Tecnología: análisis base cooler para notebooks Cooler Master Notepal L2

Volver al Indice – Análisis de Computadoras, Notebooks y Periféricos PC

La calidad sigue siendo impecable pero… ¿por qué le redujeron la potencia?.

Tecnología: análisis base cooler para notebooks Cooler Master Notepal L2

Por Alejandro Franco – contáctenos

calificación: 4/5 - muy bueno9 años. Eso es lo que duró la base refrigerante para notebooks Cooler Master Notepal X-Slim. Chapeau por la gran calidad del producto. Porque una base de refrigeración para portátiles no es simplemente agarrar un par de ventiladores internos de gabinete y encastrarlos en una base de plástico. El ventilador debe ser grande, rápido y silencioso, la base debe estar alzada y con el piso despejado para permitir la circulación de aire, y debe tener potencia suficiente como para bajarle a la laptop 5 grados de temperatura a fin de evitar que el procesador se estrese y no se produzca un estrangulamiento térmico (ante el exceso de temperatura disminuye su rendimiento o directamente se apaga solo como medida de seguridad – superado un limite prefijado de temperatura – para poder enfriarse hasta límites tolerables). Lamentablemente la Notepal X-Slim comenzó a trabarse en estos dos últimos meses – en realidad la base funciona como una aspiradora que chupa tierra, pelusa, cenizas, etc… todo lo que flote cerca de tu escritorio y que termina mandándolo hacia su motor hasta enredarlo, ensuciarlo y enlentecerlo de manera inevitable – y no hubo manera de poder arreglarlo. La base – compuesta por una rejilla de aluminio atachada a una base de plástico – está empotrada de tal manera que es imposible abrirla sin romperla. En estos años la he sacudido, la he aspirado, le he sacado pelusa a través de la rendija… pero nunca pude acceder al motorcito del ventilador. Si pudiera hacerlo, quizás pudiera limpiarlo y revivirlo por un año mas… o quizás, simplemente, haya llegado el momento de jubilarla.

Hay que pensar en la precariedad que tienen los ventiladores de las computadoras. Son motorcitos de plástico de baja potencia y con partes móviles super frágiles: si se traban por algo, lo mas probable es que se quemen al toque. A mi señora le he comprado toneladas de bases refrigerantes baratas – GTC, Seisa, Panacom – y se rompieron al año o se descalabraron y empezaron a hacer ruido al poco tiempo de adquiridas. No hay caso: en casos así, hay que gastarse unos pesos y comprar la mejor calidad. Y Cooler Master versus un millón de genéricos chinos inservibles es definitivamente mejor calidad. Nadie discute que Cooler Master es excelente en lo suyo.

Con la entrada en coma de la Notepal Slim-X empecé a buscar un reemplazo. ¿Era necesario adquirir una base de ventilación en estos tiempos en donde los procesadores de las notebooks son mucho mas eficientes energéticamente y no recalientan como locos como lo hacían una década atrás?. Y, para lo que lo usa un usuario común (unas horas de Facebook, YouTube, algunos diarios on line todos los días, etc), posiblemente no. Mi señora y mi nena usan sus notebooks i3 de 6ta / 7ma generación sin dramas durante horas, recalentando un poco si te mandás con un juego o video durante un par de horas. Hace 9 años yo tenía una Ken Brown Horizon i3 de 2da generación y, por Dios, esa cosa amenazaba con fundir el escritorio, el piso y llegar al mismísimo centro de la Tierra a lo Síndrome de China. El olor a plástico caliente era impresionante y, aunque la manufactura nacional dejaba que desear, la nobleza de los componentes de Intel sobrevivieron hasta el día de hoy en donde la notebook está archivada, funcionando en perfectas condiciones (salvo la batería que se murió) y esperando un ávido comprador de oportunidades en estos tiempos de Covid, cuarentena y clases escolares diarias por Zoom. Mi notebook actual – una Lenovo i5 de 8va generación – apenas levanta calor, uno la puede tolerar un buen rato sobre la falda y no, no corre amenaza de convertirse en lava líquida por el uso continuo por horas pero…

El punto es que yo uso la notebook de manera intensiva. Diría, brutal. La máquina está prendida fácil unas 20 horas por día, ya sea generando archivos y base de datos o descargando de manera continua cosas de Internet. Y la uso como si fuera un gabinete con su propia UPS, con la tapa baja conectándole teclado, mouse, parlantes y monitor externo. Digo: la idea base de una notebook es tener una central de trabajo portátil que se lleve a todos lados… pero una notebook es terriblemente incómoda para quienes teclean durante horas y horas todos los días. Nadie programa en una portátil tal cual, todo el mundo le atacha al menos un teclado grande y cómodo con altura regulable, cosa de no terminar en el quirófano con un caso de túnel carpiano irremediable. Lo mismo pasa con las dichosas portátiles gamers ¿en serio los jugadores profesionales usa esos tecladitos para masacrar soldados en Call of Duty y participar en torneos internacionales? – cuando lo mas probable es que le enchufes un super teclado y un super mouse y uses la laptop como monitor portátil + procesador. Y cuando en esos casos le das sin asco a un juego en resolución 4K durante horas o procesás miles de registros durante medio día, el procesador / chip gráfico recalienta… no una locura pero lo suficiente para preocuparte por su salud sobre todo si vas a seguir con ese ritmo durante todo un verano con 35° en el interior de tu casa. Considerando que la economía argentina se está yendo al diablo, dejar que tu notebook de $ 130.000 se funda por no comprarle un ventilador externo extra de apenas un par de miles me parece una falta de criterio tremenda.

