Tecnología: análisis impresora multifunción HP 2515

Volver al Indice – Análisis de Impresoras y Equipos Multifunción

Revisamos una multifunción en oferta: la HP 2515, la que ofrece una perfomance potable a un buen precio.

Tecnología: análisis impresora multifunción HP 2515

Por Alejandro Franco – contáctenos

4 estrellas: muy buenoYo era un usuario habitual de Epson. Tuve una impresora C40 y, después una C45. Eran ruidosas y después de seis meses resultaba una pelea para que tomaran como la gente una resma de papel – es como si el sistema de alimentación se descentrara o perdieran agarre los rodillos -, pero eran económicas. Se conseguían cartuchos alternativos por dos pesos, y rendían un poco más de media resma (algo así como 300 páginas). Con el tiempo vinieron otro tipo de problemas: a algún cerebro se le ocurrió fabricar cartuchos alternativos con un orificio de ventilación arriba – cosa del que carecían los cartuchos originales -, con lo cual se secaban rápido. Ustedes seguramente dirán: ¿acaso no se le ocurrió poner un pedazo de tira adhesiva tapando el orificio?. La respuesta es sí; pero la impresora no reconocía los cartuchos, y eso que allí no había ningún contacto del chip que suelen traer incorporado.

Cansado de pelear con el sistema de alimentación de las C40 / C45, decidí comprar una Epson TX135, que comentamos en su oportunidad. Parecía ser un equipo excepcional – cartuchos a buen precio, excelente scanner, gran velocidad, filtro sonoro que la hacía tremendamente silenciosa -… hasta que tuvo una muerte súbita. Así como se lee: de un día para otro la impresora se murió. Finito, kaput. Ni siquiera estaba conectada a la electricidad – hacía dos meses que no la prendía -. Y, lo más inquietante de todo es que no era ni el único ni el primero al cual le había pasado esto; le ocurrió lo mismo a unos amigos míos, y le pasó también a mi primo. Como si fuera el protagonista de la película La Fuga de Logan, a la impresora se le había cumplido su tiempo de vida y fallecía de manera automática cuando su reloj biológico llegaba a cero. Quizás fuera un fusible, o quizás los cartuchos de tinta hubieran terminado drenando su contenido en el interior del aparato, mojando partes vitales de la impresora… o quizás Epson les puso un chip para que expiraran en un momento determinado. No sería la primera vez que Epson hubiera hecho algo semejante; las C40 / C45 tenían un contador interno que, después de un par de miles de impresiones, mandaban un cartelito en Windows diciendo que las partes movibles de la impresora precisaban “reemplazo” (wtf!?). Por suerte – y en aquel momento – uno podía conseguir en la web un programa que permitía resetear el contador. Lamentablemente la TX135 ni siquiera encendía así que, para intentar algo parecido a un reset, habría que tener una sesión de espiritismo.

Harto de lidiar con semejantes problemas, decidí comprarme un equipo Hewlett Packard. La gente de HP hace fantásticas impresoras láser pero, en cuanto a las impresoras de chorro de tinta, el cantar es otro. Los cartuchos son caros, pequeños y duran poco; no hay continuidad de cartuchos – al cabo de un par de años sacan nuevas impresoras con cartuchos diferentes, y la línea vieja empiezan a descontinuarla -; en los viejos modelos (como la clásica HP 692) no daban mucho soporte de software cuando Windows cambiaba de versión; y, en general, no eran demasiado rápidas. La única que tuve fue una HP Deskjet 400, la que daba 4 páginas por minuto y tenía un enorme (y eterno) cartucho de tinta; y aunque era una impresora que funcionaba hasta debajo del agua, tuve que tirarla porque después de dos años no podía encontrar cartuchos de algún tipo, fueran alternativos o reciclados. Pero la parte mecánica era un fierro imbatible, y ése es el mejor recuerdo que tengo de la 400.

Si bien ahora me manejo todo el tiempo con una impresora láser – la Samsung ML 1865W, la que sigo considerando una joya -, necesitaba urgente un scanner. Y como ahora los scanners sueltos cuestan una fortuna (porque vienen pensados para diseñadores gráficos de altísima calidad; ¿se acuerdan cuando los scanners los regalaban a menos de $ 200.-?), tuve que fijarme en la gama de multifunciones que hay en mercado. Me atraía Lexmarkmarca alternativa de IBM -, cuyos scanners resultaban formidables; lamentablemente en la Argentina del 2013 la importación está seriamente trabada, razón por la cual las Lexmark desaparecieron del mercado. La otra alternativa viable era la HP 2515, la cual todo el mundo ofrecía un precio razonable ($ 570.-), $ 200.- por debajo de lo que se ha convertido en el standard promedio del mercado argentino. La razón del encarecimiento de estos equipos es que ahora admiten Wi-fi, mientras que la HP 2515, a la vieja usanza, precisa un cable de conexión USB. Como el detalle del cable no me resulta importante, decidí rastrear las cadenas de electrodomésticos – en donde se consiguen los equipos más baratos; será porque compran de a millares, o será porque los negocios pequeños de computación se manejan con dolar blue… vaya uno a saber -, y encontré en Ribeiro la HP 2515 a apetitosos $ 399.-. Una ganga, considerando que era el mismo importe que había abonado por la Epson TX135 hace cerca de dos años, cuando dicha marca aún me parecía confiable.

