Internet: anonimato en Internet

 Volver al Indice – Internet y Tutoriales de Diseño Web

Por Alejandro Franco – contáctenos

Como hemos visto cuando tratábamos el fenómeno del SPAM, uno siempre deja rastros ubicables cuando navega u opera en internet. Su IP o identificación que hace su proveedor de su máquina queda registrada en sitios y servidores por los cuales usted pase. Sin embargo existen algunos recursos (muchas veces gratuitos) que pululan en la web, y que permiten, si no ocultar o desaparecer totalmente nuestra IP, si al menos camuflarla.

El interés del anonimato

Supongamos casos extremos, y que quizás sean verdaderos en países más avanzados como Estados Unidos, pero en nuestro país suenan como utopía.

Usted quiere ver el sitio web de su competencia. Pero no quiere hacerlo directamente porque su IP (que puede quedar registrada en el servidor por los accesos, por cookies, etc) lo delataría. Entonces puede recurrir a los llamados sitios de anonimato; consisten en derivadores que simplemente encriptan su IP y el registro de sus URL precedentes, de manera de evitar la averiguación DIRECTA de sus datos.

Un ejemplo de ello lo tenemos en http://www.anonymizer.com. Usted accede al sitio y escribe en un cuadro, cuál es el sitio o URL que desea ver anónimamente. El servicio de anonymizer puede ser contratado; si utiliza el servicio gratuito se encontrará con algunas limitaciones, como la de no acceder a “sitios de seguridad” https o a ftp (sitios de descarga de software), y también enfrentará un delay o retraso de 30 segundos en cargar la URL elegida.

Es decir, usted no navega desde su browser sino a través de dicha página. El hecho de ser relativamente anonimo le permite por ejemplo, acceder a un sitio que ofrezca productos cuya portada cambia si usted es sudamericano, o está en asia o en otra parte del mundo. Dichos sitios, por ejemplo, ofrecen sus productos o servicios con diferencias de precio segun detecten su procedencia a través de su ISP.

Otra ventaja es, si usted consulta sitios desde su oficina (y opera internet a través de una red y un servidor), que los servicios de auditoria de la red solo registran que usted navegó en una única URL: la de anonymizer. Especialmente, en caso que usted decida hacer operaciones bancarias o de consulta financiera que no desea que queden registradas en el servidor de internet de su empresa.

Pero, por qué decimos que es un anonimato relativo?. Porque siempre puede terminar por descubrirse el origen del navegante. Si usted utiliza un servicio como anonymizer para sabotear sitios web (como un hacker, y existen algunas herramientas para hacerlo a través de browsers modificados), o para generar SPAM a través de web-mail (que la mayoría de web-mail rechaza a navegantes que utilicen servicios de anonimato)… o sea, para hacer daño, una denuncia lleva a la investigación del navegante anónimo, primero rastreandolo hasta el servicio de anonimato, y desde allí, con los registros de auditoría de dicho sitio, llegando hasta su IP original, y con las consecuencias por todos conocidas. Pero sepa desde ya que no existe el anonimato total en internet.

Los servidores silenciosos

Hay otros servicios similares que son los servidores o proxys silenciosos. Aquí no se camufla la IP, pero sí la procedencia (como si estuviéramos radicados en otro país). Un ejemplo lo encontrará en el excelente http://www.silentproxy.com.

Mientras que los servicios de anonimato nos protegen de cookies, trampas javascript y códigos malintencionados (por ejemplo, entrar a un sitio que “espía” nuestro disco duro), los servidores silenciosos no filtran nada. A lo sumo, nos hacen de intermediario anónimo, como si nuestro ISP fuera de otro país.

Para quienes no entienden, normalmente cuando nos conectamos a internet lo hacemos a través de un proxy. Es, por ejemplificar, como un enorme jugador de rugby que nos abre paso hasta nuestra meta. Le pedimos algo al proxy y, este al ser una máquina más grande y potente que la nuestra, nos trae los servicios que le pedimos (URL de otros países, etc).

Con un proxy anónimo, lo que hacemos es utilizar un proxy que está en otro país en vez del de nuestro ISP, que a su vez camufla nuestro origen real. Y como suele suceder, al estar más cerca geográficamente de una direccion URL que le pidamos que nuestro proxy del ISP, nos mostrará páginas más rápido (un proxy de USA mostrará más rápido sitios de USA que utilizando el proxy de un ISP de Argentina).

En todos los casos mencionados, tanto proxys lejanos como encriptar las URL devienen en un enlentencimiento de procesos, ya que consumen recursos. Por ello es que se recomiendan utilizar estar alternativas en ocasiones especiales.

Y un último dato: los servicios anónimos pueden encadenarse (entrar a anonymizer, de ahí a silentproxy, de ahí a otro servicio más… lo cual no evita que, en caso de desastre, igualmente puedan dar con nosotros !).