Cine, Tv, Video: recordando a UltraSeven

Volver al Indice – Cine, TV, Video

Siglos antes que los Power Rangers, las tiras japonesas de ciencia ficción alegraban las tardes de nuestra niñez. Recordamos en este artículo a una serie de culto que hiciera furor en estas partes del mundo hace más de treinta años …

Por Alejandro Franco – contáctenos

UltraSeven (Urutora sebun); Intérpretes: Koji Moritsugu (Dan Moroboshi), Koji Uenishi (stunt de Ultraseven), Yuriko Hishimi (Anne Yuri), Shoji Nakayama (Comandante Kaoru Kiriyama); serie de TV de 49 episodios, emitidos en 1967

UltraSeven: recordamos la memorable Tokusatsu (serie fantastica japonesa) de la saga Ultra y creada por Eiji Tsuburaya (el autor de Ultraman)El estallido de la bomba atómica sobre Japón en setiembre de 1945 dejó profundas cicatrices en el pueblo nipón. Siendo las únicas victimas directas del holocausto nuclear, es lógico pensar que durante muchos años imágenes terribles de pesadilla deben haber estremecido el sueño del pueblo japonés.

Y si bien en los años de la postguerra cada país del mundo combatía sus propios demonios (la guerra fría, la amenaza nuclear), Japón seguía obsesionado con las heridas de la bomba. Tarde o temprano llegaría una suerte de catarsis, y en ese caso provino del cine. Así es como nace Godzilla, el Rey de los Monstruos.

Resulta interesante observar cómo el drama nuclear desembocó en una desorbitada pasión de los japoneses por la fantasía. La ciencia ficción japonesa es exagerada, juvenil, no demasiado profunda en cuanto exploración de temas pero complicada en cuanto a las interrelaciones entre sus protagonistas. Obviamente este proceso ha llevado muchos años, ya que las tramas de los años cincuenta tienen una simpleza infantil (buenos contra malos; blanco y negro) a los ojos de hoy. Pero el inicio del cine fantástico japonés se dispara a partir de 1954 con el primer filme sobre Godzilla.

Godzilla se transformó en un favorito del público con el correr de los años. Lejos del film original de 1954, que funcionaba como una alegoría de la bomba atómica, las tramas se fueron deviniendo en pura fantasía, y en espectáculos blancos de ficción, donde la sangre y la muerte no existían (salvo la del monstruoso villano que perecía asépticamente), y donde la destrucción de ciudades (o maquetas) eran rutina habitual en las historias. Quizás al ver una y otra vez aquél espectáculo de destrucción masivo, los japoneses se enfrentaban a sus propios miedos y valoraban su esfuerzo de reconstrucción del Japón.

Es en varios de los filmes de Godzilla donde trabajaba – en el apartado de los efectos especiales – Eiji Tsuburaya. Ya cerca de los años sesenta, Tsuburaya se ve involucrado en un proyecto televisivo conocido como Super Giant (1957). El personaje del título era un superhéroe que defendía a la Tierra de amenazas alienígenas. La apariencia de Super Giant era la de un hombre común en un disfraz con capa, lo cual denotaba su influencia de los comics americanos, concretamente de Superman. Corría 1957; y tanto Super Giant como Godzilla son las piedras basales del Tokusatsu (nombre como se le conoce al género de filmes y series de TV basados en efectos especiales y fantasía).

El nacimiento de la serie Ultra

Decidido a probar suerte en solitario, Tsuburaya se independiza de la Toho (el estudio que producía los filmes de Godzilla) y funda su propia productora, la Tsuburaya Productions. Luego de años de ardua labor, logra producir su primer enlatado que fue la serie Ultra Q (1966).

Ultra Q sería el semillero de varias ideas que terminaría por pulir Tsuburaya con el correr del tiempo. En un principio, era un equipo de investigadores que analizaban fenómenos paranormales, y que tarde o temprano terminaban por desembocar en la aparición de enormes monstruos. Muchas de estas creaturas eran versiones camufladas de monstruos popularmente conocidos, aunque aparecían con otro nombre en la serie – posiblemente por una cuestión de derechos de autor -. King Kong y Godzilla aparecieron en la tira; y si bien Tsuburaya deseaba filmar una cinta con mayor énfases en el misterio (en un estilo similar a X Files), la cadena de televisión insistió en aumentar la frecuencia de aparición de creaturas en la tira. A pesar de que Ultra Q resultó ser popular, no se compararía en términos de éxito y prestigio con la segunda serie que Tsuburaya lanzaría en Julio del mismo año. Sería la célebre Ultraman, que tendría una emisión original de 39 episodios.