La HP 2515 está fabricada en Brasil y tiene un packaging impresionante, el cual es un prodigio de economía y ecología. La impresora viene empotrada entre dos gruesos soportes de cartón reciclado, y tanto el cartucho como los cables están adentro – no instalados, sino fijados con una caja anatómica en el interior de la boca de expendio de papel -. Hasta el CD de instalación tiene un sobre de papel reciclado. Todo esto se ve tan robusto que da la impresión de que caja y equipo podrían resistir sin problemas (y salir ilesos) de una caída desde considerable altura.

El equipo viene con un par de cartuchos (los 662 negro y tricolor), los cuales son bastante pequeños. Armar la impresora es fácil, pero el sistema de encastre de los cartuchos es un tema discutible. Uno debe bajar la tapa de la boca de expendio, traer el porta cabezal a mano, y encastrarlos de costado (en vez de desde arriba, como pasa con las Epson). Hay que presionar con cierta fuerza para que hagan click y queden fijados; y, para sacarlos, uno debe usar dos dedos para empujar desde arriba y poder destrabarlos. El tema es que uno está metiendo la mano en la impresora por uno de sus costados, con lo cual se tiene un ángulo incómodo para cometer semejante operación – al contrario del resto de las impresoras y equipos multifunción que existen en el mercado, en los cuales los cartuchos se ponen desde arriba – de, amén de que resulta imposible ver exactamente lo que uno está haciendo. Obviamente todo es cuestión de práctica, pero me parece un aspecto de diseño que debería ser mejorado.

Una vez desembaladonos damos cuenta de que el equipo no trae manual en papel (sólo la versión incluida en el CD) ni tampoco viene con cable USB, así que será necesario adquirir uno (en serio: ¿tanto encarece el producto incluir un pequeño cable de menos de medio metro de largo?). Estéticamente la HP 2515 es muy bonita, con un práctico tablero de comando que incluye un display digital. En él uno puede fijar el número de copias (sea en negro o a color) que quiera sacar si va a usar el equipo como fotocopiadora casera; también se muestra un par de barras con los niveles de tinta que tienen los cartuchos. Hay botones para hacer copias color, copias blanco y negro, cancelar operaciones, aumentar / reducir el tamaño de lo que se quiere copiar (p.ej. fotocopias miniaturizadas o agrandadas de documentos o fotos), y un botón de scaneo automático.

La instalación del software se puede hacer desde el CD que trae de fábrica, o bien se puede hacer una instalación vía web, con lo cual se garantiza el uso de las últimas versiones de los drivers. La HP 2515 incluye un software fotográfico bastante amigable – el HP Photo Creations -, el cual permite incluso hacer postales, tarjetas de presentación, tarjetas de cumpleaños, posters, etc. Además incluye software para alinear y limpiar los cabezales, utilidades de testeo y análisis de problemas, configuración de calidades y tamaño de hoja a utilizar, etc.

Operativamente, la HP 2515 es una impresora multifunción decente. Es bastante más ruidosa que la Epson TX135, sea para imprimir o scanear, aunque tiene a su favor el hecho de que es rápida – 8 páginas por minuto en negro de alta calidad (que suben a 20 ppm si es borrador) y 5 ppm en color de alta calidad (16 ppm en modo borrador) -. La calidad de la impresión es muy buena – una fotografía en calidad óptima no satura un papel de 90 gramos, lo que sí ocurría con la TX135 -. Y mientras que la impresora es más que aceptable – puede imprimir sin bordes, utilizando toda la hoja, lo cual me parece tan inaudito como formidable -, lo que resulta discutible es la perfomance del scaner. Oh, sí, funciona perfecto para fotocopiar, pero a la hora de hacer capturas de calidad para diseño gráfico deja bastante que desear. Hay que scanear con calidades de 300 ppp o superior para obtener imágenes decentes; y, aún así, se notan contornos borrosos o una ligera alteración de colores. Curiosamente la impresora despacha, en su primer impresión, un diagrama de calibración para ajustar la precisión del scaner; pero aún después del supuesto calibrado, la calidad siguió siendo igual, alternándose entre lo pasable y lo mediocre. Mientras que los documentos salen perfecto, las fotografías necesitan un retoque…. y desde ya olvídese de scanear algo que sea más grueso que una hoja – por ejemplo, el costado de una caja -, ya que produce distorsiones de todo tipo al no poder clausurar la entrada de luz sobre el cristal del scaner.

