Tecnología: análisis parlantes Panacom SP-1785 2.1

Volver al Indice – Análisis de Parlantes y Home Theaters

He aquí un equipo 2.1 de escritorio realmente económico y con gran pureza de sonido.

Tecnología: análisis parlantes Panacom SP-1785 2.1

Por Alejandro Franco – contáctenos

4 estrellas: muy buenoNo puedo evitarlo; me he enviciado con los equipos 2.1. Será que el subwoofer ha servido para revivir los temas musicales que paso – hasta el cansancio – todos los días mientras trabajo, o será porque me gusta ver cómo tiembla la mesa mientras reproduzco una película de alta definición con el sonido bien alto. El punto es que, ahora que comenzó el calor, quería trasladar esa experiencia al fondo de mi casa… y un juego de parlantes 2.1 promedio dista bastante de ser un equipo portátil. Ya tengo dos en casa – el Phillips SPA2335 y el EuroCase LeMans II -, y son tremendos armatostes dotados de kilómetros de cables. Por otra parte, en el cuarto de mi nena tengo armado un pequeño equipo de video compuesto por un reproductor multimedia – el excelente Encore ENMMP X210 -, un viejo monitor de tubo de 17 pulgadas (que aún se ve impecable!) y unos terribles parlantes Genius, extremadamente básicos y que suenan como una radio a galena. Así que decidí matar dos pájaros de un solo tiro: adquirir un equipo 2.1 realmente pequeño y portable, cosa de ponerlo en el cuarto de mi pequeña y darle mejor calidad de audio a sus películas infantiles… y, cuando la ocasión lo amerite, desmontarlo y trasladarlo al taller en el fondo de mi casa, en un solo paso y sin demasiadas complicaciones.

Para efectuar semejante operación, era necesario que los parlantes tuvieran conexión directa a la corriente eléctrica. Usualmente los parlantes para computadora – alimentados vía USB – no superan los 7 Watts RMS, lo cual está ok para un equipo que está pegado al usuario en su escritorio, pero no le da tan bien para musicalizar un cuarto… y dicho esto sin pretensiones de transformar al taller en un boliche, sino de simplemente escuchar música con buena calidad y a un nivel de volumen más que aceptable. Mi idea era conectarlos a mi smartphone, el cual tiene 15 GB ocupados con mp3 de música pop, clásica y, sobre todo, bandas sonoras de películas (un género del cual soy fan incondicional).

Habiendo tomado mi decisión, me dirigí a Carrefour, en donde se encontraba un equipo 2.1 al cual le venía echando el ojo desde hace rato – los Panacom SP-1785 -, los cuales se encontraban a un precio sumamente tentador ($ 240.-, valores a diciembre 2013), y estaban sensiblemente más baratos que su precio habitual en negocios de computación (en MercadoLibre están alrededor de los $ 300.-). Los Panacom SP-1785 se componen de dos parlantes satelitales (de 10 cm de alto por 8 de ancho y 8 de profundidad), y un pequeño subwoofer de 17 cm de alto por 8 de ancho por 16 de profundidad. Digo: todo el equipo ocupa casi el mismo espacio que dos resmas de papel A4 de 500 hojas, y su peso es bastante liviano. Además del precio, el otro aspecto tentador era que el equipo estaba construido íntegramente en madera, detalle ignorado (o retaceado) por la mayoría de los fabricantes de parlantes de gama baja y media que hay en el mercado.

El primer detalle curioso acerca de Panacom es su misma procedencia. En sí, el equipo no deja de ser un genérico chino chapeado con una marca de reminiscencias internacionales… pero ni bien uno entra al sitio oficial de Panacom, verá que tiene una oficina en Miami, otra en Argentina, y cuatro o cinco distribuidas por toda Latinoamérica. Da toda la impresión de ser un importador argentino radicado en Miami, el cual trajo productos chinos al que les puso una marca propia, y que luego consiguió algunos socios en otros países del cono sur. No sólo el detalle pasa por la escasez de representantes mundiales, sino porque el sitio en sí es extremadamente básico y la información técnica de los productos suena bastante alejada de la realidad que éstos representan. Por ejemplo, el folleto del Panacom SP-1785 habla de 20 W RMS (cuando la chapa posterior del producto dice claramente 10 W RMS de potencia máxima), conexiones de audio / video 2.1 (cosa que no existe; si bien los home theaters dividen el sonido en 5.1 canales – y poseen 6 fichas de conexión -, el 2.1 no deja de ser un estéreo mejorado y usa el enchufe miniplug de 2.5 mm o bien la conexión clásica de canales de audio izquierdo y derecho con enchufe RCA), y sonido envolvente suficientemente potente como para inundar una habitación con música y/o efectos de audio procedentes de peliculas o videojuegos.

Mientras que el folleto técnico del equipo es bastante falaz, lo cierto es que su perfomance es muy buena. A falta de datos fehacientes – y guiándome por la matriz de potencia de otros equipos 2.1 -, deduzco que el subwoofer debe andar en los 5.5 / 6 W, y los satelitales en 2.3 / 2 W (siempre los subwoofers tienen el 55% del total de potencia del equipo, y el resto se reparte en los parlantes restantes). Eso lo hace algo superior a un parlante 2.1 USB (como el Logitech LS21, que posee 7 W totales), pero tampoco lo convierten en un equipo de prestaciones medias. Digo: olvídese de conectarlo a un televisor, simplemente porque carece de potencia; y si bien la perilla de volumen tiene un tope realmente largo, los parlantes distorsionan muchísimo al máximo de su escala.

