Tecnología: análisis impresora láser Brother 1212W (WiFi)

Volver al Indice – Análisis de Impresoras y Equipos Multifunción

A lo largo de casi una década Brother ha estado fabricando prácticamente el mismo modelo de impresora láser, con mínimos cambios de estéticas y tecnología; y con el plus de tener insumos realmente baratos, la Brother 1212W suena mas que recomendable como impresora de uso familiar pero… ¿es tan buena y robusta como la venden?.

Tecnología: análisis impresora láser Brother 1212W (WiFi)

Por Alejandro Franco – contáctenos

Y un día la Samsung láser ML-1865W se murió. Adiós, gracias por los servicios prestados. Una impresora láser formidable, sólida, económica. Para resucitarla se precisa el fusor – en una época lo ofrecía en MercadoLibre – pero luego desapareció del mercado. Es hora de ahorrar lágrimas y buscar un reemplazo. Lamentablemente Samsung vendió su departamento de impresoras a Hewlett Packard hace cosa de dos años, así que el heredero será de otra marca. Duró 7 años e imprimió miles de páginas – de facturas de servicios, de manuales de Reiki, de trabajos escolares -. Un auténtico titán como equipo de oficina, se extrañará su presencia.

Para buscar sustituto es necesario asomarse a la oferta actual del mercado informático argentino… y allí el panorama es esquizofrénico (nota: este artículo fue escrito en setiembre del 2019). Hay cosas mas baratas y otras mas caras (en dólares) que el año pasado. Por ejemplo un televisor de 43 pulgadas hoy sale un poco más de 300 dólares cuando en abril del año pasado costaba u$s 500.-. En cambio las notebooks se fueron al diablo y, por ejemplo, cualquier portátil con procesador Intel i3 (que es mi modelo de elección) sale mas de u$s 600.- cuando el costo histórico siempre fue alrededor de los u$s 500.- (algo parecido ocurre con las impresoras lásers: la Samsung me salió u$s 70.- en su momento y hoy no se consigue ninguna láser por menos de u$s 120.-). Vale decir, da la impresión de que los productos con salida constante (como las notebooks) se han inflado mas de la cuenta con el fin de estar cubiertos ante una eventual corrida del dólar por encima de los 60 pesos. En cambio en otros artículos cuyo stock viene durmiendo hace rato – la euforia de los smart TV parece haber pasado y la gente no renueva televisores – el precio ha quedado congelado desde los valores en pesos que tenían a mitad de año, antes que el dolar saltara de $ 45.- a $ 60.-. El otro comportamiento que se descifra es que, en el caso de los productos de precio medianamente accesible y utilidad probada, el stock ha volado como por arte de magia (sea porque se vendió a rolete en el entretiempo de la corrida o porque las cadenas de electrodomésticos prefieren reservarlos para tiempos mas estables). En San Nicolás, por ejemplo, es casi imposible encontrar una impresora láser. Ni Musimundo ni Garbarino ni Ribeiro ni Carrefour las tienen (solo ofrecen de chorro de tinta standard y multifunción) y en otras cadenas de electrodomésticos menores ofrecen el último modelo de Hewlett Packard (la 107W) a unos $ 7.300.- o las ignotas Pantum de $ 8.400.- para arriba (las que se ven sospechosamente parecidas a las Samsung, e incluso hay gente en MercadoLibre que las vende como tales… aunque no sea así!). El drama con esto es el precio del cartucho de tóner, el cual es en realidad el factor decisivo de compra de cualquier impresora, sea láser o chorro de tinta. De la Pantum no se conoce precio, debe haber sólo originales; y de la HP 107 no hay alternativos, así que hay que comprar cartuchos originales por $ 1.500.- aproximadamente, lo cual es un disparate (con 5 cartuchos cubrís el precio de la impresora) cuando el último tóner que le compré a la ML-1865 costó un poco más de $ 600.-. Quizás de acá a un año, cuando aparezcan los alternativos / reciclados, ahí se vuelvan una opción de compra viable.

