Tecnología: review PC Gamer Intel i5 9400F 12 GB RAM Radeon RX 550

Volver al Indice – Análisis de Computadoras, Notebooks y Periféricos PC

Si, ya sabemos que los gabinetes son mas baratos y potentes que las notebooks pero… ¿que tal una configuración de gama media para juegos financiada en 18 cuotas iguales y accesibles y con potencia para correr todo tipo de juegos en calidad alta?

Review PC Gamer Intel i5 9400F 12 GB RAM Radeon RX 550

Por Alejandro Franco – contáctenos

calificación: 5/5 - excelente(Este artículo está dedicado a la gente recién llegada al mundo del gaming, los cuales pretenden armarse un gabinete a medida y terminan mareados por la gigantesca cantidad de opciones y precios – tremendamente dispares – que hay en el mercado argentino)

A mi me gusta jugar. Toda la vida he tenido una fascinación por los videojuegos – yo soy de la generación que vio nacer a las Atari 2600 y las veía como si fueran artefactos de última tecnología de la NASA aunque sólo dibujaran tres sprites cuadrados de un color y pretendieras que éso era Indiana Jones perdido en una jungla -. Vi cuando las máquinas recreativas se ponían de moda, el surgimiento de las primeras consolas y, cuando me vine a la Argentina en 1986, descubrí el boom de las computadoras hogareñas. Nunca había podido tener nada propio así que, con mi primer trabajo, me compré mi primera computadora: una Commodore 16 importada que tenía una calidad de terminación bestial – era un teclado mecánico que podía competir perfectamente en calidad con el mítico modelo M de IBM -. Claro que a los dos días me dí cuenta de que la Commodore 16 era demasiado limitada – apenas había juegos y periféricos, y me la compré varios años después de su momento de esplendor, o sea que estaba en proceso de extinción – y pasé al poco tiempo a una Commodore 64C nacional. Una máquina genial para juegos pero con una calidad de terminación horrible – bordes desprolijos que te podían serruchar un dedo, teclas que había que aporrear para que hicieran caso, etc -.

Por supuesto, corría 1992 y en ese momento las Commodore estaban en retirada porque las PC habían irrumpido en el mercado; y aunque costaban una locura, la aparición de los clones bajó el precio hasta el límite de lo razonable. Así apareció mi primera 386 DX, y luego fui mutando por un Cyrix 486 DX4, un Pentium I 200 Mhz MMX (que aún tengo y anda de maravilla; por eso siempre le pongo mis fichas a Intel), un K5, un par de Duron / Sempron, un Core 2 Duo… y mi primera notebook (una Ken Brown i3 2da generación) que llegó en el 2012. Vale decir, durante 20 años tuve clones a los cuales les abría la tapa, le ponía / sacaba placas de sonido y video / discos duros / memorias / actualizaba sistemas operativos hasta que todo ese proceso de cambio se frenó al conseguirme una portátil cuya estructura cerrada te resolvía un montón de problemas (los elementos electrónicos eran de mejor calidad, traía sonido y video incorporado con buenas prestaciones, etc). Dejé atrás la época de buscar precio en placas de video – especialmente cuando las primeras aceleradoras aparecieron en el mercado y se volvieron necesarias para correr los primeros juegos 3D; tuve desde una Matrox Mystique 220 a una XFX GeForce 4 MX 4000 de 64 Mb y, luego, una GeForce 8400 GS de 256 MB – y confié en el poderío de los chips gráficos Intel (serie 5500 para arriba), los cuales daban muy bien para los juegos antiguos y de estrategia que solía jugar.

Y, luego de 9 años de notebooks – con las cuales tuve un rendimiento mas que aceptable con chips gráficos Intel, estando mas que contento con la UHD 620 la cual me dió muchas sorpresas maravillosas ejecutando juegos que parecían de rendimiento imposible como Far Cry 5, Far Cry New Dawn y Battlefield 1 a una cantidad muy potable de FPS debido a una buena optimización de Windows, drivers y configuración del juego – decidí regresar al mercado de los gabinetes. El razonamiento era simple: las notebooks gamer (con chips gráficos GeForce / Radeon) cuestan fortunas, la opción mas viable sería pasar a una notebook Ryzen con gráficos integrados Vega… pero esos modelos escasean en el mercado argentino y, si los encontrás, te los cobran mas caros que equivalentes de Intel simplemente porque las consideran gamers de entrada de gama. Como siempre, una avivada a la argentina que no se condice con los precios internacionales. Podés encontrar algo viable a $ 110.000.- (unas HP / Lenovo / Dell con Ryzen 5 3450 / 3500U, gráficos Vega 8 y memoria de 8 GB; yo le tenía puesto el ojo a una IdeaPad 3 que encima viene con sonido Dolby) pero vienen con discos chicos SSD de 256 GB. Yo prefiero mucho espacio de almacenamiento antes que velocidad – suelo tener 600 / 700 GB ocupados de manera permanente en mi computadora – y las opciones con discos mecánicos de 1 TB eran pocas. Ni que hablar de financiación razonable porque, en estos tiempos que corren, eso es un tema de ciencia ficción. Podés conseguir 12 cuotas pero va con un recargo mínimo del 20% o sea que se van a 11.000 $ cada cargo mensual. Una locura total; carísimo e insostenible.

