Humor: selección de chistes varios

Volver al Indice – Humor y Chistes

El padre llama a su hijo su hijo Samuel que vive en Nueva York y le dice:

-Lamento arruinarte el día,pero tengo que informarte que tu madre y yo nos estamos divorciando, cuarenta y cinco años de sufrimiento es suficiente.

-Papi, ¿De qué estas hablando? !Y justo antes de las fiestas de fin de año! grita el hijo.

-No podemos soportar seguir viéndonos, le contesta el padre.

Estamos hartos uno del otro y estoy cansado del tema así que es mejor que tú llames a tu hermana Ana en Chicago para contarle. Y corta el teléfono.

Desesperado, el hijo llama a su hermana, quien explota en el teléfono.

-¿Cómo que se están divorciando? !Yo me voy a hacer cargo del asunto!

Inmediatamente la hija llama al padre y le dice:

– Ustedes NO se divorcian!. No hagan nada hasta que yo llegue. Ahora mismo vuelvo a llamar a mi hermano y vamos los dos con ustedes. Hasta entonces no hagan nada, ¿ESCUCHASTE BIEN?

El padre deja el teléfono, mira a su esposa y le dice:

– Muy bien Ruth todo salió perfecto…
Los dos vienen para las fiestas y se pagan los pasajes.

–0–0–0–

El electricista va a la sala de Unidad de Tratamientos Intensivos de un hospital, mira a los pacientes conectados a diversos tipos de aparatos y les dice:

– Respiren profundo … -¡voy a cambiar un fusible!

–0–0–0–

Tres viejos están sentados en un banco tomando el sol.

– Jo, si es que hay que ver lo que es la edad… tengo 70 años, y todos los días a las 7 en punto me levanto con unas ganas horribles de mear.

– Pero no hay forma, tu, me paso el día entero queriendo mear pero no puedo.

– Pues eso no es nada. a mis ochenta años, me levanto a las 8 y lo primero que hago es irme a cagar, pero nada, que no hay manera, oye, y así me paso el día entero.

– Lo mío es peor. Con mis noventa años, yo meo todos los días a las 7 y cago a las ocho; luego, a las nueve, me despierto.

–0–0–0–

Dos trabajadores estaban caminando por el costado de la carretera, volviendo de una fábrica donde habían trabajado duro el día entero, cuando de pronto un abogado, que venía a toda velocidad con su auto importado, los atropelló. Uno de ellos atravesó el parabrisas y cayó dentro del coche del abogado y el otro voló bien lejos, a unos diez metros del lugar del accidente.

Tres meses después, ellos salieron del hospital y para sorpresa general, inmediatamente fueron a parar a la cárcel: uno por invasión de domicilio y el otro por huir del lugar del accidente.

–0–0–0–

Antes del matrimonio:

ÉL: ¡Sí!, Por fin. Que duro fue esperar.
Ella: ¿Quieres dejarme?
ÉL: NO! Ni siquiera lo pienses.
Ella: ¿Tú me amas?
ÉL: Por supuesto, una y otra vez
Ella: ¿Alguna vez me has sido infiel?
ÉL: Noo! ¿Cómo te atreves siquiera a preguntar eso?
Ella: ¿Me besarías?
ÉL: En cada oportunidad que tenga
Ella: ¿Te atreverías a golpearme?
ÉL: ¿Estás loca? No soy ese tipo de persona
Ella: ¿Puedo confiar en ti?
ÉL: Sí
Ella: ¡Mi amor!

Después del Matrimonio:
Lea de abajo a arriba

–0–0–0–

Erase una vez que Pepito se puso a vender huevos dentro de una iglesia:

– ¡Huevos, huevos, a 10 pesos cada uno!

Y el padre muy molesto grita:

– ¡Saquen al niño de los huevos!

Y Pepito asustado le dice:

– ¡Padre, mejor de la orejita!