Salud y medicina: ¿qué son las tópicas en sicología?

Volver al Indice – Notas sobre Salud y Medicina

Por Giselle Uset

Freud, a la Primera Tópica del aparato psíquico, que esta conformada por las 3 instancias: Inconsciente-preconciente-conciente, la llama SISTEMAS.

-Conciente: Es un estado transitorio, no se puede captar y es el presente.

-Preconciente: Alguna vez fue conciente. Los recuerdos son preconcientes. El preconciente queda en el medio, porque tuvo acceso a esta y queda en nuestros recuerdos. O sea que queda en el medio de lo inconsciente y conciente.

-Inconsciente: Todo lo reprimido es inconsciente, pero no todo lo inconsciente esta reprimido. Aquí se manifiestan los lapsus, actos fallidos y los sueños.

Freud trabaja con sus pacientes con la técnica de la HIPNOSIS, descubre de que cuando ellos estaban en éste estado (el de la Hipnosis) él le daba ordenes que ellos accedían, pero cuando estos despertaban de éste estado no recordaban nada. Y es aquí donde el descubre de que hay algo mas que la conciencia que es el: INCONSCIENTE.

Freud comienza a ver de que no todo lo reprimido es INC, que hay sucesos que son inc y no son reprimidos y que aun el YO puede ser: preconciente-conciente-inconciente, va a decir que esta tópica no es útil.

La segunda tópica va a aparecer en el año 1923, veinte años después de la primer tópica, en su obra el YO y el ELLO.

Freud va a decir que estas 3 instancias: conciente-preconciente e inconciente, que son sistemas, las va a llamar estados y que hay tres en el sujeto que son: YO, ELLO Y SUPERYO.

– YO: Es el más sufrido por que es el que tiene que mediar entre una tendencia y la otra. Estas dos tendencias son bastantes terribles y exigentes.

El yo trata y actúa y hay veces le impide actuar tanto el ELLO como el SUPER YO y en esa imposibilidad es donde el YO tiene que hacer malabares para compensar al algunas cuestiones del ELLO y algunas del SUPER YO.

– ELLO: Solamente rige el principio de placer-displacer. No hay principio de realidad. No me importa, no me interesa, solo me importa lo que yo quiero lo que yo siento y lo que a mi me pasa.

– SUPER YO: es aquel que tampoco le importa, por que es el que corresponde, responde a los ajuste morales, a esta conciencia moral y a lo determinado por estas imágenes parentales que lo que dice la sociedad. Es el deber ser.

– Yo Ideal: El sujeto busca o lo que espera de si mismo para responder a exigencias de una ilusión infantil, en realidad busca para adelante lo que en realidad esta atrás. Es una búsqueda continua que tiene que ver con una ilusión infantil.

Freud va a plantear la diferencia entre lo conciente y lo inconsciente. Para el Psicoanálisis no ve en la conciencia la esencia de lo psíquico, sino que va a decir que la conciencia va a ser una puerta, que el yo puede ser conciente, peconciente, inconciente.

Ser conciente: es un termino puramente descriptivo que se basa en la percepción mas inmediata y segura, es un estado transitorio, es una instancia tan breve que no se puede captar. Puede ser latente, que significa capaz de conciencia, o puede ser inconsciente. Acá los estados pueden ser: conciencia, algo latente capaz de conciencia o inconsciente estas son las tres cualidades.

La conciencia es esa instancia tan breve que nos se puede captar. Es el presente.

Y es parte de la conciencia, prelatente es preconciente capaz de conciencia. O sea todo lo que es preconciente alguna vez fue conciente. Todo lo que esta en nuestros recuerdo alguna vez fue conciente. El Preconciente queda en una instancia intermedia, tuvo acceso a la conciencia pero como accedió a esta y queda en nuestro recuerdo queda como preconciente. Queda en una instancia intermedia entre el inconciencia y la conciencia.

Llegamos al concepto del inconsciente por la elaboración cierta experiencia donde interviene la “dinámica psíquica”.

Existen el proceso de representaciones anímicas de gran energía que sin llegar a ser conciente pueden provocar en la vida anímica grandes consecuencias. Algunas llegan a ser concientes otras no, dentro de la teoría psicoanalítica tales representaciones no llegan a ser concientes por oponerse a ella cierta energía, sin la cual adquiriría inconciencia, esta energía se suprime por la técnica psicoanalítica, que hace posible que accedan a la conciencia dichas representaciones. El estado que estas representaciones se hallaban antes de ser concientes se llaman “REPRESIONES”, lo que impediría que estas representaciones tengan acceso a la conciencia es un estado que se llama represión.

