Internet: ¿cómo resolver problemas de IP con su red WiFi?

 Volver al Indice – Internet y Tutoriales de Diseño Web

¿Tiene que resetear seguido su modem hogareño con WiFi porque no puede entrar a Internet?. ¿Tiene comflictos internos con la IP de los distintos aparatos de su casa que acceden a la web?. ¿Su red hogareña es usada o compartida por muchas personas?. Aquí le damos un par de recetas para solucionar ese molesto trabajo diario de reiniciar la red cada vez que se satura de computadoras, celulares, impresoras inalámbricas y demás dispositivos que operan a través de su WiFi hogareña.

Internet: ¿cómo resolver problemas de IP con su red WiFi?

Por Alejandro Franco – contáctenos

Hoy en día casi todo el mundo tiene una conexión de Internet en su casa. Mientras que hace unos años montar una conexión de Internet parecía una obra de ingeniería – era necesario que viniera un técnico, conectara el modem y configurara adecuadamente nuestras computadoras -, hoy ha sido suplantado por un sistema de “cajitas felices”, las cuales son despachadas por las distintas telefónicas y/o empresas proveedoras, y vienen con un CD autoinstalable que simplifica todo. Mientras que ello ha reducido costos y tiempos – y ha hecho posible que hasta un lego en el tema pueda instalar su modem WiFi y habilitar la pertinente conexión -, por otra parte sigue manteniendo la mecánica del sistema en una especie de caja negra, en la cual uno no tiene idea de lo que ocurre adentro. Ciertamente los equipos y conexiones de hoy en día son mucho más estables y eficientes que los de hace unos años, pero ello no los hace infalibles y, debido a toda la “sanitización” de las versiones auto instalables, el usuario experto no sabe cómo acceder a los parámetros necesarios para realizar el ajuste fino de la conexión y/o funcionamiento de la red, amén de verse en figurillas cuando surge algún problema – por ejemplo, un golpe de tensión – y los parámetros de fábrica se borran o quedan seriamente modificados.

Mientras que el grueso de la gente no tiene problemas con el uso diario de su red WiFi hogareña, lo cierto es que hay casos en los que resulta necesario aplicar un par de ajustes para que funcionen mejor… o para evitar simplemente que se saturen y se caigan. El gran problema con los modems WiFi autoinstalables es que vienen pensados para trabajar cómodamente con dos o tres computadoras; pero, en los tiempos actuales en donde Internet se comparte con los vecinos, uno posee más de tres computadoras o – el caso más frecuente – uno recibe visitas en su hogar (y las mismas le piden su usuario y contraseña para entrar a su WiFi con sus celulares y poder navegar por Internet un rato), las cosas se complican. La proliferación de celulares con WiFi y de impresoras inalámbricas hacen necesario un reordenamiento del funcionamiento del modem WiFi, de manera que todos los equipos cercanos puedan acceder a la red sin problemas, y que en ningún momento se caiga la señal.

Y aquí damos un par de recetas para ello.

¿Cómo funciona una red WiFI?

Un modem WiFi realiza dos operaciones: la primera (y básica) es conectarse a Internet. La segunda es repartir dicha señal entre los dispositivos que posean conectividad inalámbrica (celulares, notebooks, tablets, impresoras inalámbricas, etc), asignándole una IP interna. De ese modo puede identificar a cada dispositivo y darle un orden en el reparto de su correspondiente cuota de señal.

El punto aquí es que la asignación de IP internas es una operación que realiza automáticamente el modem. En un caso tipo, si el modem tiene la IP interna 10.0.0.2, le dará la IP interna 10.0.0.3 al primer dispositvo (por ejemplo, un celular) que intente conectarse a la red usando el usuario y contraseña habilitados, y seguirá asignando las IPs 10.0.0.4, 10.0.0.5, etc a los siguientes aparatos que rastreen y establezcan contacto con la red usando los parámetros autorizados. Mientras que el primer día de operación no ocurren problemas, las cosas pueden complicarse al segundo día – y si hay muchos dispositivos intentando entrar a la red o, bien, que se conectaron el día anterior y ahora no se encuentran -. Puede darse el caso de conflictos de IP, y de dispositivos que directamente quedan esperando y esperando una IP valida, lo cual no termina por ser asignada nunca por el modem.