Pero sí lo que queda (y en abundancia) son las láser Brother. Los tipos prácticamente fabrican el mismo modelo desde hace una década, con algunos cambios mínimos de cosmética y tecnología, pero es prácticamente la misma impresora que estaba en vidriera cuando yo me compré la Samsung en el 2012. El precio de la láser es mas salado que el de la HP en el modelo con WiFi (la Brother 1212W, $ 8.900.-, MercadoLibre, valores a setiembre 2019), y el modelo con cable USB es ridículamente barato, unos $ 6.800.- (MercadoLibre) – siempre mas barato que en San Nicolás, que las ofrecen a $ 9.500.- y $ 7.500.- respectivamente -. Considerando que la fabrican desde hace años y que el cartucho alternativo vale $ 400.-, la compra era cantada. ¿Qué tan mala podría ser una impresora láser super probada?.

Lo primero que debe saber es que, a diferencia de las HP, Samsung y otras marcas, las Brother vienen con fusor desmontable y recambiable por el usuario. Cuando uno saca todo el armatoste para cambiar el toner, en esa misma bandeja viene expuesto el rodillo del fusor y cada 10.000 impresiones (en teoría) debería cambiarlo porque empieza a manchar. El fusor es otra cosa que vale dos mangos, unos $ 700.-, con lo cual el mantenimiento de la impresora es una ganga. Consideren que el último cartucho alternativo que pagué de Samsung salía entre $ 600.- y $ 700.-.

Desde ya, todo en la Brother 1212W es chiquito: el cartucho de tóner es como un par de churros con manija y el rendimiento es de unas 1.000 páginas al menos en el cartucho alternativo (en otras marcas, aunque son mas aparatosos, los cartuchos rinden solo 1.500 páginas!). El cartucho que trae de fábrica debería rendir 300 páginas al menos pero a las pocas impresiones ya comienza con problemas de nitidez (le falta tóner en algunas partes, lo negro queda gris) y hay que sacar el cartucho y sacudirlo para que el polvo se reacomode de manera pareja y siga rindiendo unas páginas mas. La impresora en sí es muy liviana y se ve muy frágil; incluso cuando uno la cambia de lugar descubre que carece de un fondo que cubra su parte inferior, o sea que lo que uno agarra es directamente la bandeja móvil donde va el papel y la cual se levanta para que el mecanismo impresor de la máquina tome la hoja. Sip, la Samsung estaba reforzada por todos lados, era cerrada como una caja; la Brother no.

¿Vale la pena pagar $ 2.000.- de mas para tener la versión WiFi?. Eso depende de su caso personal. En casa hay tres computadoras que usan la impresora y, si bien también pueden imprimir en la versión USB con la impresora conectada a una notebook y encendida como servidor de impresión, ello implica que esa computadora debe estar encendida cuando se quiere usar la printer. Pero la mayor comodidad de una impresora WiFi es que la podés acomodar donde se te canta, desde arriba de un ropero hasta tu dormitorio, lo cual no te saca espacio en el escritorio y podés llevarla a cualquier lugar a donde llegue la señal de tu red casera de WiFi. El otro es la sencillez de imprimir desde el celular; si bien uno puede hacer lo mismo con una impresora USB conectada a una computadora encendida y en red, hay que bajar servicios de impresión, ver que todo está encendido y hacer pasar el envío por un montón de dispositivos. Brother tiene una app, uno elige los seteos y puede mandar una foto o un .pdf directo a la impresora sin mayor drama. Pero…

