Tecnología: análisis auriculares Philips SHL3060 plegables

Volver al Indice – Análisis de Auriculares

Accesibles, cómodos y con gran sonido: he aquí un ejemplo perfecto de un gran auricular urbano sin que cueste una locura.

Tecnología: análisis auriculares Philips SHL3060 plegables

Por Alejandro Franco – contáctenos

5 estrellas: excelenteUna espuma. Es la mejor manera de describir a los auriculares urbanos Philips SHL3060: son tan livianos que ni se sienten cuando están puestos. El material es tan ligero que parece tergopol, las orejeras son extremadamente acolchadas y confortables y, si a esto sumamos la calidad de sonido, podemos estar hablando tranquilamente de los auriculares urbanos perfectos. Ah!. Y son baratos y plegables.

Nunca entendí la fascinación de la gente con los auriculares Sony (sobre todo la serie ZX, que uno ve en la calle que todo el mundo usa). Yo tuve unos, no los soporté ni dos semanas y terminé por venderlos. Sonido latoso, te comprimen la cabeza de manera dolorosa y la parte superior de la visera te da una picazón insoportable. Lo siguiente que probé fueron los Noblex HP77 (que, de diseño, son muy parecidos a los SHL3060). Como los obtuve por canje por puntos acumulados de la tarjeta de crédito, vinieron gratis. Eran bastante confortables y tenían buen sonido… siempre y cuando lo conectaras a un equipo con buena potencia de salida y un ecualizador potable. Cuando cambié de celular, se volvieron inusables: dentro de todas las buenas cualidades que tiene el Moto E Segunda Generación, la potencia de sonido no es una de ellas. Sonaban bajito y latoso, y solo andaban bien en la PC… para lo cual ya tenía los excelentes Philips Shibuya Citiscape. Así que los vendí y retomé la búsqueda de unos auriculares portables potentes para ir por la calle. Los RCA HP245 resultaron muy buenos, pero les faltaban algo mas de potencia y no tenían el aislamiento acústico que buscaba.

A mi juicio siempre consideré que, en materia de audio, Philips es una marca injustamente menospreciada. Ok, tiene su linea de alta gama Fidelio pero, en foros de especialistas, siempre giran sobre lo mismo – Sennheiser, Bose, Turtle Beach, etc -. Para el tipo que no puede pagar fortunas por un auricular premium, Philips ofrece cosas mucho mejores que la mayoría de su competencia de nicho – léase Sony, Panasonic, hasta Pioneer -. Hablamos de productos de menos de u$s 60.- que suenan como la gente. Ahora con los SHL3060 se han anotado un nuevo poroto: tienen todo lo que uno pide y, si hay uno o dos defectos, no dejan de ser menores.

Como dijimos antes, son extremadamente livianos. El material de la visera no lastima, no requiere almohadilla para la parte superior de la cabeza, y uno puede tenerlo puesto durante horas sin sufrir molestia alguna. Son over ear, con orejeras muy cómodas que no apretan demasiado. Todo es de plástico y fácilmente regulable; incluso en las orejeras hay un par de letras enormes (R y L) que indican cuál va a la derecha y cual va a la izquierda (un detalle que muchos auriculares omiten y que es esencial para disfrutar los efectos de la mezcla de sonido en música, películas y juegos).

Son plegables y las orejeras giran sobre sí mismas 90 grados, con lo cual no sirven como auriculares DJ (necesitaría rotar 180 grados). Aun plegados son bastante grandes, pero caben bien en un morral o un pequeño bolso de mano. Posee conector enchapado en oro, el cual diría que es la condición indispensable que los neófitos en el tema deben buscar para saber que un auricular tiene una calidad decente de audio. Las conexiones son reforzadas, carecen de control de volumen, y viene en una variedad de alegres colores.

Sobre la calidad de audio, es excelente. En el caso del Moto E 2da generación (que tiene una salida muy pobre en cuanto a potencia) la realza en gran forma y puede llegar a aturdirte. Unos agudos muy delicados, un rango medio muy bueno y unos bajos realmente notables. No, no son los Shibuya Citiscape, y ahí es donde notás la diferencia entre ambos auriculares: cuando uno pone el volumen al máximo y hay bajos extremos o sonidos de baja frecuencia, los SHL3060 se saturan un poco mientras que los Shibuya Citiscape tienen polenta de sobra para seguir reproduciendo graves sin dramas. Quizás esto se note al reproducir películas (yo siempre muestreo el escape del T-Rex de Jurassic Park o Godzilla 2014), pero para los bajos musicales el SHL3060 tiene resto mas que suficiente.

La Guerra Fria, la Segunda Guerra Mundial, proyectos faraonicos argentinos... todo eso esta en HistoriaDeCulto, el portal sobre historia argentina y mundial del siglo XX

El aislamiento acústico es muy bueno. En cuanto a seteos, como todo buen auricular que se precie, el Philips SHL3060 precisa realmente  muy pocos ajustes: un poco de graves, un poco de agudos y los niveles medios apenas realzados – de hecho, usa el mismo seteo que tenía asignado a parlantes Logitech como el Z205 y el Z110 / Z120, lo cual da muestra de su excelente calidad -. En el caso de los ecualizadores no customizables (como el que trae el Moto E 2da generación) basta elegir alguno de los 5 seteos para quedar mas que satisfecho con la calidad de sonido.

Si hay un drama con los SHL3060, es que se ven frágiles, en especial las bisagras que permiten rotar las orejeras. Por lo demás es un auricular inobjetable, cómodo y con un sonido de gran calidad, el cual se ofrece a un precio realmente barato ($ 550.- o u$s 20.-, MercadoLibre). Comparado con los populares Sony serie ZX, el SHL3060 es muy superior en todos los aspectos, y es un producto que merece ser mucho mas popular de lo que realmente es. Como auriculares urbanos resultan súper recomendados.

Caracteristicas técnicas de los auriculares Philips SHL3060

  • Auriculares urbanos plegables supra aurales
  • Respuesta de frecuencia: 10 – 22.000 Hz
  • Impedancia: 24 ohmios
  • Tipo de imán: Neodimio
  • Entrada máxima de potencia: 1000 mW
  • Sensibilidad: 106 dB
  • Diámetro del parlante: 32 mm
  • Diafragma: PET
  • Longitud del cable: 1,2 m
  • Micrófono: no
  • Plegables:
  • Conexión del cable: bilateral
  • Conector: miniplug 3,5 mm, bañado en oro
  • Peso: 125 gr

Precio: U$s 20.- (o $ 550.-, valores a junio 2018)

Conclusión: son geniales: cómodos, baratos, gran sonido. Es cierto que en el caso de bajos súper extremos se queda un poco corto pero, ¿quién pide esa clase de sonidos cuando va caminando por la calle o va sentado en un ruidoso colectivo?. El aislamiento acústico es notable y potencia el sonido aún de dispositivos con escasa potencia. Super recomendados.