Tecnología: ¿cómo comprar una barra de sonido?

Volver al Indice – Análisis de Parlantes y Home Theaters

No todas las barras de sonido son iguales; algunas son parlantes standard camuflados y otras sí vienen con sistemas de sonido digital, creando el efecto de un home theater. Potencia, características y detalles que tiene que buscar en su próxima compra de una soundbar.

Tecnología: ¿cómo comprar una barra de sonido?

Por Alejandro Franco – contáctenos

Hay una realidad y es que la mayoría de los parlantes que traen los televisores de alta definición no se escuchan bien. Es una cuestión de física: al ser planos no disponen de caja de resonancia con lo cual la fidelidad es limitada. Si bien es cierto que las marcas de calidad (LG, Philips, JVC, Sony, etc) se dan maña para proveer un sonido potable porque ponen los speakers en la parte trasera en cajas que sobresalen de la base, la sensación de realismo llega a lo aceptable pero no a lo sobresaliente.

Para que la experiencia multimedia de ver una buena película en su televisor HD sea excitante, usted dispone de varias alternativas en materia de audio. La primera, mas antigua y clásica, es la de ponerle un Home Theater un juego de 6 parlantes, 5 satelitales para el efecto de dispersar el sonido ambiente y 1 subwoofer para explosiones – que es engorrosa. En primer lugar, para disfrutar el Home como se debe precisa espacio físico – prácticamente destinar un cuarto de su casa a distribuir los parlantes como indica el manual… y toparse con una maraña de cables que resulta difícil de camuflar -. Segundo, que un Home Theater de un par de miles de pesos (y de marca ignota nacional) se escucha horrible. Se lo garantizo. El subwoofer debe ser el único parlante que suena bien, pero los satelitales son para prenderle fuego debido a que se escuchan agudos y chirriantes como una radio Spica. Si usted va a meterse en el baile de adquirir un Home Theater, cómprese uno decente y gástese cerca de $ 10.000 (valores a Diciembre 2018) en algo de marca. Si quiere, puede comprarse un equipo exótico como unos Sony 8.2 que se vendían hace unos años. Seguramente se escuchará como los dioses.

Si el Home Theater no le convence o se le sale de presupuesto, la segunda alternativa es conectarle un microcomponente a la TV. Suele ser mucho mas barato y satisfactorio, ya que todo el mundo tiene algún equipo de audio en su casa, y con entrada auxiliar. Un equipo con 50 Watts RMS de salida (un microcomponente chico) es lo mínimo, pero si posee algo con 300 Watts RMS o mas, la sensación será gloriosa.

La tercer alternativa (ya en desuso) es la de ponerle un juego de parlantes. Hasta hace unos años se ofrecían juegos 2.1 de marca (Philips, Microlab, etc) que, con 30 Watts RMS, daban un sonido muy potable. Claro, hay cables pero no son tantos como un Home Theater, y usted debe, in situ, encender y regular el sonido de los parlantes. Mi casa está llena de esos parlantes 2.1 y son una alternativa barata para obtener buen sonido por $ 2.000.- o menos. Como siempre, no compre marcas nacionales que sólo son genéricos chinos rechapeados y el sonido suele ser horrendo.

Pero la cuarta opción, que se ha vuelto muy popular en estos últimos tiempos, es la de comprar una barra de sonido. Los cables han sido reducidos al mínimo y, cuando vienen con subwoofer, la conexión es inalámbrica – algo que no me termina de convencer ya que las conexiones inalámbricas, si son similares al Bluetooth, reducen la calidad de sonido; pasamos de audio digital a sonido igual a una radio FM -. Son bajos y largos y calzan justo en el pie de su televisor.

Pero, para saber comprar, primero debe tener en cuenta una serie de requisitos antes de quemar su dinero en un producto insatisfactorio:

  • No compre marcas nacionales, ignotas chinas o las que venden genéricas en los supermercados. La diferencia entre una barra de sonido genérica y una de marca a veces es de cerca de $ 1.000.- y hablamos de una inversión para toda la vida. Compre marcas conocidas (LG, Philips, Samsung, JBL, etc) antes de enroscarse con un clavo disfrazado de alta gama.
  • Fijese si la barra de sonido tiene entrada de conexión digital; eso implica automáticamente que trae un sistema de sonido surround. Esto es, un enchufe cuadrado llamado S/PDIF que manda la señal de audio con el máximo de calidad. Si tiene S/PDIF, entonces la barra tiene capacidad de procesamiento digital y le ofrecera sonido DTS Surround, una experiencia acústica realmente superior (si bien es cierto que las barras de sonido no dejan de ser parlantes 2.1 camuflados). Hay muchas barras de sonido baratas (como la Panacom SB-3500) que no traen esta conexión, solo se conectan via cable en la entrada auxiliar (o sea, el standard miniplug 35 mm), con lo cual no dejan de ser parlantes comunes disfrazados de barras de sonido.
  • No todos los televisores tienen salida de audio digital S/PDIF. Algunos de 32 pulgadas de buena marca lo tienen, y en general casi todos los televisores de 40 pulgadas en mas. Si el dispositivo con S/PDIF está conectado, usted puede elegir (en las opciones de Netflix) escuchar el audio (inglés o español) en salida digital. Y se trata de una experiencia suprema.

Portal SSSM / Arlequin, critica de cine fantastico, de culto, filmes de terror y ciencia ficcion

  • Compre modelos con subwoofer sí o sí. ¿De qué vale gastar unos cuantos miles en un par de parlantes exóticos que solo suenan bien?. El subwoofer resucita el sonido de una película de acción, retumbando con graves y explosiones y proveyéndole una experiencia 100% cinematográfica.
  • Potencia: en la viña del Señor hay barras de sonidos de todos los sabores y precios. La potencia (real) la medimos en Watts RMS y, cuantos más tenga el equipo, mejor. Hay Philips premium con subwoofer a cerca de $ 30.000 y hay hasta JBL (qué gran marca) a precios disparatados. Pero usted puede conformarse con un LG SJ2, que tiene subwoofer y unos mas que respetables 160 Watts RMS de salida. Muchas barras (peladas de subwoofers) traen apenas 30 o 40 Watts RMS y, para lo que cuestan, es un robo. Este LG sale cerca de $ 5.300 y es un buen aparato. La Samsung Hw-k360 con 130 Watts RMS es algo mas salada y sale algo de $ 13.000.-. Hitachi ofrece un modelo extraño donde la barra se transforma en dos parlantes satelitales con forma de columna y un subwoofer chato – el Bthsb-120s32 – a 120 Watts RMS y con un costo de $ 6.900.-. Thonet & Vander tiene el Dunn a $ 5.600 con apenas 50 Watts RMS, pero por ese precio prefiero comprarme el aparatoso juego de parlantes 2.1 Ratsel (de la misma marca) con 66 Watts RMS a $ 7.200.- aunque, claro, no tiene conexión digital. Y Sony y Pioneer tienen cosas parecidas rondando los $ 14.000.-, aunque la barra de LG (o la de Hitachi) parecen las mejores ofertas por debajo de los $ 10.000. No acepte nada de menos de 100 Watts RMS, se terminará arrepintiendo.

No todas las barras son buenas, o dan una potencia y calidad de sonido satisfactoria. Es cuestión de buscar y conseguir precio, y esquivar las marcas inventadas que abundan en el mercado argentino. Relación entre precio y calidad no es imposible, mas para comprar un equipo bueno sin endeudarse hasta el cuello. Siempre hay opciones, solo que hay que saber donde buscarlas.