SEO: tutoriales SEO: Sandbox… o como su sitio web puede desaparecer de Google de un dia a otro

 Volver al Indice – Estrategia SEO y Posicionamiento en Buscadores

El limbo: ese infierno tan temido… es el momento en que nuestro sitio desaparece de los resultados en buscadores y carecemos de explicación alguna sobre el por qué. Y es entonces cuando entra en juego toda nuestra pericia para rescatar a nuestra página de las arenas del olvido.

SEO: tutoriales SEO: Sandbox... o como su sitio web puede desaparecer de Google de un dia a otro

Por Alejandro Franco – contáctenos

Los sitios web pasan por muchos estadíos. El primero es el anonimato, en el cual creamos la primera versión de nuestra página, la subimos a un servidor de hosting, y nos dedicamos a anotarla en los buscadores esperando que éstos reciban el pedido de reconocerla. Al cabo de unos días los robots la visitan, la exploran y la valoran, con lo cual obtenemos nuestro primer resultado en los motores de búsqueda. Ese resultado no es estático; sube y baja de acuerdo a nuestra estrategia de posicionamiento, al cambio de criterios que haga Google, a la difusión que hagamos en las redes sociales, etc, etc.

Pero existe una situación que aterra a los webmasters y es la desaparición lisa y llana de nuestro sitio en los resultados de los buscadores de un día para el otro. Es un golpe inadvertido, silencioso, el cual nos toma enteramente por sorpresa. La gente entra en pánico y es capaz de hacer cualquier cosa – llegando incluso a aplicar remedios mas dañinos que la misma enfermedad -, con lo cual se transforma en una situación peligrosa. Dependiendo de sus acciones usted podrá recuperar el tráfico y posicionamiento de su sitio en unos pocos días, o dañarlo de una vez y para siempre.

La desaparición en los buscadores implica el ingreso de nuestro sitio en un limbo; los estrategas SEO le aplican el cínico nombre de sandbox: un “arenero” (como los que usan los niños en las plazas) en donde uno queda empantanado y debe practicar antes de volver al mundo real. Ahora el webmaster deberá redoblar esfuerzos y afinar la puntería para resucitar a su sitio antes que pierda todos los logros alcanzados – en especial, su devota audiencia -.

¿Por qué se desaparece de Google?

Hay muchos motivos por los cuales uno desaparece de los motores de búsqueda; y lo principal es hacer el diagnóstico adecuado:

Primero, chequee si su sitio está on line. Revise estadísticas de su sitio (en especial los logs horarios) para ver si el server siempre estuvo disponible, o estuvo caído durante largos períodos de tiempo. En esos casos vale un largo monitoreo para chequear la estabilidad del servidor y ver, llegado el caso, si es necesario cambiar de proveedor de hosting (su caída pudo impedir la visita reiterada de los robots de los buscadores);

Segundo, chequee si su sitio está disponible desde distintas conexiones de Internet. A veces el server tiene problemas de DNS (con lo cual el dominio no se enlaza correctamente con la IP asignada al sitio), o tiene algún tipo de conflicto / filtro con determinado rango de IPs visitantes (por ejemplo, hubo algún tipo de ataque masivo al servidor y el administrador decidió banear un extenso rango de IPs, ya sea procedentes de un país o de un ISP determinado)

Tercero, intente conectarse al FTP del sitio, ordene los archivos por fecha de modificación y vea si la última fecha se condice con la subida de la última tanda de reformas / actualizaciones que usted haya levantado. De no ser así, descargue el archivo, abra el código fuente y chequéelo. Quizás un robot haya atacado al server, haya descubierto una debilidad y haya contagiado el código fuente de las páginas de los sitios alojados inyectándole instrucciones perjudiciales (que van desde la descarga inadvertida de un virus, hasta el redireccionamiento hacia algún oscuro sitio europeo de venta de drogas revitalizantes para la virilidad). De ser así, borre todos los archivos y suba una copia fresca de los mismos. Después cambie las claves por otras alfanuméricas, de manera de elevar la seguridad de su sitio. Por último, sáquese las dudas y revise su PC con algún antivirus / antispyware, de manera de descartar de que su computadora haya sido infectada por un troyano que le haya robado todos los archivos de contraseñas.

O cuarto, y es que no pasó ninguna de las tres situaciones anteriores. Su sitio cayó en una sandbox simplemente porque Google vió algo que no le gustó. Mientras que las tres situaciones anteriores se corresponden con problemas técnicos o de seguridad, a veces los sitios web rompen inadvertidamente alguna norma y Google los sanciona haciéndolos desaparecer temporalmente. Es en ese momento en que debemos descubrir por qué fuimos penalizados.

Rescatando a nuestro sitio web del olvido

Si usted se considera un webmaster serio, es indispensable que se encuentre anotado en el programa de herramientas para webmasters de Google https://www.google.com/webmasters/tools/?hl=es-419, y haya inscripto allí a todos los sitios que diseñe o administre (suministrando el pertinente mapa XML de cada sitio). Webmasters Tools es la interfase de comunicación entre usted y Google; quizás sea excesivamente técnica en la mayoría de sus aspectos y sea demasiado parca a la hora de dar explicaciones pero, por el momento, es lo único que tiene para medir la temperatura de su relación con el buscador mas grande del mundo.