Los Panacom SP-1785 son excelentes para escuchar música. Reproduciendo mp3 directos de mi smartphoney sin retoques de ecualizadores o cosas así, sino escuchando el sonido de la forma más pura posible – es espectacular. El mejor exponente es la fanfarria de presentación de La Guerra de las Galaxias tocada por John Williams, la cual sonó con una calidad envidiable (creo que el resto de los parlantes que tengo, incluyendo unos viejos y formidables JBL Pro, no llegan ni por asomo al nivel cristalino con que maneja los agudos este 2.1). Y eso que hablamos de un equipo con unos parlantes minusculos del tamaño de tres paquetes de cigarrillos. Mientras que los temas pop suenan muy bien, en donde el Panacom SP-1785 funciona de maravilla es con la música orquestal. Los agudos bordean lo perfecto, y el subwoofer acompaña sin descollar. En ese sentido es un equipo realmente equilibrado y de prestaciones sorprendentes.

Lamentablemente los 10 Watts RMS se sienten cortos al momento de superar el 50% del volumen, y al 100% ya se encuentran distorsionados. Cuando se alcanza el máximo no se genera “fritura” – que es cuando se sobreexige un parlante – pero los sonidos se aturden y superponen, perdiendo todo tipo de definción. Da la impresión de que los parlantes son pequeños pero reforzados, y que el control de volumen les puede mandar mucha más potencia de lo que pueden manejar. Es por ello que caminan bien hasta un 60 – 70 % de volumen – el cual es bastante alto – pero definitivamente no poseen el porte para manejar bien un 100% de potencia.

Mientras que los parlantes satelitales manejan de manera deliciosa los agudos, el subwoofer se siente bastante descremado cuando reproduce otra cosa que no sea música. Pasa bien los tests de subwoofers que abundan en YouTube, y funciona lindo con la música abundante en redobles de tambor y sonidos electrónicos de baja frecuencia – como la banda sonora de Batman: El Caballero de la Noche, o la de Iron Man 3 -, pero queda corto con el audio de películas y videojuegos. Las explosiones apenas retumban, y ahí uno tiene que meter mano en la configuración de la placa de sonido de la computadora para optimizar la experiencia auditiva, ya que los Panacom SP-1785 carecen de perilla de control de bajos (sólo viene con control de volumen). Aún cuando no son equipos comparables, el Panacom SP-1785 me causa la misma impresión que el subwoofer del EuroCase LeMans II: no son parlantes cúbicos (como el Phillips SPA2335) sino oblongos, con lo cual la caja de resonancia es demasiado chata (y le da un pulmón de aire pequeño para potenciar los efectos). Dan unos graves entre buenos y pasables, pero no la vibración sísmica que uno quisiera (y que sí la obtengo de un equipo de baja potencia como es el subwoofer cúbico del SPA2335).

Estéticamente, los parlantes 2.1 Panacom SP-1785 son bonitos y están bien terminados. Sus cajas de madera son sólidas, pintadas en negro y – detalle curioso y anticuado – sus bocinas están recubiertas con tela. Delante del subwoofer posee una gran perilla de volumen, un potente LED que indica que el equipo está prendido, y la llave de encendido se encuentra en la parte posterior (nunca entenderé porque los fabricantes no pueden instalarla en el frente de los equipos). Detrás se encuentra, además, los conectores de audio de salida – RCA x 2 canales, izquierdo y derecho, los cuales van a los parlantes satelitales – y dos conectores RCA similares de entrada. En ellos usted puede enchufar cables independientes con fichas RCA o, bien, un cable con adaptador que tenga terminación en enchufe tipo miniplug de 2.5 mm.

Los Panacom SP-1785 son fantásticos como parlantes de música. Lamentablemente sus prestaciones son algo tibias con las películas y los videojuegos – y no porque no tengan gran calidad de sonido, sino porque el subwoofer es demasiado light -. Pienso que funcionan perfecto como complemento para un equipo de oficina o para gente que quiere conectarle un iPod o similares, pero se quedan cortos ante las expectativas que pueda tener un gamer o un individuo que gusta reproducir películas de alta definición en su computadora… personas que esperan que el piso explote con cada explosión, y la cual es una prestación que está fuera del alcance de este modesto equipo.

Características de los parlantes Panacom SP-1785

  • Sistema de audio 2.1
  • Potencia de salida (Total) 10 W RMS
  • Control: de volumen (en el frente del subwoofer); encendido / apagado (en la parte trasera del subwoofer)
  • Altavoces incluidos: 2 satélites de caja de madera, 1 subwoofer de caja de madera
  • Salida de audio: detrás del subwoofer, dos conectores RCA (con el adaptador correspondiente, se puede conectar a una salida miniplug stereo de 2.5 mm)
  • Conexión: a 220 V.

Precio: u$s 24.- aproximadamente