Pero en el mercado de las torres armadas a pedido pasa algo totalmente distinto. MercadoLibre está lleno de máquinas muy potentes a menos de 90.000 $ que podés customizar con el vendedor y te las dan en 18 cuotas sin interés. Bah, es obvio que el recargo ya está adentro del precio y si sos millonario y pagás en 1 pago te hacen un bruto descuento. Pero de mirar notebooks de 14 pulgadas con discos chiquitos y procesadores limitados cuyo mayor mérito es dejarte correr juegos a 720 en calidad media / ligeramente superior (en vez de calidad baja como ocurre con la gráfica Intel UHD 620) con un pucho mas de FPS que lo que daba la UHD 620 a armarte una torre con un procesador mucho mas potente (ya no precisa consumir poco para depender de la batería, puede tomar toda la energía que quiera de la instalación eléctrica de tu casa), memoria mas rápida, el disco que vos quieras y la posibilidad de ponerle una aceleradora a tu gusto (que mas adelante podés cambiar por algo mas potente) en 18 cuotas de 4 o 5.000 pesos me pareció una opción imposible de dejar de mirar (sip: las marcas nacionales tipo CX, Banghó, etc ofrecen algo parecido con gabinetes customizados pero te los cobran tan caros como las notebooks que venden). Ok, no la podré llevar conmigo cuando viajo de vacaciones ni andar por toda la casa en verano cuando preciso desesperadamente un cuarto con aire acondicionado para respirar (y solo hay dos en casa, no es que tenga una mansión de 50 habitaciones todas ellas refrigeradas!) pero me sirve en cuanto a rendimiento y me sirve en cuanto al presupuesto. Dicho y hecho, en menos de un par de horas de sondear propuestas y conversar cambios de hardware con el vendedor ya tenía la compra hecha – MercadoLibre, $ 90.000.- en 18 cuotas sin interés, valores a Abril 2021 -. Además está el hecho de que, si hoy una cuota de $ 5.000.- no es una locura, imaginen con la inflación actual (y la que se disparará en el futuro) en qué se va a convertir ese valor de cuota. Es posible que en 18 meses $ 5.000.- sea el valor de un boleto de colectivo.

En 3 / 4 días tenía el gabinete en casa (viene sin monitor, aclaro: yo tengo un venerable Samsung de 20 pulgadas y 1600 x 900 de resolución que no cambio por nada), lo conecté, lo encendí y éstas son mis conclusiones. Por ser un gabinete armado a medida, chequearé componente por componente con su propia valoración.

Gabinete: Naxido Game Pro ATX (5/5)

Aclaremos: es un gabinete super barato así que olvidáte de chiches como un panel de luces LED tipo OVNI. Lo mas exótico que trae es el botón de encendido que viene con una LED azul que cambia a rojo cuando hay actividad en el disco… y ahí se terminó lo gamer. Viene con un teclado y un mouse anónimos que zafan, y unos parlantecitos USB que son idénticos a los Noga NG-106 (bah, como son genéricos deben ser los mismos). Adentro trae una fuente Naxido de 600 Watts que no es la suprema fuente gamer pero zafa muy bien (da 100 Watts por encima de los 500 Watts que traen los gabinetes standard). Como todo, el tema de la fuente y la potencia en Watts depende de la placa madre / aceleradora que le pongas, especialmente si ponés algo grosso que precisa su propia conexión eléctrica.

Lo que más me gustó del gabinete Naxido Game Pro es que te trae 2 USB frontales (1 2.0 / 1 3.0), entrada de audio y salida para auriculares, algo muy piola si ponés la torre arriba de la mesa y te quedan los conectores a mano (es algo que siempre hago después de descubrir, con dolor, que los ventiladores de las fuentes funcionan como aspiradoras y se chupan casi todo lo que está en el piso cerca de ellos… especialmente los pelos de las mascotas). Ah!. Los tornillos son pernos con lo cual podés desarmar la tapa de manera manual sin precisar destornillador, y tiene una rejilla lateral de ventilación muy apropiada a la cual podés agregarle un cooler adicional.

