Tecnología: review monitor Samsung F24T35 24″ Full HD

Volver al Indice – Análisis de Computadoras, Notebooks y Periféricos PC

La excelente definición de colores, la brillante pantalla IPS y el extra de una frecuencia de 75 Hz hacen que la diferencia de precio – sobre monitores del mismo segmento – valga la pena.

Tecnología: review monitor Samsung F24T35 24" Full HD

Por Alejandro Franco – contáctenos

calificación: 5/5 - excelenteHace mas de 11 años que tengo un Samsung LED S20B300 de 20 pulgadas que me ha dado millones de satisfacciones; y aún hoy, después de tanto tiempo, anda impecable como el primer día. Seguro que podría seguir 20 años mas con el mismo monitor – tengo un LCD SyncMaster 933 de 18.5″ guardado, que anda joya, y eso que tiene mas de 16 años; cosa curiosa: el mercado de los monitores usados es uno de los que menos se mueve (hace años que quiero venderlo y nadie oferta) y asumo que es porque la gente desconfía y piensa que te venden pantallas con pixels muertos o problemas de estabilidad y color de imagen, cuando en realidad los monitores bien construidos (y bien cuidados) conservan la calidad de imagen del primer día – pero quería tener algo nuevo, mas potente y moderno. En primer lugar, si tengo un gabinete gamer (aunque sea de gama media, un i5 10400F con 16 GB RAM y una RTX 2060 de 12 GB) debería dar el salto a un monitor con señal digital vía HDMI – el S20B300 es VGA, analógico, y lo uso con un adaptador VGA to HDMI -, y dejar que la GPU cabalgue a todo lo que da sin las limitaciones de calidad de la señal VGA; segundo, porque el S20B300 funciona maravilloso casi todo el tiempo… excepto cuando debe visualizar escenas nocturnas o muy oscuras – como el final de Godzilla 2014 o secuencias de los juegos Far Cry donde uno se mete en una cueva con una linternita miserable -, en donde el contraste es pobre y uno debe adivinar lo que ocurre en pantalla (o debe toquetear mucho los controles de brillo y contraste). Tercero, porque el S20B300 es HD+o sea, 1600×900 -, la cual era una resolución bárbara para conseguir monitores económicos no mucho mas caros que los que venían en resolución 720p… pero ahora el Full HD es el standard y las tecnologías han avanzado hasta lograr pantallas de calidades increíbles. Y, ya que estamos, por qué no irnos al carajo y saltar a una pantalla grossa de 24 pulgadas – es cierto, soy enemigo de pantallas tan grandes en escritorios chicos (lo he probado en carne propia con el monitor de mi primo) y creo que 20 o 22 pulgadas son el tamaño ideal salvo que se dedica a la edición multimedia / ilustración / diseño, etc -.

El tema es ver la tecnología que traen y analizar los candidatos. Están las pantallas TN, que son bastante comunes y accesibles pero sólo consiguen su mejor ángulo de visión cuando uno está enfrente y los colores se ven algo lavados. Las pantallas IPS, en cambio, tienen la misma visualización desde cualquier ángulo y los colores son muy brillantes. Por contra las pantallas TN tienen tasas de refresco mas altas – por eso atraen mas a los gamers veteranos -, y las pantallas IPS suelen tener el defecto habitual del “bleeding” o fuga de luz – con una habitación totalmente a oscuras se distinguen rayos de luz entre las uniones de los plásticos laterales; también es cierto que mucho de esto depende de la calidad del armado -. A primera vista el TN se veía razonable por tamaño y buen precio.

Lo primero que empezó a tentarme fue un monitor TN de Philipsel Philips 221V8 -, el cual se encuentra a un precio realmente muy accesible – $ 43.000.- o u$s 122.-, MercadoLibre, valores a enero 2023 -. Si ése era 22 pulgadas, después tenés el tamaño siguiente de 24″ a sólo $ 46.000.- y 6 cuotas fijas e iguales de $ 7.666,50. Grande era mi tentación por clavarle las garras pero había un par de detalles que me ponían en duda: Philips podrá ser una marca super conocida pero no tengo idea qué tan bueno es haciendo monitores. El otro punto es que todos lo promocionan como LCD. El tamaño tampoco es exacto – por el bisel el monitor pierde media pulgada de la pantalla, o sea que hablamos de 21.5 o 23.5 pulgadas reales en vez del tamaño que publicitan -. ¿Valía la pena engancharse con semejante inversión para algo que uno va a usar todos los días durante años y después toparse con alguna limitación o aspecto a medio cocinar?.

