Crítica: The Incredibles (Los Increíbles)

INICIO / NOTAS / CRITICA CINE, TV, STREAMING

Los Increíbles vuelve a resaltar los kilates que caracterizan cada producción de Pixar. En esta ocasión, la historia tiene un trasfondo mas adulto que otras producciones de la compañía, que no lastran el entretenimiento para los mas chicos. Sin embargo, la traducción local … resulta difícil de digerir.

Cine, TV, Video: crítica de The Incredibles - Los Increíbles

Por Alejandro Franco – contáctenos

The Incredibles (2004): Director: Brad Bird: Actores (versión original): Craig T. Nelson, Holly Hunter, Samuel L. Jackson, Jason Lee, Wallace Shawn, Sarah Vowell, Spencer Fox y Brad Bird / Actores (versión para Argentina): Sebastián Llapur, Juana Molina, Rubén Rada, Fabio Posca, Carolina Peleritti, Matías Martin

Soy adulto y soy fan de las producciones de Pixar. Recientemente saboreé por cable una repetición de Toy Story 2 … y la disfruté como la primera vez. Una de las mayores cualidades de las animaciones de Pixar (además de las técnicas), es que sus películas funcionan en muchos niveles, a nivel pequeños y adultos. Verdadero entretenimiento familiar.

Sin embargo, hay algunos cambios de orientación en sus ultimas producciones. Buscando a Nemo, por ejemplo, estaba mas orientada a los pequeños. Y, por el contrario, el film que nos ocupa – Los Increibles – toca ciertos temas mas adultos, que quizás mayores y adolescentes (pero especialmente los grandes) puedan entender mas.

Está bien; estamos hablando de un film animado sobre superhéroes. En este caso, Mr Incredible y su esposa, que habitan en una ciudad plagada de súper héroes, combatiendo al mal todos los días. Hasta que en una ocasión, semejantes y espectaculares salvatajes… terminan siendo resonantes juicios por daños y perjuicios (los pasajeros de un tren rescatado enjuician a Mr. Incredible, un suicida que no quería ser rescatado, etc). Semejante catarata de demandas legales culminan en que el gobierno arme un plan de protección de superhéroes (como los planes de protección de testigos), donde son re-ubicados, su identidad oculta, con la condición de no usar sus súper poderes nunca mas.

Aquí es cuando el film entra en un terreno algo mas denso, con menos acción y mas dialogo. Temas como el hastío de la rutina, la crisis de la edad madura, los problemas familiares…Si bien es cierto que todos los personajes poseen personalidades bien definidas y hay secuencias divertidas, resulta en una sección donde los mas pequeños comienzan a re-acomodarse en sus asientos.

Y es que Bob Parr (la identidad civil de Mr . Incredible) está harto de su trabajo y de esconder sus superpoderes. Tras días infernales en la administración de una compañía de seguros (donde ayuda mas a los damnificados que a la compañía, en perjuicio de esta), sale dos por tres por las noches en la companía de su viejo compañero de correrías (y superheroe tambien) Frozono. Su esposa sabe de esto (o sospecha), pero no se queja demasiado. Entiende que su marido no puede frenar su impulso de hacer el bien, mientras que ella se encuentra perfectamente adaptada a su vida civil y familiar, cuidando a sus dos hijos revoltosos (también con superpoderes) y su bebé recién nacido. Si bien toda esta parte sirve para construir a los personajes y darles carnadura, su paso es lento para los espectadores.

Hasta que a Mr. Incredible / Parr se le presenta la oportunidad de ser contratado por una corporación que necesita rescatar un robot fuera de control que anda desatado en una isla. y tras ese primer trabajo, seguirán otros… sin saber hasta el final cual es la verdad oculta tras la corporacion.

El film fue dirigido por Brad Bird, responsable de otro clásico animado de hace unos años como fue The Iron Giant (y que pasó desapercibido en los cines); se nota su dirección y su mano. No es como las películas anteriores de John Lasseter (el responsable máximo de Toy Story, Bugs y otros exitos Pixar), que tenían mucha gracia, guiños y mucho encanto. Aquí los personajes son queribles, los efectos y la técnica son sencillamente brillantes, pero hay un enfoque mucho mas adulto en desarrollar una historia. No es un film aburrido (hay espectaculares secuencias de acción, gran cantidad de chistes y escenas graciosas), pero le falta algo de magia. Quizás porque cuando ya se entra en la recta final, donde la acción se desarrolla en la Isla, quizás entre más en el terreno común de lo que sería una superproducción de superhéroes. Digamos que es más convencional en ese punto; uno de algún modo, ya espera lo que va a pasar.

Pero mas allá del enfoque de ciertos temas adultos, y de cierta convencionalidad sobre la ultima tercera parte del film, hubo un hecho que me chocó y me costó acostumbrarme, que es el doblaje criollo. En primer lugar, siempre soy partidario de los subtítulos para disfrutar de las voces originales. No seamos necios; como es un film para chicos (y toda la familia), acepto el doblaje. Los doblajes neutros hechos por especialistas de la Disney me gustan, en especial Toy Story y Bichos. Pero cuando cuando uno comienza a escuchar términos como “ese es mi pollo”, “se comete un crimen en la avenida Cabildo (?)”, “tomemos por avenida Corrientes, que no está congestionada”, “eso está joya!”, mas que caer en gracia, resulta chocante. Uno demora en acostumbrarse. Primero por los intérpretes locales (Llapur maneja bien a Mr. Incredible, Juana Molina le cuesta al principio hacerse cargo de Elastigirl pero termina resultando muy natural al final del film, Ruben Rada hace un buen trabajo así como Matías Martín como Frozono y Syndrome respectivamente… y se lleva las palmas Favio Posca como Edna, la modista todo terreno de los superhéroes). Al comienzo del film hay cierta timidez hasta que entran en confianza con sus personajes, excepto Posca que es lo mas natural de la película, su tono desmedido y sobreactuado. Quizás sea por que Edna es mas caricatura que persona, y el resto precisa mayor nivel de profundidad y actuación. Pero, en segundo término, las expresiones usadas así como los localismos resultan controversiales. No veo nada mal en que hablen de Vos en vez de Tú. Pero ciertas “canchereadas” de los personajes en argentino, no siempre resultan felices. Quizás esas expresiones hubieran quedado mejor en términos mas neutros, hasta que el público se acostumbre a escuchar personajes animados hablando en términos criollos con total naturalidad. Algo mas gradual; lo cierto es que la sorpresa de ese tipo de doblaje lastró (al menos, para mí) por lo menos media película, hasta que uno termina por acostumbrarse.