Motherboard: MSI H310M Pro (4/5)

Una placa madre comunacha y barata. Admito que hace 9 años que no veo una mother pero, al abrir el gabinete, me sorprendió la escasez de slots que trae (1 PCI Express x 16, 2 PCI E 2.0) y lo apretado de todo, en especial si ponés una aceleradora gruesa lo que termina por sepultarte uno de los slots PCI E bajo el grosor del ventilador de refrigeración. Honestamente no creo ni que el gabinete, la fuente ni la mother estén preparados para una aceleradora superior a una GeForce GT 1030 / Radeon RX 550, o sea algo de un solo ventilador, que consuma poco  y que tome la electricidad directamente del slot PCI. Además de eso, la otra queja es que no viene con placa WiFi incorporada (!!) ni Bluetooth, así que hay que meterle una PCI E o, en su defecto, un dongle USB. Por contra, te ofrece una generosa cantidad de puertos USB traseros (4 USB 3.0 + 6 USB 2.0), conector para mouse PS/2, conector VGA, etc. Por supuesto, tenés que conectar / habilitar todo eso.

Lo mas piola de la motherboard MSI H310M es que trae un chip de sonido Realtek HD basado en el procesador ALC887, lo que te da un sistema de 7.1 canales. La interfase es muy buena, cómoda, fácil y la calidad de sonido es muy muy buena (sin llegar a la gloriosa perfomance del Dolby System que tenía en la notebook Lenovo IdeaPad 330S). Tenés salida para parlantes / auriculares, conector para micrófono y entrada de línea.

(Ah: otro detalle que en algunas PCs – no notebooks – ocurre; cuando conectás un disco externo USB 3.0 al port correspondiente el WiFi se apaga… a menos que desconectés el disco con lo cual, mágicamente a los 10 segundos, recuperás la señal; al parecer el enchufe USB 3.0 toma electricidad que le saca a los slots / otros ports USB con lo cual o te apaga una placa interna PCI E de red o un dongle WiFi que uses para conectarte a Internet)

Memoria: Adata DDR4 2666 Mhz (5/5)

Honestamente nunca antes escuché hablar de esta marca pero viendo videos en YouTube de gente grabándose al correr juegos con determinadas gráficas / procesadores – descubrí que es mas popular de lo que pensaba. Yo soy de la generación de Kingston o nada en cuanto a memorias pero, por el momento, la perfomance es muy buena. Lamentablemente mi presupuesto era muy limitado así que terminé en una configuración de 12 GB de memoria RAM (1 x 8 + 1 x 4) que no es la óptima ya que se recomienda que, para que la memoria mas rápido, los dos chips sean iguales en cantidad de GB y velocidad para correr en paralelo en modalidad dual channel (por ejemplo 2 chips de 8 GB, 2 de 4 GB, etc). Al ir en single channel (primero procesa una memoria y después la otra) ello puede dar lugar a algún salto de perfomance / ralentización en algún juego exigente ya que debe leer por partes… pero, por el momento, sin noticias.

Procesador: Intel i5 9400F (5/5)

He aquí la gran sorpresa: un procesador Intel accesible, pensado para juegos y competitivo con los Ryzen de AMD. Para ello Intel le ha podado dos características principales – no viene con video integrado (por eso se distingue con la letra F en el modelo) y no puede hacer hyperthreading – y lo ha puesto al precio de u$s 150.- aunque se encuentran ofertas por debajo de esa cifra. Como está encorsetado, tampoco se le puede hacer overclocking. Aún con todo esto el precio y el rendimiento del i5 9400F ha deslumbrado a la prensa especializada ya que tenés rendimientos similares a un i9 9900K (!)  o la serie 3000 de Ryzen. Los puntos a favor es que tiene una frecuencia base de 2.90 Ghz y una turbo de 4.10 Ghz, 6 núcleos / 6 hilos y un consumo de 65 Watts. Es un procesador accesible para mid specs gaming, así que olvidate de ponerle una GeForce serie RTX ya que está pensada para ir para adelante con todo con uno o pocos núcleos. Te permite usar memorias DDR4 2666 Mhz  y aunque aún usa tecnología Coffe Lake / 14 nm, el rendimiento es excelente. En comparativas con mi anterior procesador i5 8400U (de mi notebook Lenovo) le saca un 50% de exceso en rendimiento. Que no tenga hyperthreading significa que no puede duplicar virtualmente el número de núcleos del procesador – que cada núcleo atienda a dos hilos de tareas al mismo tiempo -. Por eso el i5 9400F tiene 6 núcleos / 6 hilos en vez de 12 hilos (que son 6 reales y 6 virtuales) como el i5 9400 standard. La tecnología de hyperthreading se usa en servidores y en algunos programas de renderizado. La realidad es que el manejo de hyperthreading lo hace Windows de manera transparente y, si tenés un procesador por encima de un i3 (dos núcleos que da 4 hilos en modelos viejos) no notás demasiada diferencia de perfomance en tareas comunes como ofimática o el grueso de los juegos.

