Salud y medicina: el pescado: comida sana y natural

Volver al Indice – Notas sobre Salud y Medicina

Cuando llega la hora de las dietas no decantamos por el pollo… y nos olvidamos del pescado, una carne que posee numerosas virtudes para nuestro organismo. En este artículo hablamos de su ventajas, de cómo cocinarlo y cómo conservarlo para no perder sus importantes nutrientes naturales.

Cuando hablamos de carnes blancas, solemos olvidarnos del pescado, una comida cuyo consumo no debe faltar en ninguna dieta.

Un buen filete de pescado tiene 180 calorías y equivale a un cuarto de pollo sin piel, pero tiene una serie de beneficios extras que lo hacen mucho más recomendable. El pescado proporciona aminoácidos extra que el cuerpo no suele producir, amén de tener una buena cantidad de proteínas.

Otro factor beneficioso son sus grasas de diferente calidad, las que favorecen la salud cardiovascular. Y a esto se suma su fácil digestión, con un componente bajo en calorías y un excelente aporte nutricional.

Consejos para cocinar pescados

– Condimente antes de cocinar, para que se impregne el sabor en la carne. Se recomienda limón, pimienta, ajo y perejil

– Los pescados se cocinan con mucha rapidez, por eso hay que estar atentos a que no se pasen. Para 400 gramos de pescado, la tabla estimativa indica lo siguiente:

Al horno: filete de merluza: 6-8 minutos / salmón: 10-12 minutos / trucha: 10 minutos / pescado entero: 10-15 minutos

Al vapor o hervidos: filete de merluza: 5 minutos / salmón: 8-10 minutos / trucha: 7-9 minutos

En microondas (potencia 650w): filete de merluza: 6-9 minutos / salmón: 8-10 minutos / trucha: 8-10 minutos / pescado entero: 14-16 minutos

– Un pescado está cocido cuando su piel se resquebraja, la carne se vuelve opaca y se separa con facilidad de las espinas

Consejos para conservar pescados en su hogar

Atún, sardina, arenque, caballa y demás pescados grasos: se mantienen 1 día en la parte inferior de la heladera

Merluza, abadejo, corvina, brótola y otros pescados magros: se conservan hasta 3 días en la heladera, envueltos en papel parafinado

Si no se consumen en el momento, guardar en el freezer inmediatamente. Así se pueden conservar entre 3 y 6 meses