Tecnología: análisis televisor LED Pioneer PLE32FMN2

Volver al Indice – Análisis de Televisores, Conversores a Smart TV y Reproductores Multimedia

Aunque se vende como Pioneer, no deja de ser un genérico chino remarqueado en nuestro país, el que posee una calidad algo superior a los modelos básicos que se ofrecen en el mercado argentino.

Tecnología: análisis televisor LED Pioneer PLE32FMN2

Por Alejandro Franco – contáctenos

4 estrellas: muy bueno¿Para qué se compra usted un televisor de alta definición?. Pues, ¡para ver videos en HD, obvio!. La macana es que la mayoría de la gente no termina de entender la totalidad del concepto – no comprende por qué se ve tan mal la señal de cable con el costoso TV que acaba de comprar, o qué diferencia hay entre HD y Full HD; eso sin hablar de cómo poder conseguir películas de alta definición vía Internet, descargarlas a un Pen Drive y conectarlas al puerto USB que poseen estos aparatos para utilizar el notable reproductor multimedia interno que traen -, y se resigna a un mundo de frustraciones cuando tiene un universo de maravillas visuales por delante.

Desde ya que usted va a ver mal una señal standard de cable en un televisor HD: es como ponerle nafta común a una Ferrarisimplemente el aparato no está pensado para un combustible de baja calidad -. Los mas habilidosos suelen darse maña para mejorar un poco la calidad de la señal standard, utilizando la salida de video compuesto (que usa fichas RCA) en vez de la conexión por cable coaxil que traen todos los decodificadores. Aún con ello, es mas un emparche que una solución real, y la única alternativa posible es contratar una señal de alta definición o, en su defecto, conectarle una antena para captar los servicios de la Televisión Digital Abierta (aunque ésta sólo provee dos o tres canales verdaderamente HD – calidad 1080 – y el resto es de calidad 576, lo que equivale a una imagen tipo DVD algo mejorada).

El problema con los televisores HD es que en Argentina tampoco florecen las opciones para sacarle todo el jugo. Si usted contrata un paquete de cable HD, lo único que le van a dar es un decodificador de mejor calidad y un puñado de señales – 10, 20 a lo sumo – de Alta Definición, quedando fuera de la mejora cerca de 100 canales. El Canal Rural va a seguir viéndose en definición standard (480, a lo sumo) sencillamente porque no los dueños del canal no transmiten en HD; y si bien hay muchos canales que transmiten en ambas calidades – como el Trece, Sony, AXN, etc – no todos aparecen en la grilla debido a que su operador de cable posee una limitada capacidad de difusión – ya que las señales HD envían mas información y, por lo tanto, devoran “el ancho de banda” de los operadores -. Hasta que los proveedores de cable no mejoren sus plantas transmisoras, seguiremos viendo HD en cuenta gotas. Sólo los habilidosos y/o holgados de bolsillo podrán ver películas de alta definición con mayor frecuencia gracias a disponer de reproductores BluRay… o, bien, bajarse alguna copia non sancta (en formato MKV y calidad 720 o 1080) de la pródiga Internet.

Yo soy de los que vienen en el pelotón de retaguardia con el tema de las novedades de la tecnología, y recién acabo de poner un receptor HD en casa. La llegada del nuevo decodificador trajo cambios, primero porque mi familia comenzó a pelearse por el uso del aparato y, después, por el descubrimiento de algunas limitaciones dadas por mi habitual televisor – un Suzuki Time HD de 32 pulgadas, el cual hemos comentado aquí con anterioridad -. Si bien para apaciguar los ánimos terminamos por decidir la compra de un segundo televisor, por otra parte había algunos descubrimientos que acababa de realizar, los cuales no me dejaban de convencer.

El primero de ellos era que los señales HD son lentas de codificar y demoran segundos en ser visualizadas. La demora es mayor si su televisor sólo tiene capacidad 720 e intenta visualizar (a escala) una señal 1080 – como es el caso del Suzuki Time que tengo -. Mientras uno hace zapping por los canales de calidad standard, la velocidad de cambio es normal pero al llegar a la zona de canales HD, la cosa se empantanaba notablemente, llegando a un delay de hasta 5 segundos (primero se escucha sin problemas el sonido, pero la imagen demora en dibujarse). Desde ya, cuando la imagen arrancaba, ya no habían mas demoras o siquiera fantasmas; pero era como si la aceleradora gráfica que tiene el televisor (a final de cuenta, las TVs HD no son mas que monitores con una plaqueta gráfica integrada) fuera lenta, y tuviera que hacer un buffer de información relativamente largo para comenzar a dibujar las imágenes.

