claramente un filme de acción, que excede los standares que la franquicia había alcanzado con La Ira de Kahn. Además de fabulosas batallas espaciales, hay persecuciones, combates mano a mano y todo tipo de secuencias de adrenalina pura que uno espera de semejante película. Es excitante, pero no tiene la profundidad habitual que caracterizaba a la serie.

En cuanto a las perfomances, son mayormente exitosas, considerando que se están calzando los zapatos de otros actores. Chris Pine sugiere a Shatner, sin imitarlo. Tiene el carisma y la altivez a la vez que el humor y la humanidad que evitan convertirlo en una prima donna. Zachary Quinto es menos efectivo como Spock, primordialmente porque el actor original – Nimoy – está en el film. Zoe Saldana exuda sexualidad como Uhura, John Cho está ok como Sulu, y Kar Urban clona perfectamente a DeForest Kelly. Quizás las pegas pasen por Chekov (Anton Yelchin) y Scotty (Simon Pegg), porque el libreto los margina al papel de comic relief. Y del otro lado, Eric Bana está desperidiciado criminalmente como villano. No es el mas memorable de la saga.

Cuando llegan los créditos finales, a uno le queda la sensación de que esta Star Trek es un buen comienzo. Para reciclar los personajes, rebootear la franquicia y mantenerse fiel a los origenes, funciona. Quizás la modernización y adaptación al público actual le hayan quitado algo de su sabor, pero está muy bien en sus propios términos. La verdadera prueba vendrá en dos años, cuando rueden la secuela – si la película no se hunde en la taquilla -. Y esperemos con los dedos cruzados de que éste sea solo el comienzo de una aventura fascinante.