Ultraman es un fenómeno popular que continúa hasta hoy en día. La serie cuenta con 16 versiones diferentes, siendo la última Ultraman Mebius, siendo filmada para la temporada 2006 – 2007. Todas las etapas del personaje cuentan con emisiones de entre 40 y 50 capítulos.

Pero, de entre todas las versiones de la serie Ultra, la más recordada y conocida en este lado de Occidente es sin duda Ultraseven (o Ultrasiete), que cronológicamente corresponde a la segunda serie de la franquicia (concretamente, es la siguiente al Ultraman original).

Ultraseven: un fenómeno demasiado violento

En toda la serie Ultra, la definición del personaje asñi como la historia central suele ser similares. Un alienígena visita la Tierra y contacta a un humano que se encuentra en peligro. El alienígena lo rescata, y termina por integrarse con el humano como una especie de alter ego. Esta historia suele tener variaciones (el humano muere y el alienígena toma su lugar, por ejemplo). Y el humano suele formar parte de alguna fuerza internacional de defensa planetaria, con lo cual se ve involucrado en la lucha contra ataques del espacio exterior. Cuando la amenaza resulta imparable, el alienígena es invocado por el humano, el que termina por derrotar a los invasores gracias a sus superpoderes. No es difícil encontrar más de un paralelismo entre esta saga y la británica Thunderbirds de Gerry Anderson, en especial la fastuosidad de las maquetas futuristas, los vehículos utilizados y la noción de la fuerza de defensa internacional.

Sin duda Ultraman es lo más cercano a un superhéroe clásico de comic que han creado los japoneses. Tiene todas las características clásicas del género: superpoderes, un orígen alienígena, la defensa de la humanidad como meta, el enfrentamiento a descomunales amenazas del espacio exterior que desean conquistar la Tierra; y un talón de Aquiles, que impone una cuota de suspenso y resta invencibilidad al héroe. En el caso del Ultraman original, el ser sólo podía aparecer durante tres minutos – era el tiempo en que podía exhibir todos sus poderes, lo cuales los recibía de la energía solar -. Y la posibilidad de invocar a Ultraman residía en la cápsula Beta, la que indicaba con su color el tiempo de energía que restaba hasta que Ultraman se quedara sin poderes.

El problema es que Tsuburaya no quedó conforme con el producto, a pesar de que obtuvo una respuesta masiva de público. Consideraba que el nivel era demasiado infantil, y decidió probar al año siguiente con una variación más adulta del mismo tema. Y si bien lamentablemente Ultraseven (la segunda entrega de la serie Ultra) obtuvo una tibia respuesta del público – con lo cual Tsuburaya regresó a sus rutinas habituales de Ultraman y nunca más tentó suerte en variar el producto -, con el tiempo se convirtió en la serie más celebrada de la saga, y un fenómeno de culto a nivel internacional.

Argumentalmente no difiere demasiado del resto de la serie Ultra. El Agente 340, proveniente del planeta Nebula M-78 (el mismo que Ultraman), visita la Tierra en calidad de observador. Pero una vez aquí, decide quedarse para defenderla, y adopta una forma humana, la que hace llamar Dan Moroboshi. Moroboshi se une a la Fuerza de Defensa Terrestre, y rápidamente se integra a la fuerza de élite de la misma, conocida como el Ultra Garrison. El escuadrón Ultra posee naves y armamentos de ultima tecnología, los que utilizan para combatir los ataques alienígenas. Y cuando la situación se vuelve peliaguda, Moroboshi se transforma en Ultraseven, utilizando unos lentes especiales que lo transforman en el personaje de marras. Debido a que son seis los miembros del equipo Ultra, rápidamente apodan al alienígena como Ultraseven (Ultra siete).