El tema de las cuotas fijas – en una época de inflación salvaje – implicaba también que, por un ligero esfuerzo mensual, podía acceder a algo mejor pagando un poco mas de cuota… así que empecé a ver los Samsung y terminé decantándome por un Samsung F24T35 24 pulgadas IPS Full HD a $ 57.600.- (u$s 164.-, MercadoLibre, valores a enero 2023). Debo aclarar que, como la economía argentina está totalmente descalabrada, el precio del monitor puede variar salvajemente de una semana a la otra: el lunes 1 de enero entró en vigencia un impuesto del 3% a toda la industria electrónica y el mismo proveedor que me vendió llevó el modelo a $ 63.999.- (y aunque dice Mercado Libre Electrónica, asumo que ML actúa como intermediario de Samsung Argentina, ya que era el mismo precio que figuraba en su página oficial, incluyendo el precio original sin rebaja y la facilidad de pago en 6 cuotas). En cambio otros proveedores mas pequeños, posiblemente acuciados por la sequía de ventas del verano, lo llevaron a $ 52.037.-. Incluso por fuera de ML he visto el mismo Samsung por debajo de los $ 50.000.- siempre y cuando abone en un pago con efectivo o transferencia bancaria.

El ensamblaje del Samsung F24T35 es muy rápido: solo tres piezas y tres tornillos. Puede montarse en la pared vía adaptador VESAaunque contradice las recomendaciones de fábrica de poner una distancia de 10 cm entre pared y parte posterior para que tenga una buena ventilación – y, en lugar de una pata única y central trae un par de patas en V que le van a resultar incómodas a mas de uno porque son muy grandes – ocupan 40 cm de largo por 20 cm de profundidad! – y no necesariamente garantizan que el monitor no se sacuda si uno mueve el escritorio o machaca con fuerza el teclado. Montado, la pantalla queda a 10.5 cm sobre el escritorio, lo cual puede resultar un incordio para bastante gente – como la altura no es regulable, es bastante complicado armarle un soporte adicional tan grande para levantarlo unos centímetros (con una base standard antes uno solía usar una resma de papel o, en mi caso, eran dos cajas de DVD!) -. Por suerte no tengo problemas con el tema de la altura porque mi escritorio es chico e increíblemente bajo – 75 cm de altura; incluso tengo que usar la silla gaming al ras, sin tocar la palanca de gas -, con lo cual el Samsung F24T35 queda a la altura de visión perfecta, pero asumo que yo estoy entre el 5% de la población que posee una configuración tan corta y peculiar. Lo único que se puede regular es el grado de inclinación y con un toque queda inmediatamente cómodo.

En general el drama frecuente de los monitores es la interfase para regularlos. Algunos vienen con botones, otros con sensores (como el S20B300). El Samsung F24T35 viene con una especie de joystick en la parte trasera, un botón alto y largo al que hay que pulsar una vez para encenderlo. Luego hay que empujarlo con el dedo hacia arriba para activar un menú en cruz que aparece en pantalla y luego mover el botón en la dirección correcta para saltar sobre el parámetro que desea regular (el click en el botón funciona como enter, activa el parámetro y permite regularlo moviendo el pulsador hacia la derecha o la izquierda; otro click confirma el parámetro y permite volver al menú principal). Lo que parece endeble y rebuscado termina siendo sorprendentemente práctico y es por lejos la mejor interfase de monitor que he usado en toda mi vida.

El Samsung F24T35 viene con varios chiches; no diré que exploré todos, pero mencionaré los que probé y terminé usando. Para empezar no es un monitor gamer en el estricto sentido de la palabra (120 Hz o mas de tasa de refresco) sino que funciona como un gamer “lite” con 75 Hz, lo que te da una mejor experiencia de juego en vez de los 60 Hz de los monitores standard (podés llevar la perfomance a 75 FPS y, con V-Sync, la animación se ve mas fluída). Si tiene una GPU AMD Radeon el monitor trae FreeSync, un gadget que te permite que tu monitor camufle el tearing cuando el juego va a mas de 75 FPS. Como lo mío es lo single player, yo con 75 FPS / 75 Hz estoy mas que contento, y las especialidades como ésas van para los gamers online veteranos.

