Tecnología: review disco SSD Crucial BX500 480 GB

Volver al Indice – Análisis de Computadoras, Notebooks y Periféricos PC

Es barato y super veloz; el tema es… ¿se banca un uso super intensivo, descargando / instalando / borrando toneladas de programas y juegos todos los santos días?.

Tecnología: review disco SSD Crucial BX500 480 GB

Por Alejandro Franco – contáctenos

calificación: 4/5 - muy bueno“I feel the need… the need of speed”, dirá Tom Cruise. O Jeremy Clarkson. No importa. En realidad siempre fui pragmático con los recursos limitados que dispongo, así que siempre privilegié utilizar mi presupuesto comprando elementos de buena calidad y de prestaciones parejas antes que tener p.ej. la super placa de video y verme obligado a comprar un disco duro chiquito con las monedas que me quedaban. Es por eso que siempre tuve (y sigo teniendo) discos mecánicos. A finales del 2021 me armé una computadora gamer (y que me sirviera también para minería) y le puse un Seagate Barracuda de 2 TB que en ese momento salía $ 8.000.- (hoy me parece que eso hubiera ocurrido hace 30 años al ver cómo los precios se están disparando desde principios de Julio 2022 con la corrida del dólar). ¿Tenés que esperar algunos segundos / minutos mas a que arranque Windows o cargue un juego?. Y sí, claro, porque… ¿cuál es el apuro?. Total, tengo capacidad como para instalar unos 40 juegos, miles de películas y millones de temas en MP3.

Mientras que un disco mecánico de buena marca es barato e indestructible – yo tengo discos de hace 20 años de 20 / 40 GB que funcionan muy bien, mas allá de algún pequeño sector defectuoso producido por el obvio desgaste del paso del tiempo -, por el otro lado poseen un enemigo acérrimo e imparable y se llama Windows. Mi Barracuda tiene velocidades mas que aceptables de booteo y carga de programas pero, cada vez que Windows descarga e instala una actualización, las cosas se descompaginan mal: la perfomance se degrada brutalmente, uno tiene que salir corriendo a limpiar archivos temporales y depurar el disco duro (sobre todo de los residuos de actualizaciones anteriores de Windows), amén de correr el programa de desfragmentación. Es medio día dedicado a recuperar la perfomance del disco, eso sin contar con la ejecución de rutinas de mantenimiento de Microsoft (los dichosos scanhealth / restorehealth / startcomponentcleanup que se ejecutan desde la línea de comandos con privilegios de administrador), las cuales comen tiempo y paciencia. A esto se suma mi volatibilidad con la instalación de juegos y programas, la cual es casi constante y que termina con restos de programas regados por allí…  y, en esos momentos de lucha, uno comete el peor error de todos que es ejecutar un programa de limpieza tipo CCleaner. Un engendro que te arranca pedazos de registro de Windows y que – una vez que caíste en el vicio – no terminas de salir nunca, empantanando las cosas cada vez mas.

Es probable que la mayoría de mortales no sientan los efectos de un registro masacrado por un agresivo programa de limpieza – a lo sumo que tu computadora vaya mas lento – pero, en otros casos, la carnicería termina dando lugar a errores imposibles de obviar. En mi caso yo ejecuto programas de diseño web – uso WordPress como CMS y convierto las miles de páginas de mis portales en una masiva caterva de archivos HTML imposibles de hackear mediante un plugin como el WP Static HTML Output -… y cuando el registro de Windows está manoseado, la reconversión HTML de WordPress se ve seriamente comprometida. Genero miles de archivos en un proceso que dura entre tres y cuatro horas pero, al revisarlo, pronto descubro que de 2.500 páginas web convertidas al menos un 10% de ellas están en blanco o con errores de conversión. Eso no me había pasado nunca y, después de una investigación intensiva, termino por descartar que se trate de un problema de memoria RAM. La conclusión obvia es que se tratan de errores de generación de archivo y escritura en disco – como pequeños ACV que sufre la computadora en el proceso; siempre produce 10 / 13 archivos por minuto y, de pronto, durante media hora solo genera 5 o 6 archivos vacíos… hasta que vuelve a retomar el ritmo normal de los 10 / 13 archivos por minuto  -. No solo termino subiendo sitios web retaceados sino que incluso afecta mi perfomance publicitaria en Google, disminuyendo mis ingresos con AdSense ya que declaro una cantidad de artículos web online, de los cuales solo el 90% están enteros (y, entre los que faltan, están algunas de las secciones mas visitadas de los portales).

