Cine, TV, Video: crítica: La Cosa de Otro Mundo (Precuela 2011)

Volver al Indice – Cine, TV, Video

Ambientada unos dias antes de los sucesos que tuvieron lugar en el clásico de John Carpenter de 1982, esta precuela hace justicia a la saga, aunque no aporta nada que resulte demasiado innovador

Por Alejandro Franco – contáctenos

The Thing (EUA 2011); Intérpretes: Mary Elizabeth Winstead, Joel Edgerton, Ulrich Thomsen, Eric Christian Olsen, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Paul Braunstein

The Thing (2011) Las mismas preguntas que acompañan a la versión 2011 de El Enigma de Otro Mundo son las mismas que se aplican a toda la sarta de remakes ochentosas que venimos viviendo últimamente, desde Conan el Bárbaro hasta Footloose (por citar algunas). La principal es ¿por qué?. Y aunque en el 90% de los casos la respuesta es fútil, en el caso de The Thing la contestación es diferente. He aquí un sentido homenaje al clásico de John Carpenter de 1982; pero en vez de resignarse a la copia afectuosa, el director Matthijs van Heijningen Jr. termina por inyectarle energía y nueva sangre al relato. Es una película sólida y entretenida, y que resulta más que recomendable.

Aquí hablamos de una precuela, aunque los productores han tomado la decisión bizarra de mantener el mismo nombre del filme original en la que se ha basado. El relato tiene lugar 3 días antes de los hechos acontecidos en el filme de 1982. Un equipo científico noruego radicado en la Antartida logra dar con una nave extraterrestre sepultada en el hielo. El destacado científico Dr. Sander Halvorson (Ulrich Thomsen) es enviado a investigar. Junto con él va la paleontóloga norteamericana Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead), debido a que, junto a la nave, se ha descubierto un cuerpo. Los noruegos cortan un bloque de hielo con el cuerpo del extraterrestre, y se lo llevan al campamento a estudiar. Pronto descubren que la criatura ha permanecido en hibernación y que, con el calor dentro de la base, ha vuelto a la vida. Una vez liberada, comienza a utilizar su capacidad de imitación para atacar y depredar a la población de la base, y en el interín los sobrevivientes desarrollan tests para revelar la verdadera identidad de cada uno.

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

Cuando Carpenter surgió con The Thing en 1982, lo suyo funcionaba como un violento rechazo a las visiones almibaradas que venían corriendo desde finales de los setenta, en especial con filmes como los de Spielberg – E.T. El Extraterrestre y Encuentros Cercanos del Tercer Tipo -. Incluso en su época generó repudio debido a lo grotesco de sus imágenes. Hoy en día, esta precuela llega en una era en donde Saw, Hostel y otros exponentes de horror han llevado los limites del gore a niveles muy altos. La Cosa de Otro Mundo 2011 tiene sus momentos fuertes, pero no son ni por asomo del mismo nivel de shock que habrán sufrido las plateas de 1982 cuando contemplaron las impactantes imágenes de John Carpenter.

Es obvio que el director ama el original, y los fans del filme de 1982 se verán complacidos con la puesta en escena que Heijningen ha montado. También es cierto que hay momentos en que la pelicula se siente menos como The Thing y más como un clon de Alien, con cosas horribles morando en las sombras o arrastrándose por los pisos. Y aunque los efectos especiales han avanzado muchísimo en 30 años, Heijningen ha optado por imitar el estilo de FX de 1982, con más efectos en cámara y menos CGI.

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

Ciertamente el casting de Mary Elizabeth Winstead podría haber hecho fruncir el ceño a más de uno, pero la perfomance de la actriz es más que convincente. No es una chica en apuros sino una heroína fuerte y hasta despiadada, al estilo de Ellen Ripley, y ése es el otro factor que acerca a La Cosa de Otro Mundo 2011 a Alien. Cuando el resto de los personajes duda, Winstead agarra un lanzallama y sale a quemar criaturas.

Quizás lo mejor de The Thing 2011 es que no hace nada que empañe la reputación del original. Es una extensión que vale la pena y no insulta la memoria de un clásico de culto. Quizás haya un punto discutible – y que tiene que ver con la suerte de un personaje, lo cual sirve para empalmar esta versión 2011 con el original de 1982 -. Pero, a excepción de ello, este es un filme de terror que supera por lejos la media, generando tensión y sustos en una época en donde el género del horror viene devaluado.