Hay dos aspectos cruciales en el Samsung F24T35: usarlo como monitor de oficina / entrecasa y usarlo para juegos. En el primer caso la pantalla se ve apabullante – es como un reactor nuclear a medio metro de tus ojos – y es necesario aplicar medidas correctivas. Esto se da mucho cuando usas aplicaciones con fondo blanco, sean pantallas del navegador o de una aplicación Office. Pero basta con usar el seteo Estandar y el brillo se rebaja hasta el 55%, lo cual es mas que tolerable y obtiene la calidad y el descanso de vista similar a un monitor de tamaño y brillo standard. Ahora todo depende de su distancia a la pantalla (lo que le recomiendo es desactivar el regulador automático de contraste, que dependiendo de lo que vea en la pantalla aclara o oscurece de manera autónoma y termina siendo un incordio a los 5 minutos de usar el monitor), y de ajustar el tamaño de las fuentes / porcentaje de zoom mediante seteos del navegador o configuración de pantalla de Windows.

(Nota: En Windows, para ponerlo en modo 75 Hz, uno debe ir a Configuración de Pantalla / Configuración de Pantalla Avanzada y setear la frecuencia de actualización en 74.973 Hz).

En cambio para ver videos y jugar juegos, debe incorporar seteos personalizados. Uso un seteo Personal (customizable, que es el Estandar pero con el brillo que le regulé al 88%), activo el Modo Juegoque brinda colores muchísimo mas vivos – y puedo optar por el tiempo de respuesta Estandar, Rápido o Muy Rápido que reduce al máximo los milisegundos de respuesta. No todos los juegos se bancan el tiempo de respuesta Muy Rápidoen el Call of Duty Modern Warfare Remastered la pantalla se distorsiona bastante, hay problemas de fluidez y nitidez, hay que rebajarlo a Estandar -. Por el otro lado puede elegir la gama de Negrosentre Normal y Bajo -. El seteo Negros – Bajo + Modo Juego – Muy Rápido te da una pantalla hiperbrillante de colores fuertes y negros impecables, como si fuera un seudo HDR y te hace revivir cualquier juego viejo como si fuera uno de última generación (Batman Arkham City se ve como si fuera 4K!). El drama con el seteo de Negros es que, en escenas muy oscuras (cuevas, callejones, etc) puede que distingas muy poco y precises pasar a Negro – Normal, donde ves muy bien todo sacrificando un poco el excesivo contraste. Idem pasa con paisajes muy realistas e iluminados como el excelente Far Cry 5, el cual es una fiesta para los ojos, pero con un seteo Modo Juego, Tiempo de Respuesta – Muy Rápido y Color Negro – Normal va perfecto mientras que los mismos seteos en valores extremos se ve solarizado como si hubiera una bomba atómica en vez del cálido Sol que ilumina las praderas de Montana. El pasto pierde nitidez y se ve como una masa uniforme de oro brillante careciendo de la naturalidad de la estética que caracteriza el juego. La conclusión es que va a tener que agarrarle la mano (no es para nada difícil, mas con la comodidad de la interfase del joystick) y aplicar seteos personalizados diferentes según cada juego, pero ese pequeño esfuerzo extra paga jugosos dividendos a la hora de obtener una experiencia visual sublime.

El tema es obvio: uno tiene una galería de juegos construidos con distintos engines en distintas épocas y pensados para distintas resoluciones. Una cosa es Ciudad Gótica de noche, otra es ir por los corredores metálicos y los escenarios fantasiosos de Doom Eternal y otra corretear por las pasturas de Montana en Far Cry 5. Con el seteo adecuado (que no lleva mucho tiempo averiguarlo) la calidad de imagen es excepcional y la perfomance formidable. Como suelo usar la sincronización de imágenes, la fluidez y calidad de fotogramas (siempre con seteos de calidad Ultra) es notable y hasta el juego gana en efectividad. Call of Duty MW2 Remasterizado parece haber ganado en intensidad y las oleadas de enemigos son mas agresivas y eficientes, y eso que hablamos del modo Profesional (o lo que sería el seteo de dificultad Normal en cualquier otro juego), simplemente porque ahora no hay cuellos de botella entre monitor, GPU y procesador. Realmente los juegos se ven como nunca, incluso los mas viejos; ni que hablar si aplica algún truco como el DSR de Nvidia, que podés jugar de manera escalada a una resolución superior a la del monitor (yo juego Far Cry 3 que es del 2012 con una resolución DSR 2K y se ve super vívido e intenso para ser un juego del 2012!).

