Humor: selección de cuentos surtidos (3era parte)

Volver al índice – humor y chistes

Había una lombriz con minifalda y anteojos oscuros llorando en la puerta de su casa, en esa pasa otra lombriz y le pregunta ¿hay vecina por qué llora?, ella le contesta; porque mi marido se fue de pesca.


En el fondo del mar se encuentran dos pescaditos y uno le pregunta al otro; ¿qué hace tu papa?, el le contesta, nada, nada, nada.


Mama, mama, mama, cebá mate!!!, bueno nene, deja que se vaya.


Mama, mama, mama, los alfajores tienen hilo? No, nene. Uh!!! Entonces me comí un yoyo


Mama, mama, mama, los fideos se pegan, bueno nene!!! Deja que se maten.


¿cuál es el colmo de un panadero? Tener un hijo que se llame Felipe.


¿cuál es el colmo de un bombero? Tener un hijo chorro y una hija manguera.


¿por qué el perro entra a la iglesia? Porque la puerta esta abierta.


Dijo un sapo enojado; a mi lo que me revienta son los camiones!.


-¿me prestas unas monedas?,
-uh! Que lastima, pero no tengo nada
-¿y en tu casa?
-ah! Todos muy bien gracias.


Otro de sordos:
– Que tal, Don Felipe!
– Acá me ve, juntando higos.
– Y por su casa?
– … todos podridos…
– Mándele saludos
– … para los chanchos …

Un señor va al doctor
Este lo revisa. El profesional mientras lo revisa pone cara fea.
El paciente le pregunta ¿qué padezco doctor?
El doctor le contesta – usted padece un osito.


Había un mendigo que decía tener hambre, recibe una moneda de un transeúnte caritativo.
– gásteselo en comida- le dice el donante – no lo derroche en licor.
El mendigo se guarda el dinero molesto.
– ¿Acaso yo le digo a usted como gastar su dinero?


Toc, toc
¿Quién es?
Amnesia
¿Amnesia?
Oh… ¿a ti también te dio?


Dos estatuas, una de hombre y otra de mujer, se hallaban en exhibición en un parque. Estaban frente a frente sobre sus pedestales, con los brazos extendidos como para tocarse. Un día se apareció un ángel.
-¿Quieren que les conceda el don de la vida? – les pregunto.
Las esculturas le contestaron que si. Estaban allí desde largo tiempo y el anhelo era tal que el don de la vida, aun por un pequeñisimo tiempo, seria algo maravilloso de experimentar.
– Entones tendrán el don de la vida durante treinta minutos – dijo el ángel.
Las estatuas saltaron de sus pedestales y desaparecieron tras unos matorrales. Hubo un rumor de ramas secas y volaron algunas hojas.
– Eso fue maravilloso – dijo la estatua mujer mientras se subía nuevamente a su pedestal.
– Estupendo – dijo el hombre, trepando al de el.
El ángel les dice:
– Pero aun les quedan quince minutos para hacer cuanto se les antoje.
Entonces la escultura hombre saltó nuevamente al suelo y dirigiéndose a la mujer le dice:
– Esta bien, pero ahora te toca agarrar a la paloma a vos mientras yo le hago caca encima.


Los recién casados llegan al hotel donde estarán pasando la luna de miel.
Después de la cena, el se mete a la cama, pero ella queda sentada en la silla al lado de la ventana contemplando las estrellas.
– ¿No te vas a acostar mi amor?- le pregunta el.
– No. Mamá me dijo que esta seria la noche mas hermosa de mi vida, ¡y ni loca me la voy a perder!.


Un señor todos los día camino al trabajo tenia que pasar por la vereda de un hospital psiquiátrico. Todos los días el escuchaba a alguien decir – noventa y nueve, noventa y nueve, noventa y nueve.
Pero un día tan grande fue su curiosidad, que se animo espiar por el tapial; cuando de repente le tiran un cascote en la cabeza y siente que dicen, – cien, cien, cien.


Dos locos se escapan del manicomio
Llegan a la esquina y se ponen a dar vueltas alrededor del semáforo. Cuando están a punto de llegar los enfermeros, uno le dice al otro:
– ¡ Eh vamonos de aquí que nos van a atrapar!
– ¡No! Les llevamos 40 vueltas de ventaja