Como sea, lo cierto es que pasamos a otro cuarto al Suzuki Time (con un decodificador de señal standard) y fuimos de compras para buscar un segundo televisor con el cual enganchar el decodificador HD, tarea para lo cual terminamos en Carrefour; la cadena de supermercados tenía un happy hour de electrodomésticos – hasta 18 cuotas sin interés – a lo largo de un fin de semana, razón por la cual decidimos tirarnos al agua.

Mientras la gente se agolpaba como enloquecida en el stand de electrodomésticos – adquiriendo televisores de apuro como si el mundo fuera a expltoar mañana -, terminé por darme cuenta que el grueso de los clientes optaba por adquirir enormes Smart TV, aparatos caros si los hay y que arañan el orden de los 9.000 o 10.000 pesos. Honestamente no entiendo la filosofía de pagar por un aparato lo que salen 3 televisores HD básicos, simplemente porque posee la virtud de navegar por Internet. Usted puede armarse un combo que haga exactamente lo mismo por $ 6.000, entre una TV HD de $ 4.000, una tablet con salida HDMI de $ 1.500 y un teclado bluetooth de $ 500.-, con la ventaja de poder desmembrarlo y, por ejemplo, llevarse la tablet cuando se va de vacaciones. El otro punto es que tampoco tiene sentido adquirir un costoso Smart TV para ver un video de calidad pobre en YouTube, ya que en Argentina la señal de Internet debe figurar entre las mas inconstantes del continente americano – ya que funciona de acuerdo a la demanda de los usuarios conectados, recién podrán apreciar los 3 Megas puros de su conexión a las 5 de la mañana (cuando todos están durmiendo y dispone de la red para usted solo)… y aún así, no le alcanza para hacer streaming de un video en calidad HD, ya que debe hacer largas pausas para llenar el buffer del reproductor multimedia -. Lo que ocurre es que la gente es snob y gasta; con los Smart TV pasa lo mismo que con los celulares de alta gama, de los cuales la gente aprovecha sólo el 5% de sus utilidades y sólo los adquiere por tener una pantalla grande o una linda cámara de fotos. Yo estoy seguro de que, si pudiera hacer una encuesta entre los usuarios de celulares de alta gama, terminaría por descubrir que el 95% de los mismos no tiene idea de qué es la nube ni para qué sirve la tienda Google Play, y que sólo lo usan para chatear por WhatsApp o sacar lindas fotos digitales.

Volviendo al tema del televisor, me encontraba entre dos alternativas: había un Samsung (cuyo modelo no recuerdo) de $ 3.999.- (o 18 cuotas sin interés de $ 222.-), o un Pioneer a $ 4.499.- (o 18 cuotas de $ 249.-). Si bien Samsung es una marca genial y el precio estaba buenísimo, por otra parte me daba la impresión de ser el último que quedaba en exposición – no tenía caja a la vista, al contrario de los de los televisores – y la calidad de la imagen se veía demasiado pobre (en un momento pensé que era un viejo LCD, ya que no tenía brillo ni buena definición). Por otra parte el Pioneer era, de la tanda económica, el que mejor se veía. El valor del resto de los televisores ya saltaba a $ 5.000.- o mas, con una oferta nutrida compuesta por JVC, Sony, o incluso inventos nacionales como el BGH y el Telefunkenmarcas antiquísimas que sólo permanecen vivas en Argentina, están licenciadas a la manufacturadora NewSan y son aplicadas de manera indiscriminada a genéricos chinos, del mismo modo que pasa con RCA, Ken Brown, Ranser, Noblex y un larguísimo etcétera -, lo cual excedía con creces mi presupuesto. Opté por el Pioneer un PLE32FMN2 – y lo cargué en el remis con destino a mi casa.