Todo se trata de graduación y descubrir los secretos. No creo que el Samsung F24T35 sea complicado de setear, y la interfase con el joystick es realmente muy fácil de manejar. Mientras que setear juegos es muy fácil, he tenido que meter mas mano con los seteos de “oficina” (para decirlo de alguna manera), para ver un tamaño de letra decente y nítida y un nivel de blanco que no te enloquezca. Pero la pantalla IPS es simplemente perfecta, tiene capacidad de sobra para regularla con la intensidad de brillo y contraste que uno desee. Como decía mi abuelo, mas vale que sobre y no que falte, y acá hay posibilidades de sobra para customizar el monitor como se le de la gana. Para ser una pantalla gama media – no es 4K, no tiene HDR, no tiene 120 Hz o mas; si quiere algo superior Samsung tiene los monitores serie G de 144 Hz de tasa de refresco y que arrancan en los $ 100.000 – es un todo terreno que se ve – y trabaja – como una pantalla de prestaciones superiores. Y no hay caso: Samsung es Samsung y, para mí, son los únicos monitores que valen la pena por perfomance y durabilidad aunque uno deba abonar algunos pesos extra.

Características técnicas del monitor Samsung F24T35 24″ IPS Full HD

  • Monitor LED de 24 pulgadas con resolución Full HD 1920 x 1080
  • Tamaño real de pantalla: 23.8″ / 60.4 cm, diseño de borde fino
  • Color: azul y gris oscuro
  • Dimensiones: 53.92 (ancho) x 42.53 (altura) x 23.2 cm (profundidad)
  • Pantalla IPS
  • Brillo: 250 cd/m2
  • Contraste: 1000: 1
  • Relación de aspecto 16: 9
  • Tiempo de respuesta: 5 ms
  • Frecuencia de actualización 75 Hz
  • Ángulo de visión Horizontal: 178 ° / Vertical: 178 °
  • Conectividad  1 x HDMI 1.4 / 1 x VGA (D-Sub)  (incluye cable HDMI)
  • Reclinable (- 2º / + 20º), no tiene capacidad de giro horizontal
  • Tecnología FreeSync para usar con GPUs AMD / Radeon
  • Montura VESA para pared 10 x 10 cm
  • Manejo de seteos mediante Joystick incorporado en el botón de encendido
  • Modos: Descanso de Ojos / Ahorro de Energía Plus
  • Imagen: Modo Estandar / Personal (customizable) / Cine / Contraste Dinámico / Modo Descanso Ojos (blanco, negro, escala de grises)
  • Modo PC y AV (audio – video, como para conectar a una consola)
  • Controles de Brillo, Contraste, Nitidez, Gamma, Brillo dinámico, Detección de fuente, Customización encendido luz LED
  • Modo Juego con colores de alto contraste y selector de tiempo de respuesta (ms) Estandar / Rápido / Muy Rápido
  • Relación de pantalla 4:3, 16:9 o automático
  • Modo autodiagnóstico
  • Peso: 2.4 kg

Precio: $ 57.600.- (u$s 164.- aproximadamente, valores a Enero 2023)

Conclusión: es grande, muy brillante y con capacidad de contraste de sobra; pero como el acceso a la interfase de control mediante el joystick trasero es realmente muy fácil de manejar, no es en absoluto difícil dar con los parámetros adecuados y setearlos de acuerdo a lo que requiere cada juego (o armar un seteo standard para navegador y aplicaciones Office). Los 75 Hz te brindan una mejor experiencia gamer por encima de los monitores standard y el Modo Juego te da unos colores muy vivos como un HDR lite. Es realmente un monitor formidable con grandes prestaciones, en donde la diferencia de precio (sobre monitores similares del mercado) vale realmente la pena abonar.