Salud y medicina: ¿qué es el Viagra? La droga milagrosa contra la impotencia masculina

Volver al Indice – Notas sobre Salud y Medicina

Originalmente el Sildenafil era un droga que se estudiaba en los laboratorios Pfizer para el tratamiento de la angina de pecho y la hipertensión. Si bien los efectos eran ligeros sobre dichas afecciones, entre las secuelas colaterales conllevaba notables erecciones en los sujetos masculinos del testeo. Pfizer entonces decidió orientar el estudio hacia el tratamiento de la disfunción eréctil, con lo cual patentó en 1996 a la droga como Viagra, la cual fue aprobada por la FDA (la oficina norteamericana de Administración de Drogas y Alimentos) en 1998. Inmediatamente el Viagra se convirtió en un masivo éxito comercial produciendo ventas superiores a los mil millones de dolares anuales. Así mismo comenzó un suerte de cadena marginal comercial, donde el medicamento podría obtenerse por mecanismos alternativos – desde venta por TV hasta su comercialización vía internet -, obviando el necesario procedimiento previo de diagnóstico y receta por profesionales médicos a pacientes que no entraran dentro del grupo de riesgo (ver mitos…).

La acción del Citrato de Sildenafil (la forma refinada de la droga) es simple: se trata de un potente vasodilatador. Administrado en forma oral, su acción comienza a surtir efecto a la hora. El Citrato de Sildenafil provoca al Sistema Nervioso Parasimpático causando la liberación de Oxido Nitrico en el cuerpo muscular del pene. Esto provoca una reacción enzimática que produce una relajación muscular (vasodilatación), lo que conlleva un mayor flujo de sangre y por consecuencia la obtención de una erección.

Existen otras drogas (descubiertas posteriormente) que provocan efectos similares como el Tadalafil – comercializado como Cialis – y el Vardenafil – vendido como Levitra -.

Mitos y contraindicaciones del Viagra

Contrariamente a lo que se cree, el Viagra por sí solo no provoca una erección. A falta de estímulo sexual, la droga no genera reacciones en el pene, ni provee una mayor potencia sexual, un aumento del rendimiento coital o de intensidad erectil.

El mayor problema del Viagra es que, por su naturaleza vasomotora, es totalmente inapropiado su suministro en pacientes con problemas de tensión arterial así como cardiovasculares. Debido a que la droga se procesa en los riñones y en el higado, pacientes con disfunciones en dichos organos puede padecer problemas acrecentados por el suministro del Viagra. Así mismo es desaconsejado en personas con problemas retinales degenerativos de origen hereditario.

El Sistema 3, el sistema para mantenerte en forma