Salud y medicina: análisis de las dietas mas famosas del mundo

Volver al Indice – Notas sobre Salud y Medicina

Recibimos la siguiente colaboración, donde se transcriben (y analizan) los procedimientos de algunas de las dietas más conocidas del mundo. Como siempre, se recomienda el asesoramiento médico previo antes de seguir cualquiera de ellas.

Las curas de adelgazamiento actuan de distintas formas, pero todas tienen una cosa en común: suponen la ingesta de menos calorias de las que el cuerpo necesita, de modo que para funcionar éste recurre a las reservas de grasa y se produce una pérdida de peso.

Sin el consejo médico una dieta no debe hacerse más de una semana y siempre partiendo de un perfecto estado de salud.

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

1. Dieta de la sopa de tomate

Esta dieta, es la que siguen los enfermos del corazón del Secret Memorial Hospital de EEUU antes de una operación.

Se trata de un plan de una semana que limpia impurezas y quema grasas muy rápido.

Que se puede comer y que no:La base de esta dieta es una sopa que se debe de comer todos los días y en la cantidad que se desee, porque apenas tiene calorias.

Para hacerla, hervir 6 cebollas, 2 pimientos verdes, un ramillete de apio y una cabeza de repollo. Añadir 2 latas grandes de tomate, salpimentar y pasar por la batidora.

Además se puede consumir frutas, verduras, arroz integral, un poco de carne de vacuno, leche descremada, jugos, té sin azúcar y café. Todo lo demás está terminantemente prohibido.

Menú tipo:

  • Durante el primer día se puede tomar toda la sopa y la fruta que se desee.
  • El segundo día se sustituye la fruta por verdura.
  • El tercero: sopa, verdura y fruta.
  • El cuarto: platanos y leche descremada
  • El quinto: sopa, carne de vaca y tomate y así hasta 7 días.
  • Sus defensores aseguran que así se pierden de 4 a 7 kilos.

Opinion de los especialistas: Es una dieta monótona que rompe los hábitos alimentarios y lleva a comer muy poco porque la sopa llega a hartar y se deja de comer. Al no ser una dieta variada, se cae en deficiencias de proteinas, vitaminas y minerales.

Como los alimentos que componen la sopa poseen un escaso valor calórico, su aporte energético es bajo. Además no proporciona suficientes aminoácidosy ácidos grasos esenciales, calcio, hierro y vitaminas A,D,E y K.

Al abandonar esta dieta, la persona no ha aprendido a comer y vuelve a las costumbres que le han hecho engordar.

2. Dieta de la Clinica Mayo

Antes que nada, hay que aclarar que no tiene nada que ver con el prestigioso centro hospitalario de Rochester. Se trata de un régimen de 2 semanas de duración y muy bajo en calorias ( de 600 a 900 diarias ) que se compone en un 50% de proteinas.

Que se puede comer y que no:

Los huevos son el alimento principal de esta dieta; se pueden comer entre 4 y 6 diarios.
Otros alimentos que componen el menú son pescados, aves, carnes, verduras, frutas, frutos secos y productos integrales. Todos ellos coconados sin grasas. El té y el café son las únicas bebidas autorizadas, y quedan excluidos los productos lácteos.

Menú tipo: para desayunar café o té, pan integral con margarina light, queso fresco, y dos huevos pasados por agua; en la comida pollo con arroz integral o truha a la plancha con patatas, y para cenar 2 huevos a la plancha y ensalada de gangrejo.
La pérdida de peso en la primera semana oscila entre 2.5 y 4 kilos, mientras que en la segunda, en la que ya han disminuido las reservas de glucógeno ( azúcar ) y agua, por cada gramo de azúcar que el cuerpo retira de sus depósitos hay 4 de agua, sólo se pierde entre medio kilo y uno.

Opinion de los especialistas: Al aportar tan pocas calorias- 1200 díarias, es el mínimo que exige un índice metabólico razonable-, el riesgo para la salud es grande, ya que la grasa se quema muy rápido y pueden producirse cuadros de acidosis y cetosis. La exclusión de lácteos supone deficiencias de calcio y, en consecuencia, osteoporosis e hipertensión.
Según otros especialistas, el contenido proteico de esta dieta es superior al doble de lo recomendado, lo que puede suponer, además de una sobrecarga renal, una ingesta insuficiente de otros nutrientes esenciales.
Si se tiene en cuenta que la yema de huevo contiene alrededor de 250 mg de colesterol, el elevado consumo de huevos, puede ser prejudicial.