Cuando hablamos de energía móvil, dentro de esta energía, o cuando nosotros hablamos de un impulso o un sentimiento, todos van a tener un representante anímico, estas representaciones anímicas sin llegar a ser conciente pueden provocar en la vida anímica grandes consecuencias, porque no llegan a la conciencia, pero puja desde el inconsciente y sale en un acto fallido, en un sueño. No llegan a ser conciente pero fluyen. Entonces tales representaciones no llagan a la conciencia por que se opone a ella una cierta energía, que si esta energía no existiera, llegarían a la conciencia. Y esta energía que las reprime se levanta o se saca con la técnica del psicoanálisis y hacen posible que estas representaciones lleguen a la conciencia. El estado en que estas representaciones estaban antes de llegar a la conciencia se llama “REPRESIÓN”.

Y en cuestiones psicosomáticas la representación sigue, pero lo que se va a ligar es el efecto. (para provocar una descarga).

La represión: Es el estado en que están las representaciones antes de llegar a la conciencia.

-Inconsciente reprimido: incapaz de conciencia (dinámico) INCONCIENTE. Hay solo una clase de ICC.

-Inconsciente Latente: capaz de Conciencia (descriptivo) PRECONCIENTE . Hay 2 clases de ICC.

Suponemos que todo individuo u organismo por ende, procesos psíquicos funciona un YO.

-La función del Yo: Integra la conciencia, domina el acceso a la motividad que es la descarga de representaciones al mundo externo, por eso es cuando hablamos de que el YO tiene relación con el mundo externo y va hablar de la descarga de estas excitaciones al mundo externo. ¿Que pasa cuando dormimos? El acceso a la motividad, al movimiento esta cerrado, esta cortado entonces estas descargas, estas excitaciones se tienen que producir a través del sueño. Parten las represiones, por medio de las cuales quedan excluidas de la conciencia.

Ahora bien, en el análisis, eso hecho a un lado por la represión se contrapone al yo, y se plantea la tarea de cancelar las resistencias que el yo exterioriza a ocuparse de lo reprimido. La resistencia parte del yo, pero en el YO hay algo inconsciente que conduce a lo reprimido. El YO es coherente, el YO lo define como reprimido disociado de él, hay un conocimiento de estructura anímica, lo inconsciente no coincide con lo reprimido. Todo lo reprimido es Inconsciente, pero no todo lo inconciente es reprimido. También una parte del Yo es inconsciente, no es latente en el sentido de lo Prcc, pues sí así fuera no podría ser activado sin hacerse cc, y su atracción a la conciente no depararía dificultades tan grandes.

Hay un tercer ICC, no reprimido convirtiéndonos en una cualidad de múltiples sentido, la cualidad de conciente o no conciente es la única luz que nos guía en las profundidades de la Psicología. Estas instancias pueden ser: concientes-preconcientes-inconcientes, el YO-ELLO-SUPERYO. Tampoco lo inconsciente puede ser conocido si antes no lo hacemos conciente. La conciencia es la superficie del aparato anímico preceptora, hay percepciones precedentes del exterior (percepciones sensoriales) y otras que preceden del interior a las que le damos el nombre de sentimientos o sensaciones, esta también tiene acceso a la conciencia. Hay una representación espacial, tópica de la realidad anímica una hipótesis entre las verdades diferentes entre una idea inconsciente y una idea preconciente consiste en que la primera se consuma en algún material que permanece no conocido, mientras que en el caso de la segunda (la preconciente) se añade la conexión con representaciones-verbales. Estas representaciones-verbales son restos mnémicos; una vez fueron percepciones y, como todos los restos mnémicos, pueden devenir de nuevo concientes.

Sólo puede devenir conciente lo que ya una vez fue percepción cc; y, exceptuados los sentimientos, lo que desde adentro quiere devenir conciente tiene que intentar trasponerse en percepciones exteriores. Esto se vuelve posible por medio de las huellas mnémicas.

Las representaciones verbales son restos mnémicos fueron en un momento dado percepciones (hay un YO, percibí, fue conciente y lo guarde como un recuerdo, esto es un resto mnémico, pero puedo volverlo a la conciencia) solo puedo hacer conciente lo que ya fue una vez una percepción conciente. Un sentimiento que viene del inconsciente del interior debe intentar transformarse en percepción exterior, se transforma a través de las huellas mnémicas, o sea para hacer conciente un sentimiento lo asocio a una huella mnemica, que tiene que ver con un recuerdo, Ej.: y yo estaré enamorada, que me pasaba con Pablito y estaré enamorada porque ahora hago cosas que antes no hacia, o sea siempre lo asociando con un recuerdo.