Mientras que la economía de los cartuchos y del fusor es genial (y el precio de la impresora es mas que adecuado), la Brother 1212W sufre de otros dramas que no son graves pero sí molestos. La impresión es bastante escandalosa (aunque hay un modo silencioso que debería poder activarse y con el cual la 1212W seguramente hará menos ruido a costa de ser mas lenta, su velocidad a full es de 21 páginas por minuto según dice las especificaciones de fábrica). La instalación para usar con WiFi no es dramática pero… la impresora viene con una serie de seteos internos fijados de fábrica y, si alguno de ellos no te gusta, te cuesta un montón (y a veces resulta imposible) cambiarlos. En general todas las impresoras que he tenido, sean láser o chorro de tinta, son esclavas de la información enviada por Windows incluyendo los seteos de página. El por qué diantres la impresora debe tener memorizadas cosas como el tamaño de la hoja me resulta un misterio. En mi caso la impresora viene con el valor “Carta” por default en la memoria de la impresora… y no hay manera de cambiar eso. Si tu computadora tiene prefijado el tamaño de papel A4, al mandar una impresión la impresora se traba, queda con la luz naranja encendida y hay que ir hasta ella para pulsar el botón de encendido y forzar la impresión. La lectura que obtengo (vía la app de Brother) es que el tamaño de papel enviado es erróneo. Por más que toques los seteos de Windows, la impresión en hoja A4 se va a trabar porque la impresora memorizó el tamaño Carta. Y cuando uno lee sobre el tema y encuentra que en el disco de instalación hay una utilidad llamada RPC (Remote Printer Console) para corregir esto, se encuentra con que la impresora es caprichosa y memoriza lo que se le canta. Por ejemplo, tuve que intentar varias veces para que la impresión del status de configuración (o sea, un volcado de los valores memorizados por la Brother como setup interno) salgan en español. Lo mejor que pude hacer es buscar en Internet la fórmula para resetear la impresora / reponer los valores de fábrica, que implica apagarla, abrir la tapa como si fuera a cambiar el cartucho mientras presiono el botón de encendido y después presionar seis veces seguidas el botón de encendido hasta sentir que los rodillos giran y la memoria quedó reseteada. Pero en otra instalación en limpio en otra computadora pasó lo mismo; cambié el lenguaje pero fue imposible pasar el valor de tamaño Carta a A4. Del mismo modo el volcado impreso del estado de configuración me indica que tiene el modo ecológico activado (baja de energía a los 5 minutos y apagado a la hora, valores que mandé desde el RPC)… pero la impresora olímpicamente omite darles bola y sigue prendida después de 4 horas sin actividad alguna.

Puede que este drama tenga que ver con el importador / la casa que te lo venda (que no le corrige el seteo por default de tamaño Carta), o con la interfaz WiFi ya que tengo una amiga que la usa con cable (y otros que usan el modelo 1200 que es exclusivamente USB) y en absoluto tiene este drama. En el caso de mi amiga, dejó que Windows la reconociera y la instalara automáticamente, no usó los discos de instalación de Brother… y anda lo mas campante imprimiendo en hojas A4 sin ningún drama. En mi caso la única solución que encontré (después de un día entero de pruebas, reseteos y reinstalaciones) fue calibrar en mi computadora que la impresora iba a usar papel de tamaño Carta y que, si encontraba papel de otro tamaño de papel (en la segunda pestaña de la ventana de seteos en Windows), hiciera un escalado a tamaño Carta. Vale decir, si le mando un documento escrito y seteado para A4, la impresora lo imprime en proporción y se ve igual… solo que con la letra mas chica y con márgenes mas grandes. Para que quede mas prolijo hay que tocar los valores de los ejes X e Y (horizontal y vertical) para poner márgenes mayores y centrar la impresión (yo puse Y=50 y le deja 2 cm de margen superior, lo que está ok; pero para imprimir un .doc hay que agregarle el valor X=120 para que el margen derecho no quede gigante). Claro, con el RPC no puedo cambiar el tamaño de papel ni el apagado automático pero sí me toma el retoque de los márgenes. ¿Quién entiende a los que hicieron esta impresora?.