Así que para los próximos diez años decidí comprarle otro cooler externo Cooler Master. Ya casi no hay en ningún lado; las casas de computación solo ofrecen porquerías chinas porque salen los dos mangos y, como todo lo que ocurre en Argentina, el mercado de tales cosas muestra marcados desequilibrios. ¿Cómo diablos un cooler externo “gamer” (si es que existe tal cosa), plagado con 500 luces LED y fabricado por Mongocho Aurelio en China, va a costar $ 15.000.-??. Lo que sí creo es que hay un descontrol de precios en el mercado gamer, especialmente con cachivaches baratos de terrible calidad que los cobran a precio de oro solo porque traen colores flúo – me pasó hace poco con los precios inflados que cobraban en MercadoLibre por un pack gamer de teclado, mouse + auricular de Genius que no debería valer mas de $ 1.500.- (porque ni siquiera el teclado viene con luces LED sino que apenas trae 4 teclas pintadas de rojo!) y lo vendían a cuatro veces su precio original -.

Sobre las bases Cooler Master, lo que queda en el mercado argento son tres o cuatro modelos: están las Notepal D1 (que es de aluminio) y D-Lite ($3.900.- una, $ 2.600.- la otra) que son de esas plataformas cortas que ocupan la mitad de la base de la notebook, te la levantan y refrigeran, pero no son muy estables si vas a escribir sobre ellas (además esas bases vienen con dos ventiladores chicos); y luego estaban la Notepal C2 ($ 4.500.-) y la L2 que nos ocupa, las que toman toda la base de la notebook, soportan una portátil de hasta 17 pulgadas y traen un único y enorme ventilador que es lo que estaba buscando. Al final me decidí por la Cooler Master Notepal L2 ($ 3.900.-, MercadoLibre, valores a Enero 2021) por el tamaño, el ventilador grande, los conectores USB y por el simpático LED azul de base que está prácticamente al divino botón ya que con la máquina encima no se ve ni a palos. A los dos días estaba en casa.

El primer detalle que llama la atención es que la base no es regulable: tiene un ángulo fijo de 8º, la altura del borde pequeño es de 2.7 cm mientras que la parte mas alta llega a 4.7 cm. Es decir, es bastante alta como para las muñecas de cualquiera (a los 2.7 cm agregále el grosor de tu notebook) y pienso que para un usuario standard – que escribe bastante de manera diaria en su portátil – la altura le va a parecer incómoda salvo que le pongas una almohadilla acolchada de descanso que te levante y soporte las muñecas. A diferencia de su antecesora X-Slim el cable de alimentación de la Notepal L2 es desacoplable, es un cable de cómodos 50 cm de largo con un enchufe macho micro USB para la plataforma y una hembra USB standard para conectar a la laptop. Como la operación implica la pérdida de un puerto USB (a menos que use un HUB multiplicador), la Notepal L2 viene con un puerto USB 2.0 extra para conectar cosas simples como un ratón o un teclado.

Es silenciosa. Es bonita. Tira aire… pero no es tan potente como la Notepal X-Slim. Puede que Cooler Master esté retaceando poder porque las notebooks modernas calientan muchísimo menos pero… ¿qué diablos?. ¿Y si yo la quiero para ponerle encima una vieja laptop Pentium IV que recalienta como mil demonios?. La X-Slim iba a 1.400 RPM (con un margen de +/- 15%, dando 70 CFM de flujo de aire). En cambio la Notepal L2 va a 1.000 RPM con igual margen de error (y solo 56 CFM). Que esté llena de agujeros, que el ángulo de ventilación sea bueno, que tenga un centímetro de distancia al piso (en vez de estar pegada al suelo como era la X-Slim) y que traiga un bonito e inútil LED azul no quita que debería ser mas rápida y refrescar mas. Una laptop bien refrigerada prolonga la vida útil del procesador y los circuitos, en especial si la usás en un verano tan terrible como éste.

Es algo cara, la calidad de terminación es excelente, la marca lo amerita… pero 400 RPM menos es una diferencia muy grande (y no es que el resto de los modelos actuales de Cooler Master vayan mas rápido que eso), y es algo que no deberían haber tocado, al menos por los centavos que se ahorraron con los materiales de construcción del ventilador central. Esa es la única pega que le encuentro – como usuario veterano de bases refrigerantes – en un producto a todas luces intachable.

Características técnicas de la base refrigerante externa para notebooks Cooler Master L2

  • Color negro
  • Materiales: plástico, rejilla de metal, goma
  • Peso 0.64 Kg
  • Dimensiones 379 x 285 x 27.5~47.5 mm
  • Dimensión del ventilador 160 x 160 mm
  • Velocidad del ventilador 1000 +- 15% R.P.M.(velocidad única)
  • Airflow 56 CFM
  • Nivel de ruido (dB-A) 31 dBA
  • Energía USB 5V DC
  • USB: 2.0 x 1 / micro USB x 1
  • Consumo 0.21A, 1.01W
  • Soporta hasta laptops de 17 pulgadas

Precio: $ 3.900.- (u$s 26.- aproximadamente, valores a Enero 2021)

Conclusión: la calidad de construcción sigue siendo muy buena – y probablemente las cooler pads estén de mas en un mundo de procesadores modernos y eficientes que apenas calientan -, pero retacear 400 R.P.M. en la perfomance del ventilador (respecto de los modelos anteriores de Cooler Master) es una decisión discutible. Quienes compran esto tienen un serio problema de temperatura con sus laptops o desean una base refrigerante potente que prolongue la vida útil de su equipo bajo uso intensivo.