Para evitar seguir renegando la opción mas rápida, segura y viable es poner un nuevo disco duro. Ahí las sorpresas se acumulan porque el disparatado costo que antes tenían los discos sólidos ha bajado drásticamente. Hoy en día (Julio 2022) podés tener un disco SSD o un M.2 (que es aún muchísimo mas rápido y eficiente) de 480 GB por unos 8.000 / 9.000 pesos. y mientras que el M.2 me hacía agua la boca, por otra parte tenía el drama que la motherboard que tengo (un Asus Prime H510M-E) es tan chiquita y compacta que todos los slots están prácticamente pegados uno con el otro. Si armara una computadora desde cero no habría drama – uno va instalando las cosas en orden – pero tengo instalado un disipador Cooler Master Hyper 212, el cual es tan grande como un edificio de departamentos de 8 pisos. En la práctica la mitad del slot donde iría el M.2 queda debajo del cooler (no lo toca porque hay una luz de dos cm entre disipador y mother), así que habría que remover el gigantesco disipador, poner el M.2, conseguir el dichoso tornillito que lo asegure y después renovar la pasta térmica / reinstalar el disipador, algo que requiere paciencia, delicadeza y fuerza y que no estoy dispuesto a hacer por mi cuenta por temor a arruinar algo. ¿La opción mas segura?. Poner un SSD en la otra punta del gabinete, algo que es mucho mas cómodo y rápido de instalar. Igual que el M.2 se precisan los tornillos especiales para adosarlo (en el gabinete Aerocool Bolt los SSD van verticales) así que mas vale que vaya a una casa de computación, se compre los 4 tornillitos para fijarlo así como un cable de datos SATA III.

Habiendo variedad y cantidad de discos SSD en mercado (y a precios accesibles), terminé pidiendo consejos a conocidos  del ramo para que me recomienden un disco específico. Mi candidato era el Western Digital WD Green de 480 GB (el azul es mas costoso pero mas veloz y durable) pero mi amigo lo desaconsejó, lo mismo que los Kingston SSD. En cambio me recomendó efusivamente los SSD de Crucial, ya que eran mas rápidos que el resto (al menos dentro de ese rango de gama) y el precio era muy accesible. Terminé adquiriendo un Crucial BX500 de 480 GB a $ 8.800.- (precios a Julio 2022, Mercado Libre… aunque a la semana siguiente el disco subió a $ 9.300.- y, al momento que publique la nota, seguramente estará alcanzando los $ 10.000.- debido al precio descontrolado del dólar que sube todos los días). Me llegó, lo desempaqué y comencé a instalarlo.

