Humor: chistes de humor negro

Volver al índice – humor y chistes

Los siguientes chistes siguen la linea clasica de humor negro. El contenido puede resultar ofensivo para ciertas personas.

La Guerra Fria, la Segunda Guerra Mundial, proyectos faraonicos argentinos... todo eso esta en HistoriaDeCulto, el portal sobre historia argentina y mundial del siglo XX

Resulta que un barco naufraga, y se salvan solamente ocho personas: Siete hombres y una mujer, quienes logran llegar a una isla de esas que vienen a cuento en estos casos.
No les toma mucho tiempo recorrer la isla y descubrir que su subsistencia esta asegurada. Hay muchos animalitos chiquititos que pueden comer, ningun animalito grandote que se los pueda comer a ellos, y asi se instalan y van viviendo de lo que la naturaleza les da.
Pasa el tiempo, y los ocho se van dando cuenta de que les falta algo. Despues de buscar una solucion concluyen que lo mejor va a ser que los tipos se acuesten con la mujer por turno, pasando una noche cada uno, de forma tal que la mujer tiene sexo todos los dias, y los tipos una vez por semana. Muy contentos con la solucion, siguen sus vidas, y asi pasa un mes, dos meses, un año, dos, tres, cuatro años, hasta que un dia, repentinamente, la mujer se muere.
Esto los apena mucho a los siete tipos, pero como son gente corajuda y que habian podido sobrevivir a tantas desgracias, resuelven que la vida continua y se toman las cosas con calma.
Asi pasa un mes. El segundo mes sienten que ya no es lo mismo que antes, pero siguen adelante. Al tercer mes estan un poco mas inquietos y les cuesta actuar como si nada hubiese pasado, pero son fieles a si mismos y enfrentan las cosas con la misma determinacion que los mantuvo vivos. Al cuarto mes ya no aguantan mas. Entonces, se ponen de acuerdo y deciden enterrarla


¿Por qué JFK Junior no se llevó su guitarra?… porque no sabía volar con instrumentos.


Se muere la Madre Teresa y se va al Cielo, allí la recibe San Pedro y le dice:
– Madre Teresa, que honor tenerla por aquí!, como premio a su ejemplar paso por la vida terrenal le coloco esta estrella en la frente, la cual es exclusiva para Ud.
Y le abre las puertas del Cielo para que lo recorra por donde quiera. Luego de la emotiva ceremonia, la Madre Teresa comienza a recorrer el Cielo orgullosa con su estrella en la frente; de pronto se encuentra con Lady Di tomando sol en una nube… y con una estrella en la frente!. Sintiéndose burlada va a buscar a San Pedro y le reclama:
– Sr., me encontré con Lady Di, también con una estrella en la frente, convengamos que fue una buena persona, pero cometió adulterio, además Ud. me dijo que mi estrella era exclusiva, ¿acaso ha llegado la corrupción al Cielo?
– No, Madre! -dijo compungido San Pedro- lo que pasa es que aún no podemos sacarle la estrella de Mercedez Benz de la frente.


Llega una mamá con su hija ciega y le dice:
– Fui al doctor y me dio esta pomada para que te la ponga en tus ojitos y dice que vas a volver a ver.
– Pónmela mamí, ya pónmela!
La mamá le pone la pomada mientras le dice:
– Te voy a vendar tus ojitos y despuès de cuatro horas te voy a quitar los vendajes y tienes que abrir tus ojitos despacito, despacito… mi amorcito.
Mientras pasan las 4 horas la niña ya desesperada y con la ilusión de ver el color de las flores, la televisión, etc., le dice a su mamá:
– Ya mamita, ya quitamenla!
– Si mi amor, como tu digas.
La mamá le quita el vendaje lentamente, la niña abre los ojos y…
– Mamá… snif… snif… no veo nada.
– Feliz día de los inocentes, cariño


¿Cómo le dicen a Scioli?… vino adulterado, porque se le fue la mano con el agua


¿Por qué la niña se cae del columpio?… porque no tiene brazos.


Una vez que el doctor revisó los análisis, el paciente le pregunta:
– Doctor ¿cuánto tiempo me queda de vida?
– 10… 9… 8… 7..


– Mamá ¿que hago con este pedacito de carne?
– Botalo.
– Mamá ¿que hago con este pedacito de carne?
– Dáselo al perro.
– Mamá ¿que hago con este pedacito de carne?
– No sé.
– Mamá ¿que hago con este pedacito de carne?
– Hace lo que quieras pero te digo una cosa, desde que estas con lepra estas insoportable.


Un señora tiene un hijo y le dice al doctor que atendió el parto:
– Mi hijo va a ser un gran futbolista.
El doctor le responde:
– Lamento decirle señora que su hijo no tiene piernas.
– Mi hijo va a ser un gran guitarrista.
– Lamento decirle señora que su hijo no tiene manos.
– Mi hijo va a ser un gran pensador.
– Su hijo no tiene cerebro señora.
– Si no tiene manos, piernas ni cerebro… ¿Qué es mi hijo?!
– Lamento decirle señora que su hijo es una oreja.
– Bueno… arroró mi niño, arroró mi s…
Interrumpe el doctor la canción:
– Lamento decirle señora que su hijo es sordo

– Mamá, mamá… me mentiste.
– ¿Por que? hijo mio, yo no te miento.
– Me dijiste que mi hermanito era un angelito.
– Si, es cierto.
– No!!
– ¿Por que?
– Porque lo tire por la ventana y no voló!!