Honestamente me gustaría decir que la Brother 1212W es una gran impresora pero no es cierto. Tampoco puedo ensañarme con ella porque es barata (en cuanto insumos y valor de compra), y porque el detalle del fusor reemplazable por el usuario (aparte de ser barato) es extremadamente útil. La calidad de la impresión es muy buena. Pero para cambiar de lugar hay que tomar recaudos, la Bios de la impresora es caprichosa como ella sola y, si no te la venden bien seteada, vas a tener que resignarte a imprimir cosas en A4 en una proporción del 80% del tamaño original si la usás de manera inalámbrica. Quizás en 10 años sigamos hablando de la 1212W y de su extrema durabilidad pero la experiencia de instalación del usuario tiene su cuota de decepciones. Estoy acostumbrado a comprar cosas, enchufarlas y comenzarlas a usar sin dolores de cabeza (y de eso hace mas de 10 años, desde que Windows implementó el plug and play) pero, por ahora, tengo un sabor agridulce en la boca respecto de la láser Brother. No es mala en absoluto pero me deja en una posición entre resignarme a aceptar sus seteos como están, o ponerle un cartel de venta y adquirir una impresora dócil que haga lo que yo realmente quiero. Total, si muevo la impresora de lugar dos veces en cuatro años es mucho – así que la ausencia de base reforzada es un drama menor – y, como no imprimo planos sino boletas de la luz, gas y copias de facturas electrónicas, el problema del tamaño del papel y el escalado forzado es mas una situación mental que real… aunque sería una impresora que no recomendaría para quienes necesitan precisión a la hora de imprimir sobre algo preimpreso, como pasa con los contratos de las escribanías que utilizan papel Romaní con renglones preestablecidos.

Características técnicas de la impresora láser Brother 1212W WiFi:

  • Velocidad de impresión: hasta 21 páginas por minuto (tamaño carta)
  • Resolución de impresión: hasta 2.400 x 600 dpi (tecnología HQ1200)
  • Bandeja: capacidad hasta 150 hojas
  • Interfaz: USB 2.0 de alta velocidad / 802.11b/g/n inalámbrica
  • Impresión desde celular: vía la app Brother iPrint & Scan
  • Drivers: para Windows, Mac OS y Linux
  • Ciclo de trabajo mensual: hasta 10.000 páginas máximo
  • Volumen de impresión mensual recomendado: 250 a 1.800 páginas máximo
  • Primera página impresa: en menos de 10 segundos
  • Memoria: 32 MB
  • Seguridad para red inalámbrica: WEP 64/128、WPA-PSK (TKIP/AES)、WPA2-PSK (AES)
  • Velocidad del procesador (CPU Processor): 200 MHz
  • Modo de ahorro de tóner:
  • Tamaños de papel soportado: A5, A4, carta y legal
  • Consumo de energia en reposo/ preparada/ imprimiendo: 0,7 W / 40 W / 380 W
  • Temperaturas operativas: 10 a 32 °C
  • Ruido: 51 dB
  • Dimensiones (ancho x profundidad x alto): 340 mm x 238 mm x 189 mm

Precio: $ 8.900.- (u$s 153.-, valores a setiembre 2019)

Conclusión: Los consumibles son muy baratos, el fusor está regalado y uno puede cambiarlo, y la calidad de impresión es muy buena. Se ve y se siente frágil y es bastante ruidosa aunque dispone de un seteo silencioso, que reduce el ruido a costa de velocidad de impresión. Pero el mayor drama es el seteo para el uso vía WiFi, en donde la Bios de la impresora toma los valores que quiere y no permite personalizarlos del todo. Quizás los usuarios que la usen vía USB no tengan en absoluto este drama pero entonces, ¿para qué pagué un plus de $ 2.000.- por la interfase inalámbrica si la voy a usar con cable?. Si no precisa el WiFi le recomiendo la Brother 1200, igual a esta, mas barata, con el mismo costo de consumibles, con interfase USB y con cero drama para setear.