UltraSeven: recordamos la memorable Tokusatsu (serie fantastica japonesa) de la saga Ultra y creada por Eiji Tsuburaya (el autor de Ultraman) La diferencia fundamental con el resto de la serie Ultra reside en los dilemas morales que Ultraseven debe enfrentar en sus combates. Es, por cierto, una serie mucho más explícita en cuanto a violencia que su predecesora. Ultraseven posee una cresta que puede ser lanzada como si fuera una guillotina voladora, la cual termina por cercenar a sus enemigos (uno de los detalles más recordados de la serie). Considerando la ingenuidad de la televisión infantil de aquel entonces, ver al héroe mutilando a sus enemigos debía ser una experiencia shockeante.

Pero Ultraseven era una serie que no se amilanaba en presentar dilemas de cierta profundidad que quizás superaban al público al cual estaba originalmente destinado. En uno de los episodios debe combatir al último superviviente de un planeta que ha sido arrasado por un irresponsable test de armas de destrucción masiva hecho por los humanos, y que llega a la Tierra a arrasarla en represalia. ¿Debía proteger al sobreviviente y comprender su furia, o debía seguir adelante con su misión de proteger a la humanidad a cualquier precio?. También en otro episodio él falla en defender a una raza alienígena pacífica que termina siendo destruida por los humanos; y siendo considerado por otras razas de aliens como un genocida y traidor, es apresado y torturado en el que posiblemente sea el más famoso capítulo de la serie, donde Ultraseven es crucificado en lo alto de una montaña.

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

Precisamente por lo jugado de sus argumentos es que el episodio 12 (Desde Otro Planeta con Amor) resultó prohibido para emitirse en numerosos países. En ese capítulo, la raza Spehl llega a la Tierra en la búsqueda de una cura desesperada para la contaminación radiactiva que destruye sus cuerpos y ha arrasado su mundo; y el método que encuentran es a través de inyectarse sangre humana. La protesta airada de los sobrevivientes del bombardeo atómico de Nagasaki e Hiroshima no se hizo esperar, y el episodio sólo fue visto en Brasil y en un par de oportunidades en la televisión norteamericana.

El destino de Ultraseven

UltraSeven: recordamos la memorable Tokusatsu (serie fantastica japonesa) de la saga Ultra y creada por Eiji Tsuburaya (el autor de Ultraman) Además de su cresta guillotina, Ultraseven puede lanzar rayos desde una gema que posee incrustada en su frente. También cruzando sus brazos en L puede lanzar rayos, pero este ataque disminuye su energía. Y en casos extremos recurre cápsulas especiales donde posee monstruos que puede liberar y que colaboran en el ataque. Estos monstruos se llaman Windam, Mikuras y Agira, y son posiblemente la fuente de inspiración de la célebre serie Pokemon.

Pero a pesar de todo el esfuerzo puesto por Tsuburaya, la serie no contó con el apoyo de rating deseado. Decidido a un impasse, el 8 de setiembre de 1968 emite el último capítulo con miras a sellar la historia (y poder regresar a las fuentes de Ultraman). Ahora Ultraseven se enfrenta a su peor y más letal amenaza, la cual lo ha dejado seriamente lastimado. Mientras Moroboshi se recupera en el hospital, un miembro del escuadrón Ultra es secuestrado por los alienígenas, quienes controlan su mente y lo utilizan como interlocutor ante la humanidad. Lanzan un plan de destrucción masiva que arrasa en cuestión de minutos las principales capitales del mundo, aniquilándolas con misiles que atraviesan el interior de la Tierra. Sin tiempo de recuperarse, Moroboshi decide convertirse en Ultraseven pero antes le revela su secreto a Anne (miembro del escuadrón Ultra que se encontraba secretamente enamorada de Dan). Habiendo recibido una alerta del planeta Nebula M-78 (donde le advierten que su energía es muy baja y puede morir), se transforma en Seven y termina por derrotar a los aliens. Pero ya se encuentra muy débil como para permanecer en la Tierra y, ante la sentida despedida de los miembros del equipo, sale volando hacia el espacio, hacia su planeta natal. En su partida queda una luz similar a una estrella, el último regalo que Dan le ha hecho a Anne.

En los últimos tiempos Ultraseven ha tenido un revival, ya en 1999 con una serie de 9 filmes para TV, y en 2002 con Ultraseven Evolution, con 5 películas filmadas directo a video. Lamentablemente dichos films no han llegado a estas tierras. Pero sin duda son una muestra de popularidad de esta etapa de la serie Ultra, que los fans recuerdan con adoración y piden por argumentos más jugados en la saga.