Si su sitio web está anotado en Webmasters Tools y Google lo ha penalizado, éstos le habrán mandado un mensaje a su casilla interna de correo. Lamentablemente Google se excede en los hermetismos, de manera que las comunicaciones de castigo tienden a ser crípticas y no explican demasiado (son algo así como “hemos detectado que su sitio web no cumple con las directivas de Google; por favor léalas, haga las correcciones pertinentes, y luego use este formulario para pedir una revisión de su página”), con lo cual sabemos que algo malo pasó, pero no podemos detectar específicamente qué es lo que fue.

Además de las tres situaciones antes mencionadas (problemas de estabilidad del server, DNS del server, inyección de código maligno en nuestra página), las causas probables de suspensión pueden ser alguna de las siguientes:

– nos hemos excedido en palabras clave en una o varias páginas del sitio; la repetición desmedida de términos insertados en el texto es vista como spam, y Google lo castiga;

– estamos abusando de la cantidad de links directos que salen de nuestro sitio, y no les hemos colocado la instrucción HTML “nofollow” atachada a los mismos;

– estamos recibiendo demasiados links directos entrantes; Webmasters Tools provee medidores de enlaces entrantes y, si vemos que un sitio se excede en ello (y apunta a nuestra página con, por ejemplo, 400 links), entonces deberemos contactar al webmaster de dicho sitio para que borre dichos enlaces o, en su defecto, notificarlo en la sección disavow links (desautorizar enlaces) para que Google deje de tomarlos en cuenta;

– tenemos texto oculto en nuestra página; hace 10 o 15 años esto era una práctica muy común para inflar la densidad de palabras claves de un sitio; bastaba con insertar tablas al final de la última línea de texto, saturarlas de términos claves, y pintarlas con el mismo color que el del fondo de la página. Pero ahora Google lee los colores (no de manera directa, sino que interpreta los valores hexadecimales de los colores aplicados a textos, fondos y tablas y, si entran en rangos parecidos de tonalidades (en donde la separación visual es escasa o nula), entiende que se ha aplicado una técnica dudosa, considerándola spam y penalizando nuestra web;

– tenemos un sitio fantasma, armado con retazos de textos provenientes de otros sitios web ya visitados por Google; hay webmasters inescrupulosos que fabrican collages con párrafos provenientes de los sitios mejor posicionados sobre un determinado tema (por ejemplo, las 10 primeras críticas de cine de la última de Terminator), generando una mezcla de textos rica en términos claves (o asumiendo que el producto obtenido tendrá semejantes características), lo cual devendría en un posicionamiento exitoso. Al posicionar y obtener tráfico (aunque sea inútil, ya que los visitantes están dos segundos en él, se dan cuenta del fiasco y se van), estos sitios aprovechan la mínima estadía para bombardearlo con avisos publicitarios (obteniendo artificialmente impresiones) o, en el peor de los casos, infectar su computadora con algún troyano;

– tenemos algún tipo de directorio que vende enlaces directos a otros sitios, lo cual es una práctica penada por Google;

¿Y cómo resolver esto?. Es simple: analizar, revisar los últimos cambios del sitio, depurarlo de los excesos, generar un nuevo sitemap, levantarlo en el sitio y pedir a Google que lo vuelva a explorar. Utilizando el formulario de revisión, Google se toma unos días (lo que va de 48 horas a no mas de una semana) para chequear, confirmar o denegar la rehabilitación del mismo.

Caer en una sandbox no es una situación apocalíptica sino un gaje del oficio del webmaster. Si somos cuidadosos, no incurriremos en falta… pero siempre hay factores externos que pueden atentar contra nuestras intenciones.

En resumen:

1 – A Google no le gusta el juego sucio – trampas en el código HTML, prácticas Black Hat, etc – razón por la cual penaliza a los sitios con su suspensión de aparición en resultados ni bien detecta una anomalía;

2 – Al entrar en una sandbox, lo que procede es revisar los últimos cambios que ha padecido el sitio; si son de nuestra manufactura, mas vale deshacerlos y volver a la última configuración conocida; pero si son externos – alguien manipuló el código de nuestra página o nos enlazó desde sitios de pésima reputación – podemos estar siendo víctimas de un ataque. Reestablecer la última versión del sitio (aceptada por Google), cambiar la claves FTP, revisar de troyanos la PC y desautorizar links externos vinculantes es el primer paso.

3 – No se desespere ni entre en prácticas riesgosas (intercambio de enlaces con otros sitios, postear links a su página en foros cuya temática no tiene nada que ver con la suya, etc) para intentar forzar la relectura / revalorización por parte del robot de Google. Todo lleva su tiempo, y mas vale ser pacientes antes de arruinar de manera definitiva las cosas.

4 – El programa de Herramientas Google para Webmasters da guías, instrumentos de medición y un medio de comunicación (aunque sea demasiado parco) con los responsables del buscador. No espere respuestas personalizadas; la interfase le dará señales sobre lo que anda mal en su sitio (exceso de links salientes / entrantes, código malicioso insertado, etc) como para realizar los ajustes y pedir la re-evaluación pertinente.