Lo primero que recomiendo es que, antes de instalar, agrande los agujeros que trae el disco. El método mas simple es ponerle los tornillos, forzarlos un poquito – no siempre el agujero es similar en diámetro al tamaño del tornillo, hay milésimas de milímetro de diferencia – y sacarlos. Como los gabinetes gamer son mas estéticos que ergonómicos, a los diseñadores solo les interesa la vista exterior porque la disposición de periféricos internos es horrenda – fuentes y discos mecánicos ocultos bajo un piso interno super estrecho e incómodo; distancias gigantes entre conectores y fuentes, con lo cual a veces los cables quedan tirantes; los discos SSD colocados de manera vertical y con los conectores de datos / energía a veces chocando entre sí con el disco que tienen encima; memorias RAM pegadas a los coolers si estos son muy grandes -. Por eso hay que tener los agujeros de fijación del SSD ampliados y cómodos, ya que uno va a llevarse una desagradable sorpresa al meter la mano (y el aparato) en una maraña de cables y ubicarlo en el lugar mas incómodo del gabinete. Resuelto esto, lo que hay que hacer es conseguirse un pen drive booteable de Windows 10 y un número de licencia a mano. Si busca en Google, Microsoft tiene una sección en la página oficial donde puede bajar una herramienta de creación de pen drive booteables (o, si quiere, bajar una ISO para crear un DVD de arranque); uno elige la versión a instalar (Windows 10 de 32 / 64 Bits o ambos por si quiere estar preparado para todo e instalar Windows en una computadora con procesador mas viejo o single core) y en cuestión de minutos tiene el pen listo para usar. Lo que sigue es arrancar la computadora, apretar F2 / tecla DEL para entrar en la BIOS y elegir que el pen drive sea el primer dispositivo a buscar para bootear la máquina. Por otro lado, si usted conectó bien los cables, debería aparecerle la presencia del SSD de 480 GB (le recomiendo, si su caso es como el mío, desconectar el cable de datos / energía del disco mecánico para no meter la pata y formatear el disco que ya tenía!). Reinicia, lee el pen drive, elige instalar Windows 10 y apenas unos minutos después… ¡voilá!. El milagro. Instalar Windows 10 no llevó mas de 10 minutos de instalación entre lo que el pen drive escribió en el disco recién formateado y lo que terminó por bajar de Internet ya que puso un driver genérico para habilitar la placa de red. Toda una maravilla considerando que yo soy de la generación que se pasaba una noche en vela instalando Windows 98 / 2000 / XP y reiniciando la máquina cada dos o tres horas hasta que el sistema operativo estuviera completamente instalado y funcional.

Por supuesto el desempeño del Crucial BX500 es una maravilla. En menos de un minuto mi máquina arrancó y ya estaba en Windows 10 con todo cargado y listo para hacer mi primer click. La velocidad de instalación de programas es brutal (lectura: 540 MB/S; escritura: 500 MB/S) en comparación al modesto y venerable Barracuda mecánico (lectura: 213 MB/S; escritura: 208 MB/S), pero nada que ver con cualquier M.2 del mercado que le pasa el trapo (3.500 MB/S!).

Por supuesto no todas son rosas. Mientras que el disco duro mecánico es prácticamente eterno – precisa años de uso intensivo para comenzar a presentar fallas y, aún así, puede seguir usándose con sectores defectuosos (dejás aislado el directorio / archivo que no se puede leer / usar e instalás en el resto del disco) -, los discos sólidos tienen una vida útil mas corta… al menos en teoría. Las celdas no se bancan eternamente la escritura / borrado de datos y tendrían un número limitado de usos. Lo que ocurre con esto es, como todo en la vida, depende del uso que le des. Si sos un usuario pasivo que lee el diario en el navegador, usa Facebook y ve videos de YouTube, el SSD va a durarte décadas. El tema es cuando empezás a grabar datos en el disco con mayor intensidad – por ejemplo descargar decenas de películas simultáneamente o estar instalando / borrando programas y juegos de decenas de GB todo el tiempo – porque las celdas de memoria Flash NAND del disco sólido se desgastan. Para el Crucial BX500 la vida útil estimada es de 160 TBW (terrabytes escritos). Si vamos a un ejemplo práctico, supongamos que instalás Cyberpunk 2077, un juego que consume 60 GB. Cada vez que jugás no hay un desgaste, el disco sólo se gasta cuando guardás un archivo con el avance del juego (cuyo tamaño es realmente mínimo). El tema pasa por si desinstalás Cyberpunk 2077 e instalás otro juego tan grande como ese… y ahí llegaste a 160 GB de desgaste. y si repito la operación (corro el juego, al tiempo lo borro e instalo otro de similar el tamaño) 2.600 veces, ahí llego a los 160 terrabytes escritos. Pero, por supuesto, todo esto una previsión teórica porque a) la tecnología SSD es relativamente nueva y no está tan madura y perfeccionada como los discos mecánicos, los cuales existen desde las épocas de las computadoras XT /AT de los años 80; b) se tratan de estimados teóricos; c) nadie instala / desinstala un solo juego hasta el hartazgo sino que hace un uso mixto de las utilidades que puede obtener de una computadora. Por ejemplo, yo puedo tener 3 o 4 juegos instalados de manera permanente porque nunca me aburro de ellos, y después me la paso probando juegos nuevos en lo que queda del disco (por ejemplo, en los 200 / 300 GB restantes), lo que significa que la segunda mitad del disco es la que va a sufrir el desgaste por escritura en vez del sector de arranque, donde está Windows y donde figuran mis juegos favoritos que no borro nunca.

