Tecnología: análisis auriculares Panasonic RP-TMW35 / HX35

Volver al Indice – Análisis de Auriculares

La estética no lo es todo, y ése es el caso del Panasonic RP-TMW35: un auricular que tiene un diseño muy lindo, pero cuya perfomance apenas califica como pasable.

Informática: análisis auriculares Panasonic RP-TMW35 / HX35

Por Alejandro Franco – contáctenos

4 estrellas: muy buenoA veces la gente deposita excesiva confianza en las marcas y se envicia en seguirlas, aún cuando se haya llevado un puñado de decepciones importantes. A mí me ocurre eso con Panasonic, con la cual tengo una relación amor – odio constante. Mis primeros auriculares Panasonic fueron los RP-HT21 y, hasta el día de hoy, sigo buscando algún juego de audifonos que puedan eclipsarlos. Valen 99 mangos, tienen unos bajos formidables, y el sonido es ultracolorido sin necesidad de matarse con la sintonía del ecualizador. Frente a semejante resultado, el siguiente paso lógico sería adquirir un auricular mas caro de la misma marca, con lo cual uno debería obtener un producto de fabulosa calidad acústica. Nada mas lejos de la verdad. Sean de botón, de clip, on ear, over ear…ninguno de los Panasonics testeados superó la perfomance de los RP-HT21. O suenan tapados, o tienen bajos pasables pero son incómodos, o pierden sonido, o simplemente no cumplen con nada de lo que prometen.

A esta altura debería darme cuenta – por una cuestión estadística – que hay marcas mejores. Por ejemplo, Philips. He adquirido un sistema de sonido, un par de juegos de parlantes 2.1 y un juego de auriculares, y he quedado mas que satisfecho en tres de los cuatro casos citados. Debería probar suerte más seguido con Philips, aún cuando en la comunidad de audiófilos insisten en defenestrarlos y se obsesionan con el snobismo de marcas japonesas y alemanas que cuestan una fortuna.

Como mis RP-HT21 perdieron su esponjita, busqué su reemplazo en algo superior de la misma marca. Así fue como terminé adquiriendo los RP-TMW35 en Musimundo, al módico precio de $ 199.- (valores a Marzo 2015). Al contrario del resto de la línea de auriculares Panasoniccuyo diseño parece congelado en los años 90 -, los RP-TMW35 se ven bien modernosos, con el plus de que traen micrófono incorporado (los mismos auriculares, sin micrófono, se venden como Panasonic HX35 y poseen las mismas prestaciones). Ello permite usarlos en la calle, conectados a un celular y operarlos como manos libres por si le entra una llamada en medio del último tema de Madonna. Quizás no era mi propósito al comprarlos pero, qué diablos, bienvenido sea el gadget.

Los RP-TMW35 son on ear; a esta altura del partido ya me he dado cuenta que este tipo de los auriculares son los que me resultan mas cómodos – sea el RP-HT21 o los Philips Citiscape Shibuya, los cuales también son on ear-, y ahora sólo busco ese estilo. Los over ear te dejan las orejas sudadas y picando, los de botón se caen, los de clip pierden sonido a lo loco, y los de inserción molestan bastante al rato de usarlos. En esta caso, los Panasonic RP-TMW35 van apoyados en las orejas, utilizando dos almohadillas de escaso grosor enfundadas en revestimiento plástico, las cuales se ven tan confortables como poco durables. El problema es que ese vinilo da la impresión de cuartearse / rasgarse en el corto plazo. Al menos las almohadillas tienen respiración, son bastante grandes y le brindan un aislamiento acustico bastante eficiente.

Amén de tener un diseño estilizado, la novedad de los Panasonic RP-TMW35 consiste en que los discos que albergan a las bocinas son los que se desplazan a lo largo de una diadema de extensión fija, en vez de estar fijados a patillas que se meten dentro de la vincha como el resto de los auriculares. Ello implica que, al ajustar la extensión del auricular, suelen sobresalir las puntas de la diadema por debajo, un detalle extraño pero que no suele molestar ya que se encuentra lejos del contacto con la piel como para percibir su presencia. De todos modos da la impresión de que éste no es el mejor sistema de ajuste a la cabeza del usuario; como el arco es fijo, los auriculares tienden a apretar las orejas – cuando un auricular on ear (con sistema standard de patillas encastradas) no debería hacerlo -, amén de que la presencia del contacto con la parte superior de la diadema no pasa desapercibida y termina siendo bastante molesta al cabo de un rato – los RP-HT161, al menos, tenían una diadema con abertura en el medio para dispersar la sensación de contacto y abarcar mejor el diámetro de la cabeza -. Vale decir: no son cómodos, y podrían haberlo sido si hubieran seguido un diseño mas tradicional.