Lo primero que hay que entender (y aunque parezca una perogrullada) es que las computadoras y los celulares operan de manera diferente. Es muy raro que un usuario apague un celular (salvo que se descargue), con lo cual el aparato sigue operando todo el tiempo, aún en modo suspendido. Por ello, cuando tomó la IP de una red WiFi, insiste en mantenerla y, debido a contar con un sistema operativo básico, no está preparado para resolver conflictos de IP. Por contra, uno no tiene una computadora encendida las 24 horas – con lo cual no se aferra a la IP que el modem le dió, sino que busca que le asignen una nueva cada vez que se enciende -, amén de que cuenta con un sistema operativo robusto (Windows, Linux, etc) capaz de resolver problemas de red mucho más complejos que los que puede solucionar un celular. Así como los celulares, ocurre algo similar con las impresoras inalámbricas, con el agravante que en algunas marcas (no en todas) hay modelos que exigen tener un IP interno fijo. Vean pues, este escenario: la impresora inalámbrica usa la IP 10.0.0.6 pero, durante el día de hoy, no se encendió y, por el contrario, vino una persona de visita que con su celular se conectó a la red… la cual le asignó la IP 10.0.0.6 (!). Si a la noche usted enciende la impresora e intenta usarla, verá que es imposible ya que su IP ha sido usada y el modem la reserva durante cierta cantidad de tiempo (lo usual es 24 horas), con lo cual es necesario reiniciar el modem (y toda la red) para reasignar las IPs como corresponde.

Corolario: ingresando al modem como administrador

Usualmente los modems inalámbricos son accesibles a través de la misma red WiFi, ingresando su IP en un navegador (lo recomendable es vía Internet Explorer, ya que los programas de configuración son web based y suelen utilizar mecanismos de ActiveX, una herramienta exclusiva de Microsoft no presente en el resto de los navegadores). Existen dos maneras de acceder: con el seteo básico y con el seteo avanzado, para lo cual se precisa la contraseña de “administrador” del modem.

A continuación pongo como ejemplo los seteos del modem ZTE ZXV10 H108L, el cual es un modem inalámbrico bastante extendido entre los usuarios de Arnet:

  • configuración básica: vía navegador, escribiendo http://10.0.0.2
  • configuración avanzada: vía navegador, escribiendo http://10.0.0.2/admin.html. Allí se carga usuario “admin” (sin comillas) y contraseña “alvlgeddl” (sin comillas).

La mayoría de seteos que explicamos en este artículo, son para implementar accediendo al modem con las potestades de administrador (configuración avanzada)

Resolviendo los problemas de IP de una red WiFi

Hay dos vías de resolver los conflictos de IP en una red abundante en dispositivos conectados (los cuales entran y salen todo el tiempo):

Método 1 – achicar el tiempo que duran las IPs asignadas por el modem:

Para ello hay que entrar en la configuración del modem – como administrador – y buscar el seteo “Lease Time” (tiempo de alquiler). Este suele indicar en segundos la cantidad de tiempo que dura una IP asignada (el modem se la “alquila” a un dispositivo), hasta que se cancela y vuelve al “grupo” de IPs disponibles.

El valor por defecto es 86.400 segundos (24 horas). Si usted tiene una red dinámica – con mucho tráfico de dispositivos -, puede ponerle un “Lease Time” de 4 horas (14.400 segundos). Eso significa que el modem asigna una IP a un dispositivo y la misma es válida por 4 horas; si el aparato asignado se desconecta antes, cuando se cumpla el plazo de 4 horas la IP vuelve a estar disponible; y si el aparato sigue conectado más tiempo (10 horas, por ejemplo), ni bien se desenganche de la red, la IP quedará automáticamente disponible.

