Salud y medicina: ¿qué son los cólicos renales?

Volver al Indice – Notas sobre Salud y Medicina

Cólico renal es el proceso por el cual una piedra (cálculo) producido por nuestro riñón se desplaza e intenta salir a través de la orina. Como el mismo tiene aristas filosas y tiene un tamaño considerable, al intentar salir produce un dolor insoportable. Acá vemos cómo se originan los cálculos, medidas a tomar cuando comienzan los cólicos y lo que se debe hacer para evitar que regresen.

Salud y medicina: ¿qué son los cólicos renales?

Por Alejandro Franco – contáctenos

Cálculos renales: un mal moderno. Si uno produce piedras en los riñones es por el modo de vida que lleva, sea el sedentarismo o el tipo de alimentación. Lo cierto es que, con el tiempo, la gente que tiene predisposición a formar arenilla en la orina termina por acumularla y ésta se cristaliza, dando lugar a los cálculos renales. Y como su textura suele ser áspera (incluso puntiaguda), cada vez que se mueven dan lugar a los cólicos renales con fortísimos dolores en la cintura. El mal sólo se extingue cuando la piedra es expulsada por la orina.

A esta altura de mi vida soy un experto en cólicos y cálculos renales: los sufro desde los 18 años, me operaron del riñón tres veces (en mi caso para corregir un ureter angosto que impedía la salida normal de la arenilla a través de la orina) y voy camino a una cuarta. Mucha gente sólo tiene cólicos renales una o dos veces en la vida, pero existen otros que tienen una predisposición a crear piedras de manera crónica. Aquí hablaremos de ellos, de cómo se forman, como se tratan y cómo se mantiene uno para evitar que se vuelvan a crear.

¿Por qué se forman los cálculos renales?

El sedentarismo y temas de alimentación son detalles fundamentales de la formación de los cálculos renales. Todos formamos sedimentos en la orina, pero algunos mas que otros. Si tomamos poco líquido (menos de 2 litros) en el día, no toda la arenilla es expulsada y comienza a acumularse. Por otra parte la gente sedentaria – que no hace deportes ni nada que movilice / impacte el cuerpo sino que pasa sentada demasiadas horas sin compensar ese inmovilidad con un rato en el gimnasio o siquiera una caminata – tiende a sedimentar la arenilla y, con el tiempo, ésta se une y se cementa.

El por qué generamos arenilla es un tema médico. En general los sedimentos de la orina tienen que ver con un exceso de materiales no absorbidos por el organismo: si usted toma muchos lácteos (o tiene un proceso de deterioro óseo), restos de calcio en la orina contribuirán a formar cálculos de oxalato de calcio, que son los mas comunes. Otro tipo viene por el exceso de consumo de carne, que da cálculos de ácido úrico. Estos dos son los mas populares; existen otras variedades pero ya están relacionadas con enfermedades silentes que impiden el procesamiento de minerales y generan cálculos de otra composición.

Tomar líquido en abundancia es la receta indicada. Evita que la arenilla se acumule y forme piedras. A veces la evacuación de orina del riñón es inadecuada (por ejemplo, un uréter angosto o doblado) y es necesario una intervención quirúrgica para ampliarlo o, en su defecto, colocar un catéter (un tubo dentro del uréter) de manera temporal para asegurar la correcta evacuación del riñón. Los cateters son difíciles de llevar ya que raspan la vejiga (tienen forma de S, se les llama doble J y se calzan por el ureter enganchando el riñón y la vejiga), producen orina con sangre e infecciones urinarias frecuentes, y es necesario retirarlos a los seis meses, caso contrario se cristalizan, se tapan y producen infecciones de todo tipo. Son soluciones temporales para asegurar la correcta evacuación del riñón y para que el ureter mantenga el diámetro normal.

¿Qué son los cólicos renales?

Cuando se forman piedras, uno puede pasar años sin enterarse de su existencia. Pueden estar prendidas a las paredes del riñón y su inmovilidad hace invisible su presencia. El tema es cuando se liberan y flotan, rayando el entorno, o cuando se movilizan entre el riñón y la vejiga. Ese es el momento en que sufrimos cólicos renales.

Los cólicos renales no siempre implican la expulsión de los cálculos. Si éstos ya son muy grandes (más de un centímetro) no pasan por el uréter o quedan impactados en el mismo.

Para expulsar los cálculos es necesario aplicar relajantes musculares como la Buscapina Compuesta inyectable (uno debe conocer si es alérgico a la dipirona; otro sedante que se puede aplicar es el diclofenac, aunque suele afectar el hígado y producir vómitos). El dolor del cólico es tan fuerte que la digestión se corta y es imposible tomar remedios que no sea de otro modo que a través de inyecciones intramusculares. La Buscapina Compuesta no solo calma sino que también relaja, con lo cual el paso de la piedra a la vejiga (y su posterior expulsión) se hace tolerable.

Si usted empieza a sufrir los síntomas de un cólico renal – fuerte dolor de cintura, vómitos a causa del dolor intenso, fiebre, entumecimiento de una pierna (generalmente la del lado del riñón afectado) -, debe llamar a un servicio de emergencia médica o, en su defecto, ir a la guardia de un hospital para que le apliquen calmantes. Mientras tanto puede probar con compresas calientes ya que menguan el dolor y ayudan a dilatar el uréter.

Si expulsa el cálculo, recójalo para enviarlo a un análisis de laboratorio. Saber su composición puede indicar qué sustancia su cuerpo no procesa, y qué dieta debe seguir. De no haber expulsión, un análisis de sedimento de orina puede dar pistas de la composición del cálculo, incapaz de salir por sus propios medios.

¿Y si el cálculo renal no sale?

Lo primero que debe saber es que, dependiendo de la composición del cálculo, hay piedras que se pueden desgastar y otras que no y que precisan intervención médica. Tomar líquido (o tener suero inyectado) es fundamental: por lo menos de 2 a 3 litros por día.

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

Una cosa que debe considerar es que orinar en exceso tiene consecuencias (como la pérdida de potasio, lo que lleva a tener fuertes calambres musculares). Para compensar eso, solicite a su médico complejos de vitaminas o haga una dieta rica en potasio consumiendo bananas, carne y papas.

La ingesta de diuréticos es la receta habitual. Otros remedios no ortodoxos van desde la toma de cerveza (diurético natural), beber con abundancia jugo de limón (que altera el PH de la orina y puede deshacer la composición del cálculo) y la toma de te medicinal (Cola de Caballo, Quebra Pedra, etc) que se encuentran en dietéticas y herboristerías y que incrementan la producción de orina.

Pero en el caso que los medios habituales de desgaste no sirvan, usted deberá pasar por un proceso médico determinado por su urólogo. El mas habitual se llama Litotricia y es la emisión de ondas de sonido de choque en la zona del riñón para romper el cálculo y expulsar los pedazos por la orina. En casos mas extremos (como el de la litiasis coraliforme, el cálculo se ha extendido hasta forma una especie de coral en el interior del riñón) se aplica un procedimiento llamado Litotricia Percutánea, que implica una incisión en una zona cercana al riñón y la introducción de una aguja que funciona como martinete para partir el célculo coraliforme y convertirlo en piezas pequeñas fáciles de expulsar.

No tome medidas por su cuenta sin consultar a su urólogo antes. La existencia de cálculos renales es una advertencia de la necesidad de cambios de hábito en su modo de vida, y sólo podrá hacer los adecuados bajo supervisión médica.