Hay ventajas con el hecho de carecer de hyperthreading: el precio es mas económico, el procesador no recalienta y está menos propenso a vulnerabilidades ya que últimamente la seguridad de los chips Intel en los procesos multihilo estaba llena de agujeros.

Ahora bien: ¿es mejor esto que un combo Ryzen / Vega?. Eso depende. En un usuario nuevo que compra todo desde cero, siempre conviene la oferta de AMD en relación costo / prestación gráfica para quedar en un nicho low / mid specs gamer. Por contra vos acá (con el combo i5 9400F + GPU externa) podés arrancar con una GPU y en el futuro reemplazarla por otra mas potente, o incluso cambiar el procesador Intel por otro que use el mismo slot para ir a un nicho mid / high specs gamer. Es la ventaja de una arquitectura abierta y flexible. En rendimiento por procesamiento el i5 9400F le gana a un Ryzen de precio similar por un pucho… pero la verdadera diferencia la hacés con la GPU (algo con memoria DDR5 o superior, of course) que tiene memoria propia y mas rápida que la gráfica Vega que usa memoria compartida con el procesador, razón por la cual los juegos te corren en calidad superior a una Vega o te dan mas FPS. ¿Cuánto de más?. Y eso depende de la GPU que pudiste comprar. Una GeForce GT 1030 se saca chispas con un Vega 8 pero si le mandás una GeForce GTX 1650 ya pegás un salto importante en calidad gráfica, FPS obtenidos y resolución máxima.

En lo personal siempre le he puesto mis fichas a Intel a pesar de que se haya vuelto caro respecto a AMD por mi creencia (supuesta) en su durabilidad – repito: tengo una Pentium I 200 Mhz MMX en un galpón que está guardada desde hace 20 años y sigue andando como el primer día… y espero una durabilidad similar con este equipo si es que lo conservo por tanto tiempo (!) -.

(PD: el procesador trae un cooler básico de fábrica que anda muy bien si no realiza un trabajo intensivo; aunque sea Intel, le recomiendo cambiarlo en el corto plazo por el modelo 212 de Cooler Master para no tener eventuales problemas de estrangulamiento de perfomance por recalentamiento)

Disco: Barracuda Seagate 1 TB (5/5)

Es un disco mecánico SATA III de 7200 RPM. Hoy araña los $ 5.000.- y te da almacenamiento en abundancia y barato. Un disco sólido – que será el futuro de la computación por velocidad y seguridad pero que hoy valen fortunas – flotan por encima de los $ 12.000.- para 1 TB. Además si preciso capacidad extra de almacenamiento tengo dos discos externos Western Digital USB 3.0 de 1 Terra que me solucionan al toque el problema.

Placa de video: Biostar Radeon RX 550 4 GB DDR5 (5/5)

En un principio el gabinete vino con una GeForce GT 730 4 GB DDR3, la cual es un desastre rampante para querer correr un juego siquiera de hace 10 años – la memoria DDR3 te da rendimientos de 5 FPS en 720 en juegos como Far Cry 5, el cual corría con soltura a 20 / 25 FPS en mi notebook i5 8250U con gráfica Intel UHD 620! -. Hicimos una reseña de ella: no le pidas juegos porque está pensada para multimedia – ver videos 4K en un par de monitores simultáneos -, no para nada mas y por eso se sigue vendiendo. Por suerte pudimos acordar con el vendedor un canje de placa y en el voleo terminé con esta joyita. Tenés un extenso artículo sobre la perfomance de la RX 550 aquí, pero diré que es el complemento ideal para el gabinete basado en un i5 9400F. Vale decir, una máquina para jugar en resolución 1080 o inferior, calidad ultra y obtener unos 30 – 40 FPS de rendimiento lo cual es genial para single player. Para multiplayer basta bajar la calidad y tocar algunos de los seteos del panel de control AMD Adrenalin que incluye la placa, con lo cual tenés 80 / 100 FPS en títulos como Fortnite o PUBG. Es algo salada ($ 35.000.-) porque trae 4 GB y eso te habilita la calidad Ultra; el modelo de 2 GB sale $ 25.000.- y se saca chispas con la GeForce GT 1030 en cuanto a perfomance aunque la GT 1030 es mas barata (aunque sea algo mas lenta y antigua rinde lindo en low / mid y anda por los $ 18.000.-). Jugando durante horas en seteo Ultra / 900p arañé a lo sumo 55º de temperatura. Es una placa para mid specs gaming, no esperen overclocking porque solo toma la energía del slot PCI Express donde va (ni tampoco jugar en 4K), pero el rendimiento es sorprendente en 1080 para abajo.

