Belleza y mujer: cómo preparar baños aromáticos

Volver al Indice – Consejos de Belleza y para la Mujer

como preparar baños aromaticos; recetas caseras para los mejores baños de inmersion anti stress

 Un baño, por sus mismas características, relaja y tonifica el cuerpo, además de tranquilizar la mente y poner punto y aparte a las jornadas más duras.

Un baño se puede aprovechar para impregnar el cuerpo de deliciosos olores que se convierten en un perfume natural. Para este fin son ideales las flores: rosa, lavanda, reina de los prados, azahar, jazmin, alelí, clavel o madreselva.

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

Aromas con intención

Además de aromatizar la piel delicadamente, los siguientes aceites esenciales aportan algunos beneficios extras:

  • El romero, el pino carrasco y la flor de heno activan la circulación
  • La menta desentumece los nudos musculares y refresca
  • El tomillo puede hacer frente a los primeros síntomas de un resfriado.
  • La lavanda calma los nervios y tonifica
  • El eucalipto revitaliza
  • El limón refresca
  • La mandarina refresca, fortalece y tonifica
  • El incienso inspira y purifica.

Baño de aceite de jazmín

  • 400 cl de aceite de ricino no comestible
  • 1/4 litro de alcohol
  • 3 o 4 cucharadas de aceite de jazmín

Haga una mezcla con los ingredientes y envásela. utilice una cucharada de este preparado en cada baño.

Baño verde

  • 100 gramos de menta peperina
  • 100 gramos de hojas de romero
  • 100 gramos de tomillo
  • 100 gramos de hojas de salvia
  • 100 gramos de flor de manzanilla
  • 4 litros de agua hirviendo

Prepare una infusión con las hierbas. Filtrela y añada al agua del baño.

Baño refrescante de naranjas

  • 6 naranjas

Es tan sencillo como incorporar el juego de las naranjas recién exprimidas al agua caliente. Además de aromatizar el cuerpo, es excelente para refrescar la piel, en especial las más envejecidas.

Baño de limones

  • 6 limones

Corte en rodajas los limones con su piel, y déjelos en remojo en agua fría durante unas horas. Exprima ligeramente las rodajas de limon, filtre el líquido con un colador, y añada el extracto al agua del baño.