Mientras todo esto resulta disperso y mareante – un uso intensivo de un SSD (borrando / instalando archivos, juegos, programas o por una descarga intensa de cosas vía el navegador) que fuera de 90 GB diarios le daría una vida útil de 5 años… que no significa que a los 5 años y 1 día el disco reviente por los aires sino que es pasible de empezar a experimentar con fallos de grabación / lectura -, la realidad es que no todos nos portamos como unos locos con la computadora y las instalaciones. Un SSD standard no es una bomba de tiempo que esperamos que explote en algún momento pero sí es cierto que no es recomendable para alguien que le da brutales palizas diarias por la sencilla razón que le acorta el tiempo de vida útil. Por ejemplo, este SSD de Crucial no se lo recomendaría a un tipo que descarga toneladas de GBs todos los días (sean juegos, música, programas, películas) durante horas y horas. y tendría mis reparos para un diseñador multimedia – los que trabajan con edición de video o utilizan motores gráficos para crear niveles masivos de juegos, presentaciones 3D, etc – ya que superan con facilidad los 200 GB escritos por día. Para ellos hay dos opciones: la popular es que tenga un combo de discoslos programas fijos + Windows en el SSD como principal, y todas las descargas, juegos y archivos de datos de modificación constante van en un disco mecánico enorme instalado como secundario, el cual es el que recibe todo el desgaste y se lo banca mucho mejor -; y la mas cara que es instalar un disco sólido con memoria DRAM incorporada, la que prolonga la vida útil del disco y soporta mejor las palizas pero resulta algo mas costoso (amén de que tiene 5 años de garantía en lugar de los 3 del BX500, y su durabilidad estimada es de 180 TBW). En el caso de Crucial el modelo con DRAM es el MX500, el cual está super recomendado por los especialistas (como Tom’s Hardware). En Argentina el Crucial MX500 se consigue a $ 12.000.- (valores Julio 2022), un costo de adquisición 50% superior al BX500.

Por el momento estoy mas que conforme con el Crucial BX500. Incluso mi disco anterior (el Barracuda mecánico de 2 TB) quedó como secundario y lo veo perfectamente desde el Crucial que uso como arranque – y, en caso de emergencia, puedo cambiar el orden de booteo y volver a arrancar desde el mecánico por si tengo que hacer algún salvataje de datos -. El inicio de Windows es super veloz – algo que no veía desde que tenía una notebook Lenovo con memoria Optane instalada -, la navegación es rápida, la instalación de programas consume un 50% menos de tiempo… y hay menos problemas de fragmentación. Incluso el BX500 se puede instalar en una notebook de hace unos años y, con su mayor velocidad, le inyecta nueva vida a la portátil. Desde ya es una compra super recomendada para potenciar su PC aunque, si usted hace uso intensivo de la computadora, posiblemente le convenga mas un SSD con caché DRAM o un combo de SSD barato + disco mecánico de gran tamaño.

Características técnicas disco duro SSD Crucial MX500 480 GB

  • Capacidad: 480 GB
  • Interfaz: SATA III
  • Protocolo: AHCI
  • Tamaño: 2.5”
  • Grosor: 7 mm
  • Lectura secuencial: 540 MB/s
  • Escritura secuencial: 500 MB/s
  • Durabilidad: 160 TB
  • Precio: $ 8.800.- / u$s 30.- (valores a Julio 2022)

Conclusión: aún cuando no es el disco sólido mas rápido del mercado (ese privilegio le pertenece a los M.2), la perfomance es asombrosa. Precio ideal, gran velocidad de lectura y escritura. Como disco de booteo es fantástico y va bárbaro para instalar programas de uso permanente: pero si quiere bajar toneladas de GBs en archivos, programas y juegos y estar instalando / desinstalando todo el tiempo le conviene derivar esas tareas en un disco mecánico instalado como secundario para no estragar la vida útil del SSD.