El cable es de 1.2 metros, con conector miniplug 3.5 mm en L. La unión a los auriculares se hace por un cable en forma de Y, teniendo unos conectores muy débiles a las bocinas de cada oido. Al carecer de refuerzo, basta un tirón medianamente fuerte para arrancarlos de la carcasa.

Si el diseño es mas aparente que real, la perfomance de los Panasonic RP-TMW35 tampoco es brillante. Hay que saber manejar un ecualizador para depurarlos y sintonizarlos de manera decente, ya que la primera impresión deja mucho que desear. Tienen bajos bastante potables, pero el resto de la gama es opaco. Las frecuencias de 1 k a 16 k hay que ponerlas casi al máximo – resaltando los agudos – y los rangos entre 40 y 600 Hz van casi en cero, anulando tonos medios y bajos (es algo parecida a la configuración optimizada para los Philips Citiscape Shibuya). Vale decir, hay que incrementar los agudos y dejar que los bajos los maneje directamente el auricular. Mientras que esto mejora bastante la perfomance, por otro lado se nota que el auricular es muy limitado en cuanto a las frecuencias que maneja – hay algunas (especialmente en el rango de los agudos) que puede anular por completo y no notará diferencia alguna en el sonido -. Quizás esto no se nota tanto con la música – en donde zafa bastante bien, camuflando sus deficiencias con el buen retumbe de los bajos -, pero al escuchar películas y videojuegos resulta enervante. Es que los rangos medios se pierden, y si bien los diálogos y las explosiones suenan bien, uno se queda con la sensación general de están hablando en un galpón con paredes y techos de hojalata. La falta colorido y, aún con un manejo extremadamente paciente del ecualizador, la cosa no mejora demasiado. Quizás resulte peor en tablets y smartphones, en donde los ecualizadores son mas limitados (solo con cinco bandas) y la calibración es mas tosca. Tendría que obtener alguna app como el Equalizer Pro que – con 10 bandas – permite cierto ajuste fino imprescindible para obtener una perfomance aceptable.

Considerando precio y prestaciones, el Panasonic RP-TMW35 no es la mejor compra en el rango de los $ 200.-. Philips tiene la linea SHL3000 que se ven sospechosamente parecidos a los Sony ZX100 – por apenas $ 30.- más. Los Panasonic RP-HT27 salen $ 219.- y tienen el tradicional mecanismo de patillas encastradas que utilizan todos los auriculares del mercado. E incluso Noblex (¿quién?) tiene una linea que imita a los ZX100 por $ 199.-. No sé cómo serán estos auriculares, no los he probado, pero se ven mas grandes y mas cómodos en relación al RP-TMW35, y seguramente sonarán un poco mejor; pero los Panasonic RP-TMW35 definitivamente no son la mejor opción para el precio y, aunque después de mucho trabajo de calibración zafan con lo justo, no me atrevería a recomendárselos a nadie.

Caracteristicas técnicas de los auriculares Panasonic RP-TMW35 / RP-HX35

  • Tipo de audífono: on ear; almohadillas enteras apoyadas en el oído
  • Especialidad: urbano
  • Incluye micrófono manos libres (sólo RP-TMW35)
  • Incluye adaptador para ser usado en ciertos modelos de celulares Nokia (sólo RP-TMW35)
  • Cable: 1.2 mts
  • Conector: miniplug 3.5 mm de niquel
  • Disponible en 5 colores: negro, gris, blanco, celeste, terracota
  • Unidad de disco (diámetro en mm): 30
  • Impedancia (Ohm) / 1 kHz: 32
  • Sensibilidad (dB / mW): 112
  • Entrada máxima (mW): 1000
  • Respuesta de frecuencia (Hz – kHz): 10-15
  • Peso sin cable: 66 gramos
  • Magneto: Neodimio

Precio: U$s 15.- (o $ 199.-, valores a marzo 2015)

Conclusión: buen diseño, tiene bajos pasables, es liviano y – en el caso del RP-TMW35 – trae micrófono manos libres incorporado. Pero es incómodo y, si usted no ha usado nunca un ecualizador para calibrar el sonido (de acuerdo a los parlantes o auriculares que conecte a su pc, smartphone o tablet), le parecerán horribles. Es que, incluso después de calibrarlos, sólo resultan potables para escuchar música, siendo demasiado opacos para juegos y películas. Por el precio hay otros modelos y marcas, los cuales – en la lotería de adquirir un auricular sin prueba previa – podrían resultarle mucho mas satisfactorios que éste ejemplar.