El Sr. Soto fue al consultorio del doctor a recoger los resultados de los análisis de su mujer, y la recepcionista le dice:
– Lo siento muchísimo, Sr. Soto, pero hemos cometido un terrible error y tenemos un grave problema. Cuando enviamos las muestras de su mujer al laboratorio para realizar los análisis se enviaron junto a las muestras de otra Sra. con el mismo apellido de la suya, de tal manera que ahora no estamos seguros de cuales son los resultados de su mujer.
– ¿Pero qué quiere usted decirme?
– Bien, escuche, una Sra. dio positivo en el test de Alzheimer y la otra dio positivo en el test de SIDA, pero no sabemos cual de ellas es su mujer…
– ES TERRIBLE!!! ¿¿¿Y QUE SE SUPONE QUE DEBO HACER???
– Abandone a su mujer en medio de la ciudad y si ella consigue volver a la casa, entonces… no se la coja…


Dos hermanas estaban hablando, cuando llega su padre y unas de ellas dice:
– Papá trajo regalos y ninguno es para vos!
Y la otra hermana dice:
– ¿Y como sabes que ningun regalo es para mi?
– Porque es un televisor y una videocassettera y vos sos ciega!.


Una viejita para a un chofer de colectivo y le dice:
– Señor, señor ¿que puedo tomar para ir al cementerio?
– Cianuro, vieja de mierda.


– ¿Sabías que al peluquero de la esquina le dicen Yabrán?
– No… ¿por qué?
– Porque es asesino de cabezas.


Pedro había esto bebiendo casi todo el día en el boliche, cuando el mozo le dijo que ya era ora de cerrar, trató de levantarse, pero se cayo de cara al suelo, probó nuevamente, pero el resultado fue el mismo. Entonces decidió arrastrarse hasta la vereda, respirar un poco de aire fresco, con la esperanza que después de unos minutos se le pasara un poco la curda. Esperó un poco y trató de levantarse, esta vez se dio un golpe bárbaro, entonces decide de arrastrarse hasta su casa, que estaba solamente a unos doscientos metros del boliche, cuando llega a la casa, completamente cansado, trata nuevamente de levantarse, pero el resultado fue siempre el mismo, se volvió a caer de cara al suelo. Entra a la casa, se arrastra hasta el dormitorio, y cuando llega al borde de la cama, trata por última vez de levantarse, ésta vuelta consigue casi ponerse en pié, pero se cae de cara en la cama y queda completamente dormido. A la mañana siguiente se despierta con los gritos de la mujer, recriminándole que había estado tomando nuevamente, a lo cual él pone una cara de inocente y le pregunta por que piensa eso. Ella le responde:
– Porque llamaron del boliche diciendo que otra vez te olvidaste la silla de ruedas!


Están 2 viejitas sentadas en sus mecedoras, y una le dice a la otra:
– ¿Cómo se llama el alemán que nos trae locas?
– Alzheimer, pendeja, es Alzheimer.


Consejos para una embarazada:
Si nace nena… ponele Alicia.
Si nace nene… ponele Carlitos.
Si nace muerto… ponele flores.


– Mamá, ¿por qué cada vez que vas al cementerio orinas sobre la tumba de papá?
– Hijo, cada uno lo llora por donde más lo siente


Dos chicos están hablando despues de Navidad, luego de haber recibido sus regalos, y uno le dice al otro:
– Mira, Papá Noel me trajo un garrote de plástico!
Y el otro le dice cagado de risa:
– Es una pierna ortopédica, paralítico tonto!


Un desdichado que no tenia porque vivir, lo despidieron, su mujer le metió los cuernos, hipoteco su casa y debia cuentas a morir, se iba suicidar de lo alto de un edificio. En eso que ya estaba a punto de lanzarse cuando observa, entre la multitud que estaba abajo mirando, a un manco que habia perdido ambos brazos bailando y bailando. Entonces el tipo baja del edificio corriendo a buscar al manco y le dice:
– Manquito! si no fuera por vos me hubiera lanzado, porque te faltan los brazos y gozas la vida bailando, gracias, muchas gracias.
Y lo abraza. El manquito lo mira y le dice:
– Soltame carajo! ¿quién está bailando, imbecil?!, lo que pasa es que hace rato me quiero rascar el culo y no puedo!


Se escucha el siguiente dialogo…
– ¿De quien es esta boquita?
– Y… no se.
– Y ¿de quien son esos ojitos?
– Hmmm… tampoco lo se.
– Y ¿esa manito? ¿de quien es esa manito?
– Uff. ni idea.
– Enfermera. la verdad que esta morgue es un quilombo!


Un niño le dice a la mamá:
– Mamá, mamá, ¿me puedo comer un hielito?
– Bueno hijo, te puedes comer un hielito.
Al rato:
– Mamá, mamá, ¿me puedo comer un hielito?
– Bueno hijo, te puedes comer un hielito.
Y asi sigue el niño por un buen rato pidiendo hielitos, hasta que:
– Mamá, mamá, ¿me puedo comer otro hielito?
– Hijo! si te sigues comiendo los hielos, tu hermanito va a llegar descompuesto a la funeraria !.