Los restos verbales proceden de percepciones acústicas, la palabra es un resto mnémico de la palabra verbal.

Hacemos preconciente, conciente lo reprimido por medio de la labor analítica, miembros intermedios por lo tanto ni la conciencia abandona su lugar ni la inconciencia se eleva hasta la conciencia. La relación entre la percepción exterior con el YO es inminente y no la percepción interna, hay una duda de situar exclusivamente la conciencia en el sistema preconciente. Dentro de la percepción interna va a aparecer lo que es placer-displacer, que van a aspirar a una modificación o a una descarga, siempre el displacer, va a tener que ver con una elevación de la tensión (elevación de la carga de energía), y el placer va a tener que ver con una disminución, por que es una descarga ( disminución de la carga de energía). Dentro de los proceso onírico, aquellos que sea inconciente en calidad de placer-displacer como algo cualitativa y cuantitativamente especial, ese algo o sea el inconciente permaneciendo en su lugar no tiene que ser llevado antes al sistema perceptual. Ese algo se comporta como impulso reprimido y puede desarrollar energía sin que el YO advierta la coerción. Solo una resistencia contra ella lo hace conciente en el acto displacer que son igual a tensiones provocadas por la necesidad. También puede permanecer inconsciente al dolor, también sensaciones y sentimientos tienen que llegar al sistema perceptual para hacerse conciente, y cuando el camino esta cerrado no logran emerger como tal. Estos sentimientos inconscientes se equiparan en la representación del inconsciente, la diferencia es que para poder llegar a la conciencia un representante inconsciente es preciso crear antes miembros de enlaces innecesarios en las sensaciones. La conciencia y la preconciencia carecen de sentido por lo que respecta a las sensaciones que no pueden ser ni concientes o inconscientes. Aun enlazadas en las representaciones verbales y llegan a la conciencia directamente. Lo que marca la diferencia de las sensaciones y los sentimientos es que no se ligan sino que tienen acceso directo (no se ligan a representaciones, sino que fluyen directamente a la conciencia) aunque si entran en juego lo que es la represión. El YO va a limitar una parte de la superficie del ELLO que va a estar constituida por el sistema perceptual, pero tampoco esta separado de él ya que concluye su parte inferior. El YO es una parte del ELLO modificada por la influencia del mundo exterior, transmitido por el preconciente-conciente, el YO se esfuerza en transmitir al ELLO la influencia del mundo externo y aspira a sustituir el principio de placer que reina en el ELLO por el principio de realidad. Por ejemplo: el principio de realidad me va a decir que tengo que cumplir con determinados requerimientos como por ejemplo, conquistar a una chica o enamorarla, y es el YO el que va a mediar y va a decir que del mundo externo le están diciendo esto, entonces como hacemos para satisfacer esta pulsion y sustituir el principio de placer por este principio de realidad, el principio de realidad siempre va a estar mas acorde a las necesidades externas.

AutosDeCulto, el portal sobre la historia de los autos

El ELLO es la sede de las pasiones y del instintos, mientras que el YO es el que va a representar la razón o la reflexión, tiene que ver con las percepciones, rige los acceso a la motilidad y transforma en acción la voluntad del ELLO como si fuera la suya propia, es un ser corpóreo del YO y es una proyección en la superficie. Lo inconsciente de la resistencia en el análisis es pensar un sentimiento inconsciente de culpabilidad. El YO es de alguna manera es el representante del ELLO y su conformación o su forma corpórea lo equipara de modo proyectiva a la energía anatómica que tienen los músculos cerebrales. Los músculos cerebrales es un dibujito de un hombre que se utilizan en el cerebro para definir las distintas partes que nuestro cerebro se ocupa de determinados sectores, por ejemplo dentro de la base del cerebro nosotros tenemos determinado sector del cerebro que significa la acústica al oído, otro al ojo, otro al músculo de la cara y este músculo queda un poquito deformado por que hay unos sectores del cerebro que son mayores por ejemplo para la acción, por que hay mayor proporción por ejemplo del cerebro que se ocupa de determinados sectores que otros. El Yo va a ser en este sentido como el músculo que se va conformando de acuerdo a las necesidades del ELLO y del SUPERYO.

