Tecnología: análisis celular Nokia Asha 303

Volver al Indice – Análisis de Celulares y Smartphones

análisis del celular Nokia Asha 303: un híbrido teclado / táctil no demasiado feliz de la empresa finlandesa

Informática: análisis celular Nokia Asha 303

Por Alejandro Franco – contáctenos

3 estrellas: buenoVoy a serles sincero: escribo esta review totalmente enfurecido. Verán: mi esposa quería renovar su celular y, como siempre nos gustó Nokia, decidimos elegir uno de los modelos de la marca que la empresa de telefonía celular Claro tiene para el recambio. Mi esposa tiene un C3, el que no será el más moderno del mundo pero es un celular sólido: navega internet por Wi Fi, es facil configurarlo y manejarlo, y el teclado QWERTY hace maravillas a la hora de mandar SMS o agendar contactos. Decididos a saltar a algo mejor – y teóricamente más moderno – terminamos por optar por un Nokia Asha 303. No sólo abonamos un precio exagerado para lo que es el celular, sino que se trata de un híbrido (parte teclado QWERTY, parte pantalla táctil) extraordinariamente incómodo para operar. Es como si hubiera sido diseñado por alguien que jamás hubiera usado un teléfono móvil en toda su vida.

Mi razonamiento es éste: si a un celular le damos teclas y le damos una pantalla táctil, es porque tenemos la intención de que la experiencia operativa con el dispositivo sea realmente amigable al usuario, ¿no?. Vale decir, se ofrecen dos vías de operar el teléfono y, de paso, aprovechar lo mejor de los dos mundos: las pantallas táctiles son bárbaras para operar la cámara, visualizar fotos, navegar menúes, y oprimir íconos de respetable tamaño; los teclados QWERTY son fantásticos para mensajes de texto, navegar por internet (eligiendo opciones, cargando términos a buscar, etc), y para operar juegos (y otras aplicaciones) de manera tradicional. Al tener ambos métodos en un dispositivo, eso debería posibilitarme operar de una manera u otra. Lamentablemente la gente de Nokia no sabe lo que significa “flexibilidad” y todas las cosas se manejan de una sola forma, combinando teclado y pantalla táctil de un único modo y como se le haya ocurrido al cerebro que diseñó el aparato. Por ejemplo, si saca una foto, la única manera de revisar el catálogo es por pantalla táctil. Si usted navega por internet, debe clickear con el dedo el campo donde va a escribir el término de busqueda en Google. Mientras que estas operaciones “mixtas” son tolerables en algunos casos, en la navegación por Internet bordea lo insufrible: los botones de la pantalla son demasiado chicos (piensen que, como no es un 100% táctil, su pantalla es una pulgada y media menor y todo se ve mucho más pequeño!), no hay precisión y la pantalla tampoco es una maravilla de sensibilidad.

Todo esto se debe a una falla garrafal de diseño, que es la omisión de un botón central de comando (o de cursores). Lo tiene el C3, lo tiene el BlackBerry, lo tiene el Samsung Young Y Pro, … hasta lo tiene el Nokia X2, que es el modelo en que se basaron para hacer el Asha 303: pero aquí brilla por su ausencia y uno debe matarse en algunas operaciones que requieren precisión y no hay el equivalente de teclas de cursores. Por ejemplo, operar los juegos que uno vaya a instalarle es una lotería: no sólo deben tener la resolución de 240×320, sino que debe ser táctil o permitir operar las opciones mediante las iniciales de los botones (Comenzar juego, Salir juego, etc). Eso supone una compatibilidad casi cero con todo lo que existe: no le va un juego 100% táctil (por el tamaño de la pantalla) y no le va un juego 100% teclado (porque carece de cursores).

Lo cual – y lo digo con una mano en el corazón – es una auténtica lástima ya que el resto de las características del Nokia Asha 303 van de lo pasable a lo muy bueno. La pantalla es nítida e intensa, el teclado muy cómodo de operar, tiene una muy buena cámara de 3.2 megapixels con algunos chiches para bromear con las fotos (agregando apliques, pelucas, sombreros a los que aparecen en la imagen; armándola como encabezado de diarios, revistas, etc), maneja numerosos standares de comunicación, la operación con Wi Fi es excelente, pero…