3. Dieta De Montignac

Fue desarrollada por un médico francés. Se la incluye dentro de las dietas disociadas porque su máxima es no consumir juntos alimentos que contengan grasas y carbohidratos. Según su creador, en este régimen no hay que tener en cuenta las calorías consumidas y se puede seguir durante un tiempo ilimitado.
Se deben restringir al máximo los alimentos ricos en hidratos de carbono- excepto los que aporten mucha fibra- en consecuencia están prohibidos el pan, la pasta, el arroz, las patatas, legumbres, dulces y azúcar. En cuanto a los lácteos, sólo se puede tomar leche descremada. La fruta tomada al final de las comidas es considerada “veneno” porque da lugar a fermentaciones en las que pierden sus vitaminas y alteran el metabolismo de las proteinas. Admite cierta permisividad con las bebidas alcohólicas.

Menu tipo: Para desayunar, café descafeinado o té ligero, fruta, un yogur desnatado y pan integral con mermelada sin azúcar; para comer, una ensalada aliñada con aceite de oliva y vinagre, y un filete con hortalizas de guarnición o un pescado a la plancha con verduras; y de cena, crema de champiñones o de tomate o un plato de pasta integral con una salsa sin grasas.
Montignac asegura que si se sigue su dieta fielmente, se debe perder un kilo por semana. Además gracias a él se adquieren ciertos hábitos que ayudan a mantener el peso toda la vida.

Opinion de los especialistas: La posible pérdida de peso no se debe al consumo separado de los alimentos, sino a las limitaciones calóricas que establece. Indicar que la fruta al final de la comida es peligrosa es una afirmación sin fundamento cientifico y un gran error nutritivo y sanitario. Las limitaciones de productos lácteos, pueden provocar deficiencias de calcio.
Otros doctores afirman que no tener en cuenta las calorias puede dar lugar a casos de sobrealimentación o subalimentación. Prohibe el azucar cuando una dieta equilibrada ha de contener entre el 10 y el 15% de su energía en forma de azúcares simples. Esta dieta es pobre en hidratos de carbono y se compone de alimentos con un mayor contenido graso y proteico, lo que hace que el organismo queme grasas y se produzca una cetosis que disminuye la sensación de apetito. La ingesta excesiva de colesterol y grasas saturadas puede tenere efectos negativos sobre el aparato cardiovascular. En cuanto a la prohibición de tomar fruta después de comer, hay que tener en cuenta que la fruta aporta fibra y acelera el tránsito intestinal, por lo que se la considera un factor anticáncer.

4. Dieta Scarsdale

Inventada por el cardiólogo Hermann Tarnower, de Scarsdale, en el Estado de Nueva York, es un régimen de proteinas típico en el que se permite una pequeña cantidad de grasas. Sin embargo es pobre en hidratos de carbono, lo que no la hace adecuada para personas que hacen mucho ejercicio físico. Aporta de 800 a 1200 calorías diarias y está pensada para seguirse 2 semanas.
Para el aporte dominante de proteinas se debe comer carne, pescado, aves, queso, verduras, fruta y frutos secos. Quedan excluidos de la dieta alimentos ricos en carbohidratos, como pan, pasta, patatas, arroz, dulces y azúcar.
También se prohibe la leche, el aceite y las bebidas alcohólicas. Entre horas se puede tomar zanahoria y apio en la cantidad que se desee.

Menu tipo: De desayuno café o té sin azúcar y dos piezas de fruta; para comer filete de pavo con ensalada o filete de ternera con guisantes y una pieza de fruta, y para cenar huevos revueltos y queso fresco.
Se pueden perder de 3 a 5 kilos en 2 semanas, pero hay que tener en cuenta que con esta dieta, como sucede con todas las dietas hipoproteicas, lo primero que se moviliza es el glucógeno (hidratos de carbono) de las reservas, lo que produce una mayor eliminación de agua, ya que los hidratos de carbono de reserva están unidos al agua de las células del cuerpo.

Opinion de los especialistas: Moderar el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono es negativo tanto desde el punto de vista nutricional como en el control de peso. Recomendar el consumo de zanahoria y apio entre horas no es malo, pero hay que tener en cuenta que estos alimentos también aportan calorias. Además es una dieta que sólo tolera frutas y verduras de muy bajo aporte calórico y alimentos fundamentalmente proteicos, lo que supone un déficit en calcio y vitaminas liposolubles.

5. Antidieta

Fue creada por un matrimonio de médicos de EEUU y está pensada para seguirse durante 4 semanas y sin limitación de calorias.

