Cine, TV, Video: crítica de Yo, Robot

Volver al Indice – Cine, TV, Video

El principal problema del ultimo film de Will Smith, recientemente editado en video, es la costumbre hollywoodense de los finales felices. Clima, trama y acción se desarrollan con gran calidad e intensidad, pero la historia daba más si tuviera un tono más oscuro.

Por Alejandro Franco – contáctenos

I, Robot (EUA, 2004). Intérpretes: Will Smith, Bridget Moynahan, Alan Tudyk, James Cromwell, Bruce Greenwood, Adrian L. Ricard, Chi McBride. Dirigidos por Alex Proyas

NOTA: este articulo puede contener “spoilers” (detalles sobre la trama y el final del film). Se recomienda que vea primero la película antes de leerlo.

yo, robot: el ultimo film de accion de will smith, recientemente editado en video Yo, Robot se basa(o inspira) muy lejanamente en un volumen de cuentos de Isaac Asimov publicados en los ´70. Del libro, el film toma la premisa de las tres leyes de la robotica (la guia de conducta que deberían tener los robots), que son 1) un robot nunca puede dañar a un humano; 2) el robot siempre debe obedecer al humano, a menos que las ordenes entren en conflicto con la ley 1; 3) un robot debe proteger su propia existencia, a menos que entre en conflicto con las leyes 1 y 2. Sobre esa base, el film construye la historia en una futurista Chicago del 2035, con reminiscencias a Blade Runner, aunque con cielos descubiertos y ambientes mas soleados.

El detective Spooner (Smith) debe investigar el aparente suicidio del mayor científico de la empresa U.S. Robotics, corporación que fabrica robots para trabajo y uso doméstico, y que se encuentran omnipresentes en la vida de todas las familias del planeta. Spooner es tecnófobo, prefiere las antigüedades y los métodos manuales a todo lo informatizado y automatizado de la época donde se desarrolla el film (p.ej. prefiere el manejo manual antes que guíe una computadora su auto), y posee un pasado que lo traumatiza en la relacion con los androides. Al encarar la investigación, no solo deberá lidiar con la desconfianza de su jefe en la policía local, sino con los recelos y prejuicios de directivos y cientificos de la corporacion (así como amigos y familiares), que no comprenden su actitud discriminatoria hacia los robots. En el medio de la investigación, la única pista parece ser un nuevo modelo de robot, fabricado por el fallecido cientifico, que se hace llamar Sonny (Alan Tudyk), y que posee la inquietante capacidad de poseer sentimientos, como la ira o tener sueños.

La pelicula, tecnicamente, es impecable; los efectos tanto en las escenas de accion (que abundan), así como las animaciones de los robots, son espectaculares y de altisima calidad. Will Smith se desempeña muy bien en su primer rol de accion estelar en solitario, y luce medido y ajustado, sin desbordes que hubieran transformado el film en una comedia policial más. El elenco y la dirección son realmente buenos, y la mano de Alex Proyas (autor de la brillante Dark City – Ciudad en Tinieblas) es más que certera, combinando acción con clima de suspenso.

Pero el problema que tiene el film no es el guión; es la dirección que toma el guión. Yo, Robot sobresale de los films policiales y de ciencia ficcion de su clase, combinando suspenso, accion y humor (medido). El tema es que Proyas dirige realmente bien, y comienza, en un punto del film, a crear una atmósfera realmente inquietante… que el guión no termina por explotar. Buena parte del comienzo del film nos muestra a los robots extendidos por todos lados, haciendo tareas que los humanos no hacen más… todo automatizado y manejado por computadoras. Cuando el robot “humano” (Tudyk) aparece, uno se siente estremecido… porque, de algún modo, imagina que pueden haber más como él. Superiores en fuerza y capacidad, capaces de enojarse… capaces de rebelarse. En un momento dado, el CEO de U.S. Robotics (Bruce Greenwood) describe que aproximadamente hay un robot cada cinco humanos. Y si en algún momento, cobraran caracter propio?

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

Allí es donde el film falla. Porque la película nos da esa sensación, de que hay extraños entre nosotros que un día pueden volverse contra sus dueños… pero no termina de rematar la idea. Y no lo hace, por esa maldita costumbre del happy ending del cine norteamericano. En un momento, el film recuerda fuertemente a una entrega de la serie El Planeta de los Simios (una de las ultimas, que se desarrolla en el futuro, que los monos son domesticados y están en todos los hogares… hasta que se rebelan), y debería haber seguido esa línea temática. Por el contrario, el film intenta darnos un grand finale, y los últimos 10 minutos (donde concluye la historia y, especialmente, donde se dan las explicaciones del caso de por qué sucedió todo lo que sucedió) son, a mi parecer, altamente insatisfactorios. Menos acción y un final más oscuro podrían haber culminado en un film clásico, de los que hacen historia, y que daba pié para una serie de secuelas. La película en sí es realmente buena y altamente recomendable, pero es una oportunidad desperdiciada ante la riqueza de posibilidades que daba el tema.