… como es habitual, los finlandeses siguen insistiendo en su vetusto sistema operativo Symbian (y, para colmo, el Asha 303 tiene el 40, uno de los más viejos aunque impecablemente maquillado). Eso significa que el Nokia Asha 303 no es un smartphone ni por asomo, sino un coqueto (y mal diseñado) celular para hacer llamadas, mandar SMS, tomar fotos y navegar por Internet. El otro punto que terminó por sacarme fue que, uno de los motivos por los cuales adquirimos el celular fue la posibilidad de instalar WhatsApp, un servicio de chat entre celulares que funciona gratis si se posee un paquete de datos ilimitado dentro del abono. En primer lugar, WhatsApp para Symbian 40 ha dejado de desarrollarse hace como un año, así que resulta casi imposible encontrarlo en la web. Y, si lo consigue – por ejemplo, en la tienda de aplicaciones Nokia, Ovi -, le va a decir que el programa no es compatible con Claro, ya que es una de las 5 empresas en el mundo que tienen baneado el uso de WhatsApp (!!).

Mala interfase, imposibilidad de usar WhatsApp (al menos con Claro); súmese a esto el arcaico browser de internet de Nokia (el cual, dicho sea de paso, sólo funciona usando linea de teléfono; al menos, el C3 tenía la amabilidad de consultar cúal era la conexión que el usuario quería usar); el que todas las aplicaciones de Internet (además del browser, Facebook, Twitter, Chat, etc) sí o sí conectan por teléfono (aunque uno esté enganchado a una Wi Fi!), y verán que mi enojo está justificado. Créanme cuando les digo que he revisado internet para ver si estoy equivocado, pero los hechos no mienten: precisamente en esa pequeña pesquisa es que me encuentro con que el texto de Nokia que dice que “la linea Asha ha sido diseñada para mercados emergentes”. Me gustaria decirle a los finlandeses que “emergente” no es “descerebrado”: el Asha 303 es un engendro tecnológico que parece haber sido concebido con la carcasa de un Nokia X2, el motor de un C3, una pantalla táctil y un montón de monos rediseñando un sistema operativo de hace varios siglos. Yo uso celulares con teclados QWERTY y tengo un LG táctil que, a pesar de sus limitaciones, siempre tiene algo para asombrarme; esto significa que tengo experiencia con los celulares, no soy un chico de 12 años que por primera vez usa un móvil. Incluso he probado híbridos de Samsung y Alcatel que son mucho más tolerables que éste; pero el Nokia Asha 303 parece haber sido concebido a partir de rezagos de fábrica, sin que nadie se haya tomado la molestia de probar si era cómodo de usar. Simplemente terminaré por decirles que, si quieren un celular con teclas, cómprense uno; y si quieren un celular táctil, hay montones que son muy buenos (y, en ambos casos, Nokia tiene excelentes modelos). Pero jamás adquieran un híbrido con teclas y pantalla táctil, sencillamente porque son insatisfactorios en un campo o en otro.

Lo bueno:

  • el diseño
  • el teclado QWERTY
  • la cámara 3.2 Mpx de muy buena calidad
  • la pantalla es nitida y brillante
  • tiene un procesador de 1 Ghz, lo que la da velocidad y flexibilidad al reproducir videos, visualizar imagenes, etc
  • compatibildad total con el resto de la línea Nokia; se puede traspasar de otro modelo al Asha 303 agenda, contactos, ringtones asociados, alertas, fotos, etc sin alterar nada, utilizando el backup de datos de Nokia Suite

Lo malo

  • Imposible montarle WhatsApp si es cliente de Claro (baneado por la misma empresa)
  • Imposibilidad de setear que las aplicaciones de Internet que trae por defecto “consulten” si usa WiFi (de fábrica, usan siempre línea). Se pueden instalar navegadores y programas de chat, pero van en la tarjeta de memoria y no todos los usuarios saben instalar programas en un celular.
  • el manejo híbrido de teclado / pantalla táctil, el cual es caótico al carecer de botón central de cursores
  • falta de precisión en la pantalla táctil
  • como es híbrido, la pantalla es menor… y el uso de la interfase táctil se vuelve problemático al oprimir botones virtuales demasiados pequeños
  • la interfase hibrida teclado / pantalla táctil lo vuelve problemático a la hora de encontrarle aplicaciones y juegos que se puedan operar y que calcen en la resolución de pantalla.
  • Precio: para el recambio, había otros celulares por el mismo precio (como Samsung Young Y o el Samsung Young Y Pro, que no sólo es QWERTY / táctil sino que posee Android y está a años luz del Asha 303) que son mucho más satisfactorios que éste.

Precio: u$s 130.- aproximadamente (libre)