Belleza y mujer: consejos para un bronceado sano

Volver al Indice – Consejos de Belleza y para la Mujer

El sol es necesario y beneficioso para el organismo ya que le da vigor, favorece la absorción de determinadas vitaminas y minerales, combate ciertas afecciones de la piel como el acné y la soriasis, y atenúa las cicatrices.

Sin embargo, debe tomarse con moderación. No hay nada más saludable que una piel suavemente bronceada, peor los excesos de sol pueden provocar envejecimiento prematuro, sequedad, graves quemaduras y, la larga, cáncer.

Crédito Solar

Cada persona tiene determinado genéticamente un crédito solar, según el color de su piel, ojos y cabello. Este crédito contempla la relación entre la cantidad de melanina y la facultad de reparación de las células.

Es importante proteger a los niños del sol adecuadamente porque, en esos primeros años, es cuando su piel es más sensible y pueden utilizar ese capital. De una correcta protección depende la salud futura de su piel.

Tenga en cuenta que los individuos peor dotados son los pelirrojos y pecosos, así como las personas de piel y ojos claros, y pelo rubio.

Consejos para un bronceado sano

  • Tome el sol en movimiento; su bronceado será uniforme.
  • Tome el sol entre las 8 y las 11, o bien después de las 17 horas
  • Aumente progresivamente el tiempo de exposición. Si su piel es clara, expongase 5 minutos el primer día. Si su piel es de tono medio, expóngase 30 minutos. Apliíquese un protector con factor elevado.
  • Extreme las precauciones en el caso de piel blanca o sensible. Una persona de tez blanca puede permancer sólo 10 minutos al sol sin protección. Con un protector de factor 4, puede tomar hasta 40 minutos de sol
  • Tenga especial cuidado con la nariz, pómulos, hombros, frente y senos
  • No lleve maquillaje ni perfumes, ya que generan manchas
  • Beba abundante agua para hidratar desde adentro su cuerpo
  • Después de asolearse, tome una ducha y aplíquese abundante crema hidratante.

Tipos de bronceadores

  • Lechosos: de color blanco y textura ligera, de fácil absorción. Las pieles muy secas necesitan hidratación extra.
  • Aceites: tienen índices de protección muy bajos. Sólo en caso de pieles muy habituadas al sol.
  • Cremas: indicadas para el rostro, ya que son ricas e hidratantes,
  • Geles: una opción intermedia entre las cremas y el aceite; fáciles de extender y de absorber
  • Aerosoles: de textura muy ligera, como aceites, aguas y tambien leches muy livianas. Bajo factor de protección
El Sistema 3, el sistema para mantenerte en forma