Mientras que este método es muy bueno para una red plagada de computadoras que entran y salen, los problemas los plantean los celulares y las impresoras inalámbricas: en los primeros, no todos los modelos reinician la conexión de Internet cuando salen de hibernación, sino que la retienen durante todo el tiempo y hasta que el teléfono sea apagado; y con las impresoras inalámbrica, la necesidad de una IP fija complica todas las cosas.

Método 2 – asignar IPs fijas a los dispositivos: este método se implementa directamente en la configuración del modem (entrando como administrador).

El modem suele utilizar el protocolo DHCP que es el que suele repartir IPs dinámicas a los dispositivos que se conectan a su red; es por ello que no sirve asignar una IP fija en una computadora (en los seteos de Windows), ya que el modem es quien tiene la última palabra. Por otra parte el DHCP es tan útil que sería impractico anularlo – piense sino, el día de mañana en que usted adquiera una nueva computadora; o si viene alguien de visita con un celular no contemplado en la lista de IPs fijas y asignadas en los seteos del modem -. Ya que el modem suele manejar rangos de IPs – por ejemplo, desde 10.0.0.3 a 10.0.0.99, lo que en teoría le permitiría manejar 96 computadoras y dispositivos inalámbricos -, lo mas práctico es “pre-fijar” los dispositivos mas habituales en un rango medianamente alejado del inicio de la lista. Piense en esto: todos los ordenadores, tablets, celulares e impresoras inalámbricas que usted usa puede mandarlos en el rango 10.0.0.20 a 10.0.0.30 y dejar libre el resto para los equipos de gente que venga de visita a su casa (los cuales se irán de cabeza a buscar IPs bajos del tipo 10.0.0.4 o parecido).

Para prefijar dichos IPs, primero debe tomar lapiz y papel, y hacerse una lista con las direcciones MAC de cada dispositivo. ¿Qué son las MACs?. Son identificadores únicos que posee cada dispositivo informático existente en la Tierra – algo así como el documento de identidad de cada aparato; no hay dos aparatos con direcciones MAC iguales -. Las MACs son fáciles de obtener, y su formato es el de seis pares de números hexadecimales (algo así como BC:85:1F:80:00:23).

  • ver MAC en computadores y notebooks con Windows 7 o superior: ir a Panel de Control / Redes e Internet / Centro de Recursos Compartidos. En el cuadro central aparece “Ver las redes activas” y, a la derecha, dice “Tipo de Acceso: Internet / Conexiones: conexión de red inalámbrica (nombre de la red)”. Haga click en este último. En la ventana que aparece, haga click en “detalles” y anote lo que dice la “Dirección Física”.
  • ver MAC en tablets y celulares con Android: ir a Ajustes / Acerca del Teléfono / Estado
  • ver MAC en celulares Nokia (con Symbian): ir a Menu / Configuración / Conectividad / Wi-Fi / Wi-Fi Disponibles. Allí mantener presionado el nombre de la red a la cual estamos conectados y esperar hasta que aparezca una ventana que diga “detalles”, que es donde figura la MAC del teléfono.

Una vez armada la lista, entramos como administradores al modem y buscamos la opción DHCP Binding (suele estar entre las opciones de la pestaña LAN). Aquí empezamos a cargar las IPs que asignaremos a cada dispositivo, conjuntamente con su MAC. Una vez hecho esto (y grabados los seteos), procedemos a reiniciar tanto el modem como los dispositivos. De esta manera tendremos a todos los dispositivos asignados a un rango alto, el cual no se se superpone entre sí ni con los dispositivos visitantes que puedan conectarse a nuestra red. Semejante ordenamiento hará más eficiente a toda la red y permitirá que los dispositivos no se superpongan, además de brindarlo un mayor control sobre cada aparato que se conecte a su red WiFi hogareña.

El Sistema 3, el sistema para mantenerte en forma