Para que a nadie le quepan dudas, el Pioneer PLE32FMN2 es otro invento criollo. Sólo en Argentina existen los televisores Pioneer, ya que se trata de un acuerdo de licenciamiento de nombre de marca entre la multinacional japonesa y una subsidiaria de NewSan (Electronic System), dedicada a manufacturar genéricos con una calidad superior a la media. Ojo, yo no tengo problema con ello – ya comenté en su oportunidad que el 99% de los modelos de base de marcas reconocidas no dejan de ser genéricos rechapeados, y las diferencias sólo se presentan en los modelos de gama media y alta, en donde el fabricante original sí hace un estricto control de calidad y dicta las especificaciones del producto a su manufacturador chino -, ya que en general los genéricos que he adquirido han salido buenos, sean Noblex, Ken Brown, el dichoso Suzuki Time y un largo etcétera.

La diferencia que hace el Pioneer PLE32FMN2 es que tiene una calidad algo mas cuidada en cuanto a materiales y terminación, y su diseño posee algo más de personalidad que los televisores básicos y genéricos que prosperan en el mercado argentino – que son todos intercambiables entre sí y lo único que los diferencia es la chapa pegada en el marco -. Por lo demás, es posible que internamente sea igual que un Tonomac o un RCA, con algún que otro detalle de maquillaje en cuanto a los menúes de configuración y el software del reproductor, cuando no, alguna opción extra que los distinga de la masa. Por ejemplo, la configuración de sonido trae una serie de seteos precargados – pelicula, discurso, etc -, pero usted puede customizarlos mediante la carga de valores en un ecualizador de cinco bandas; hay filtros de “ruido” en la imagen, sea para la señal de TV o para el reproductor multimedia interno que posee el televisor; hay numerosas opciones de contraste dinámico – en donde el software del televisor analiza la composición de la imagen y la corrige al instante, incluso entre escena y escena de una película -; hay varias “temperaturas” de imagen precargadas, las cuales también pueden customizarse con valores RGB que disponga el usuario. Lo curioso con todo esto es que los seteos de fábrica tienden a ser muy modestos o pobres, y uno debe pasar a fijar seteos personalizados con valores mucho mas altos para poder apreciar en toda su calidad la imagen y el sonido que brinda el televisor.

El Pioneer PLE32FMN2 viene con un decodificador interno para Televisión Digital Abierta, y trae un reproductor multimedia incorporado que – por primera vez en la vida – resulta más que satisfactorio. El tamaño de letras que dibuja para los subtitulos es bien claro y grande, el software lee sin dificultad los subtitulos con caracteres latinos (como Ñ o acentos), y lee tanto archivos externos de subs como archivos incorporados al interior de un video – como pasa con los Matroska o MKV, los videos comprimidos de alta definición que son tan populares en Internet -. Tiene compatibilidad con una gran cantidad de formatos – incluyendo MOV QuickTime y los de Real Player – y el manejo es realmente sencillo. Quizás el único detalle es que no tenga una función para realizar saltos hacia tiempos específicos de la duración de una película (p.ej., ir al minuto 44 con 35 segundos), pero dispone de un acelerador (con velocidad hasta 16x) para apurar el tranco y llegar al punto en donde habíamos abandonado la visualización del video. Desde ya, reproduce música, texto e imágenes – algo que ya es un standard en todos los televisores – y posee la particularidad de disponer de dos puertos USB, con lo cual en uno podemos poner un pen drive con los archivos de nuestras canciones y películas favoritas, y en el otro podemos conectar, vía cable, una cámara digital o un celular.

Si bien la existencia de dos puertos USB es una cantidad generosa – uno detrás de todo, el otro al costado del receptor -, donde se queda algo corto es en la cantidad de puertos HDMI, que tiene sólo dos y están ubicados de manera recóndita en la parte trasera del televisor. Como el Pioneer PLE32FMN2 tiene una plataforma fija (no rotatoria), hay que levantar y girar a mano el televisor y, con una linterna, enganchar el cable HDMI para conectar una notebook o, en su defecto, un mini HDMI para cablear una tablet. Al menos podrían haber puesto una de las salidas HDMI en el costado – tal como tiene los conectores RCA o el segundo port USB – para que resultara más cómodo y accesible.

El Pioneer PLE32FMN2 tiene entradas coaxiles para cable y señal de aire, los mencionados HDMI, y una serie de RCA para Audio / Video / Video Compuesto. También tiene un enchufe VGA (por si quiere usarlo como monitor de alta gama) y una entrada para pasar audio desde una computadora. Por otra parte la única salida de audio que posee es la de los auriculares; si desea adosarle un home theater, deberá buscarle los adaptadores pertinentes para que calce en la conexión tipo miniplug que posee.