Placa de red: TP-Link TL-WN781ND (4/5)

Es PCI E y viene con antenita. Honestamente para todo lo que dice (150 Mbbps) el rendimiento no es el esperado. Descargando va mas lento que con mi notebook Lenovo y a veces la conexión se pierde, parece ser mas un drama de la placa madre que hace eso cuando conectás un disco duro externo a un port USB 3.0. Es necesaria porque la motherboard MSI H310M Pro no la incluye ni incluye tampoco…

Bluetooth: TP-Link UB400 USB adapter (5/5)

… un micro adaptador USB de Bluetooth que tuve que comprar aparte. Reconocimiento instantáneo, transferencias instantáneas (es Bluetooth 4.0), imposible de quejarme y sale lo mismo que otros nano adaptadores Bluetooth genéricos ($ 1.000.-).

Conclusión

¿Es esta la PC Gamer perfecta?. Por supuesto que no, pero es un sólido equipo gama media. La incapacidad de overclockear placa de video / procesador le corta las alas a cambio de prolongar su vida útil. Por otro lado, tanto la placa de video como el procesador / memoria tiene potencia de sobra para hacerle frente a títulos exigentes de la gama de Red Dead Redemption 2, Batman Arkham Knight, Far Cry 5 / Primal / New Dawn, Battlefield I / V con un single player en calidad Ultra a 900 / 1080 y 30 – 40 FPS o un pucho más según el juego. Pero, además del excelente rendimiento en gama media, creo que lo mejor es la financiación en 18 cuotas fijas que es algo imbatible considerando cómo se va a disparar la inflación este año. Es cierto, este equipo precisa un buen monitor 20 pulgadas – un Acer 900p anda por los $ 14.000.- y si te tirás a 1080 un HP anda en $ 20.000.-; no son monitores gamer sino LED standard con 60 Mhz de tasa de refresco – y es un plus mas, pero es un equipo muchísimo mas potente que una notebook gamer que parten de los $ 170.000.- y te arrancan la cabeza con la financiación. Creo que es un equipo sólido a un muy buen precio con una gran financiación, una máquina que dará muchas sorpresas y satisfacciones durante los largos meses de pandemia que nos esperan de aquí en mas.

Características técnicas de la PC Gamer

  • Gabinete Naxido Game Pro ATX con fuente de 600 Watts
  • Procesador Intel i5 9400F 6 núcleos / 6 hilos 2.90 Ghz base / 4.10 Ghz turbo
  • Memoria Adata 2666 Mhz: 12 GB (1×4 + 1×8)
  • Motherboard MSI H310M Pro (incluye sonido envolvente Realtek HD 7.1, no incluye red / Bluetooth)
  • Disco duro: Seagate Barracuda 1 TB SATA III 7200 RPM
  • Placa de video: GPU Biostar Radeon RX 550 4 GB DDR5
  • Placa de red: TP-Link TL-WN781ND
  • Bluetooth: TP-Link UB400 USB adapter

Precio: $ 90.000.- en 18 cuotas iguales de $ 5.000.- (u$s 620.- aproximadamente, valores a Abril 2021)

Conclusión: el procesador Intel 9400F da la sorpresa por rendimiento y precio. La placa de video Radeon RX 550 4 GB DDR5 le hace frente a casi cualquier cosa con resolución 1080 (o inferior) y seteos de calidad Alta (o Ultra incluso) obteniendo mas de 30 FPS con soltura. Es un sólido gabinete gamer de gama media para alguien que no pretende jugar a 200 FPS en calidad Ultra y resolución 4K… pero lo mejor de todo es la financiación en 18 cuotas, un detalle que parece de ciencia ficción considerando la elevadísima inflación de este momento histórico de la economía argentina.