Aún con todo eso – scaner mediocre, ruidosa perfomance, cartuchos pequeños -, le tengo fe a la HP 2515. Es que todo el equipo da sensación de robustez y durabilidad, sea porque su mecánica ruidosa parece estar construída a la antigua – cuando las impresoras duraban años, no meses -, y porque mantiene el sistema clásico de los cartuchos HP, los cuales incluyen un cabezal descartable (algo que siempre terminó encareciéndo el precio de dichos consumibles) y con lo cual prolongan la vida útil del equipo (además de asegurar una constante de calidad en la impresión). Yo desconfío de los equipos demasiado silenciosos (como los Epson), ya que su escasa sonoridad termina teniendo un costo pagadero en el mediano plazo, ya sea en la perfomance o en que la tecnología de impresión resulta bastante endeleble como para no soportar un ritmo intenso de trabajo. Es obvio que hablamos de equipos hogareños – que tienen una capacidad de trabajo mensual de entre 500 y 1.000 hojas, con lo cual resultan inadecuadas como equipo compartido para ser usados en una oficina -, pero a veces uno tiene ocasiones en que precisa imprimir 20 o 30 hojas de corrido… y no tiene por qué estar renegando con la alimentación del papel o el agotador ciclo automático de limpieza de cabezales, el cual ocurre cada X cantidad de impresiones.

El último punto es el tema de los cartuchos: salen $ 70.- aproximadamente (el color o el negro) y duran cerca de 150 hojas. Mientras que el rendimiento es bastante bajo, por otra parte HP le ofrece cartuchos XL a $ 140.-, los cuales duran el triple. Desde ya, no se puede comparar costo de impresión con una láser pero, para tener a mano una impresora color, los XL de $ 140.- resultan tolerables. Un detalle importante es que la impresora permite scanear aún cuando los cartuchos se han agotado, cosa que no ocurre con la Epson TX135 la que siempre exige cartuchos llenos o mínimamente operativos -.

Por $ 399.– la HP 2515 es un equipo más que aceptable. Es para uso hogareño, no para profesionales de diseño – para ello, búsquese un equipo superior a los $ 1.000.- que incluya un scaner de mayor calidad -. El defecto pasa por el scaner, que sirve para el fotocopiado pero es mediocre para la digitalización de fotos (y eso que maneja resoluciones de hasta 1200 ppp y 24 bits). Es el aspecto más discutible de la multifunción, ya que el resto es de buena calidad; y, cuando la gente de HP se decida a corregirlo, transformará seguramente a la 2515 (o su sucesora) en una seria candidata a ser líder de su rubro – el de equipos multifunción hogareñosm de bajo costo, modestas prestaciones y gran durabilidad -, puesto que estimo le resulta más que merecido.

Características técnicas de la multifunción HP 2515

  • Impresora multifunción: imprime, escanea, fotocopia
  • Sistema operativo: Windows XP service pack 3 o superior (Windows Vista, Windows 7, Windows 8)
  • Conexión: via cable USB
  • Fax: no
  • Cartuchos: uno negro (662), uno tricolor (662). Rinden 150 hojas aproximadamente. Existen las versiones XL, que cuestan el doble y rinden hasta 500 hojas
  • Velocidad de impresion: Negro: Comparable con láser ISO: Hasta 8 ppm / Borrador: Hasta 20 ppm. Color: Comparable con láser ISO:Hasta 5 ppm / Borrador:Hasta 16 ppm
  • Calidad de impresión: hasta 4800 x 1200 dpi (color); en negro, hasta 600 dpi
  • Calidad del modo fotocopiadora: 600 x 300 ppp (sea color o b/n)
  • Garantía: 1 año
  • Calidad del scanner: Hasta 1200 ppp y 24 bits, con salida en formatos JPEG, TIFF, PDF, BMP, PNG
  • Display LCD, con indicador de tinta y cantidad de copias
  • Posibilidad de reducir / achicar documentos en modo fotocopiadora
  • Boton de scaneo automático (si no, se puede operar vía el software incluido en el paquete)

Precio: u$s 40.- aproximadamente ($ 399.-, a noviembre 2013)