Se basa en el principio de que lo importante no es sólo lo que se come, sino también en que momento y en que combinaciones, por lo que pertenece al tipo de dietas disociativas, en las que los hidratos de carbono y las proteinas no se consumen juntas y la grasa se utiliza con sobriedad. Además considera que el cuerpo acumula toxinas a partir de los alimentos que no se digieren bien y que éstas son las responsables de la obesidad.
La dieta debe estar constituida en un 70 % por alimentos ricos en agua, como frutas y verduras, y el 30% restante debe estar cubierto por alimentos concentrados, como pan, carne, lácteos, pasta integral y legumbres. Tampoco se pueden olvidar las siguientes normas:

  • Sólo ingerir frutas 3 horas después de la comida o 3 horas después de la cena.
  • No beber agua durante las comidas, pues esta impide que la digestión se realice correctamente.
  • Evitar el vinagre, azúcar, aditivos y conservantes y moderar el consumo de lácteos.
  • Para cocinar sólo puede utilizarse aceite vegetal
  • Y para beber sólo puede utilizarse jugos de frutas o infusiones.

Menu tipo: En el desayuno, fruta fresca o jugo recién exprimido; en la comida, verduras en abundancia o ensalada, y para cenar pollo asado con setas a la plancha, pasta integral con verduras o filete de pescado.
Sus defensores afirman que se pueden perder de 5 a 10 kilos aproximadamente durante el mes que dura el régimen, pero, dado que no se tiene en cuenta el aporte calórico, es probable que la reducción de peso sea bastante más lenta.

Opinion de los especialistas: Al igual que el método de Montignac, la antidieta está basada en las premisas falsas que propugnan las dietas disociadas; es decir, es falso que el aparato digestivo humano sólo está capacitado para digerir un tipo de alimento cada vez y que tomar agua con las comidas perjudique el proceso digestivo.
Tampoco tiene ningún sentido limitar el consumo de fruta, porque ésta es rica en vitaminas y minerales y aporta muy pocas calorías.
Otros especialistas opinan que el afirmar que los hidratos de carbono y las proteinas no pueden ser digeridos y asimilados juntos en la misma comida es insostenible desde el punto de vista científico, ya que los fermentos digestivos son específicos para cada nutriente y unos no interieren la actuación de otros. Así mismo se trata de una separación que no es real, porque frutas, verduras, legumbres y hortalizas contienen, además de hidratos de carbono y proteinas, cantidades variables de grasa.
El único alimento puro en carbohidratos es el azúcar, y el que sólo contiene grasas es el aceite.

La Guerra Fria, la Segunda Guerra Mundial, proyectos faraonicos argentinos... todo eso esta en HistoriaDeCulto, el portal sobre historia argentina y mundial del siglo XX

6. Dieta de la banana

Esta dieta de C.Lefort, se basa principalmente en el consumo de bananas a los que atribuye propiedades casi mágicas; por tanto es un régimen rico en glúcidos, algo escaso en proteinas, pero no demasiado, y un poco pobre en lipidos esenciales.
Está pensada para seguirse durante 15 días y no tiene en cuenta el aporte energético.
Se deben ingerir al menos 5 bananas al día, acompañados de leche descremada, verduras, queso, ensaladas, pan integral, huevos y carnes de aves.

Menu tipo: en el desayuno, un vaso de leche descremada, una tostada con queso fresco y uno o dos bananas; para comer, una pechuga de pollo con ensalada y 1 o 2 bananas; y como cena, un huevo pasado por agua, un plato de verduras y 1 o 2 bananas.
Con esta dieta es posible perder de 2 a 3 kilos semanales, sobre todo durante la 1ª semana. No hay que olvidar que se trata de un plan de adelgazamiento monótono y, por tanto, no es aconsejable seguirlo durante más de 2 semanas, pues se corre el riesgo de empezar a saltarse las normas y de aumentar la ingesta de calorias.

Opinion de los especialistas: Los especialistas dicen que al basar la dieta en el consumo de bananas, no cabe duda de que se puede perder peso, ya que la ingesta de calorías suele ser bastante menor que una dieta que incluye variedad de alimentos, pero a largo plazo, no es ni mucho menos la mejor forma para perder peso. Como en otras dietas de este tipo, si se prolongan, el riesgo de caer en deficiencias nutricionales es muy grande.
Se trata de una dieta hipocalórica que contiene carbohidratos y proteinas, pero está exenta de grasas. Y las grasas son imprescindibles para el organismo: una dieta debe contener un 30 por 100 de su valor calórico en forma de grasas, por que éstas son entre otras cosas, el vehículo para ingerir vitaminas liposolubles A, D y E. Esta dieta se basa en que 5 bananas contienen de 250 a 300 calorías aproximadamente y un gran poder saciante.