La calidad de los parlantes es pasable – y eso que, supuestamente, este aparato está fabricado por especialistas en temas de audio – ya que, si uno toca bastante el ecualizador de cinco bandas (en el seteo personalizado) y calibra como quiere las bocinas (de 6 watts cada una), las mismas suenan de manera decente. Para mí el sonido de los televisores HD nunca es una opción – porque creo que son tan delgados que les resulta imposible dar una buena acústica -, y prefiero puentear los altavoces internos con un sistema de parlantes externos, que le da fidelidad y potencia y no arruina la experiencia de lo que se supone debe ser ver una película en HD en toda su gloria.

El detalle curioso es que el Pioneer PLE32FMN2 es Full HD – algo inesperado para el precio -. Llega a 1080 con una tasa de refresco de 60 Hz, y posee una aceleradora gráfica interna potente, con lo cual el delay en el cambio de canales es casi inexistente, (en comparación a la lenta perfomance del Suzuki Time). Y ya que 1080 es un resolución natural, las letras de los subtitulos se ven mucho mas pulidas y nítidas que con el otro televisor.

En términos generales, no hay nada que reprocharle al Pioneer PLE32FMN2. Los detalles son menores – la base es fija y el televisor no gira; la base tiene poca altura, con lo cual objetos pequeños ubicados frente al receptor taparán parte de la imagen; la falta de un HDMI extra ubicado en el panel lateral – y no insalvables. La calidad de la imagen es muy buena, pero para obtener el mejor rendimiento uno debe armar un seteo personalizado con valores altos de contraste, brillo y nitidez, ya que las opciones de fábrica se ven pálidas u oscuras – yo logre perfilar unos tonos pastel con brillo modesto, los cuales son realmente agradables y no cansan la vista -. Le falta algo mas de contraste pero, como todo, se necesita tiempo para seguir puliendo los parámetros de la imagen, con lo cual lo adjudico mas a una cuestión de gustos personales y seteos que a una limitación del televisor.

El Pioneer PLE32FMN2 es una buena opción de compra. La presentación es impecable, el manual es claro y prolijo, y el televisor se ve muy bien. Entre las cosas que mas me interesan, el reproductor multimedia es muy completo con bastantes opciones e impecables subtitulos. Por lo demás cumple con la media, y la presentación es irreprochable, con lo cual creo que estamos ante un aparato tentador en cuanto a precio y prestaciones.

Caracteristicas técnicas del televisor Pioneer PLE32FMN2

  • Origen: China
  • Pantalla: 32 pulgadas (73 x 50 cm, con una profundidad de 21 cm)
  • Peso: 9.3 kg
  • Tecnología: LED
  • Brillo: 300 cd/m2
  • Contraste estático: 3000:1
  • Tiempo de respuesta: 6 ms
  • Parlantes: 2 x 6W c/u
  • Resolución: HD full 1920 x 1080
  • Consumo: 65 W
  • Normas: PAL M/N, NTSC, M, ISDB-T
  • Decodificador para televisión digital abierta incorporado
  • Entradas: video compuesto, video por componentes YPbPr, audio R/L, video de PC VGA, audio de PC, HDMI (x 2), CATV, antena RF, USB x 2
  • Salidas: auricular estéreo (miniplug)
  • Reproductor multimedia incorporado, lee archivos de texto, video, imagenes, audio. Reproduce MP3, WMA, AAC (audio); MP4, AVI (h.264), MKV, RMVB, RM, ASF, WMV, TS, MPG, VOB, MOV, WMV. Lee subtitulos .sub y .srt
  • Precio: $ 4.499.- (junio 2014)
  • Lugares de venta: presente en casi todas las cadenas de venta de electrodomésticos como Carrefour, Ribeiro, Fravega, Musimundo, Garbarino, etc.

Precio: u$s 450.- aproximadamente

Conclusión: excelente terminación, buena calidad gráfica aunque no posee un gran brillo – en el mejor de los seteos, suele dar agradables tonos pastel -. El reproductor multimedia incorporado es excepcional y dibuja subtitulos de gran calidad y tamaño. Los seteos de fábrica (de imagen y sonido: brillo, contraste, calidad de graves, etc) deben ser customizados por el usuario, ya que son demasiado básicos. Los ports HDMI deberían ser mas accesibles. El televisor es muy veloz a la hora de dibujar canales HD.