El YO es una parte del ELLO modificado por la influencia del sistema de percepciones, es el representante del mundo externo real en lo anímico y una diferenciación especial que va a aparecer a partir del YO, dentro del YO es el SUPERYO o IDEAL DEL YO. Esta parte del YO presenta una conexión menos unida. Cuando hablamos de que las instancias tantos del YO como del SUPERYO se van a constituir, es esto, al principio somos todo ELLO, el YO ere parte del ELLO, luego el YO se vuelve a modificar o hace una diferenciación dentro de si mismo que conforma al SUPERYO. O sea el YO se diferencia y constituye el “ideal del YO” o el “SUPERYO”. Por ejemplo en la melancolía da una reconstrucción en el YO del objeto perdido, es una sustitución de una carga de objeto por identificación, en esta sustitución participa la estructura del yo y contribuye a la formación del carácter. En la melancolía el YO pierde un objeto de su amor, lo toma como una perdida de su yo, es una perdida propia (eso es un duelo), o sea esta perdida tiene que ver con el”ideal del yo”, porque era un objeto de mi amor , entonces hace una reconstrucción en el YO del objeto perdido por identificación. O sea el objeto que perdí lo reconstruyo en mi YO por identificación, por ejemplo mi mamá es inaccesible para mi como objeto de amor, entonces reconstruyo en el YO este objeto perdido por identificación. Tal perdida conforma la estructura del Yo y contribuye a la formación del carácter.

Detrás del ideal del yo se junta la primera y la mas importante identificación del individuo que es la identificación con el padre es directa e inmediata y anterior a toda carga de objeto. Las elecciones de objetos pertenecían al primer periodo sexual que recaen sobre el padre y o la madre y si su desenlace es normal, en una identificación de esa clase, reforzando de ese modo la identificación primaria. Por eso va a decir que el SUPERYO es el heredero del “Complejo de Edipo”.

La niña después de verse obligada a renunciar al padre como objeto erótico exterioriza los componentes masculinos de su bisexualidad. El desenlace del complejo de Edipo en una identificación con el padre o con la madre depende en ambos sexos de la energía relativa a las dos posiciones sexuales o bisexualidad, el complejo de Edipo es completo, doble, positivo y negativo, dependiendo de la bisexualidad originaria del placer del sujeto infantil. El SUPERYO no es simplemente un recibo de las primeras elecciones de objeto del ELLO sino también una enérgica formación reactiva contra si mismo. Tiene una doble faz el ideal del yo, por un lado es la advertencia del deber ser y por el otro lado la prohibición de no debes ser que habla de la represión a ella le debe su génesis, a la prohibición sino hubiera una prohibición dentro de lo que es el complejo de Edipo no se conformaría un superyo. El yo tuvo que robustecerse para llevar a cabo su represión y la energía para robustecerse la toma prestada del padre, es el padre el que le va a decir, esto no. El superyo va a conservar el carácter del padre cuanto mayor fue la intensidad del complejo de Edipo y mayor la rapidez de su represión va indicar que mas va a reinar sobre el YO como conciencia moral o sentimiento inconsciente de culpabilidad. Cuando hablamos de que quien es este superyo van a entrar en juego dos factores importantes: por un lado el aspecto biológico que tiene relación con la interrupción y por otro lado la naturaleza histórica que tiene que ver con las dos fases de la vida sexual. El ideal del Yo es el heredero del complejo de Edipo, expresión de las más potentes mociones y los más importantes destinos libidinales y por medio de su creación se a apodera el YO del complejo de Edipo y se a somete al ello. El superyo es el abogado del mundo interior, es el abogado del ELLO, y los conflictos entre el yo y el ideal espejarán, reflejarán, en último análisis, la oposición entre lo real y lo psíquico, el mundo exterior y el mundo interior. La tensión entre las exigencias de la conciencia moral y las operaciones del yo es sentida como sentimiento de culpa, todo esto va a estar en relación con: Religión, moral y sentir social y va a tener que ver con la conformación que va a dar un rasgo de carácter al yo. El ELLO abriga en si mismo innumerables existencias del Yo y cuando el YO extrae del ELLO su SUPERYO no hace sino resucitar antiguas formas del YO. Los conflictos antiguos del yo superyó permite comprender que conflictos anteriores del yo con las investiduras de objeto del ello puedan continuarse en conflictos con su heredero, el superyó. Si el yo no logró dominar bien el complejo de Edipo, la investidura energética de este, proveniente del ello, retomará su acción eficaz en la formación reactiva del ideal del yo. La amplia comunicación de este ideal con esas mociones pulsionales resolverá el enigma de que el ideal mismo pueda permanecer en gran parte inconciente, inaccesible al yo. La lucha que se había librado con furia en estratos más profundos, y que no se había decidido mediante una sublimación v una identificación súbitas, se prosigue ahora en una región más alta, como la batalla contra los hunos en el cuadro de Kaulbach.