Tecnología: análisis Microsoft Kinect: jugando en XBox sin usar controles

Volver al Indice – Análisis de Consolas de Videojuegos

Microsoft Kinect, la interfase sin mandos para la consola de videojuegos Xbox 360

Tecnología: análisis Microsoft Kinect: jugando en XBox sin usar controles

Por Alejandro Franco – contáctenos

Las consolas siempre han librado una batalla desigual contra las PC en materia de juegos. La arquitectura cerrada y exclusiva de las consolas ha atentado contra su popularización, y a esto se suma el costo de sus videojuegos. Pero Nintendo parece haber descubierto la punta de cómo diferenciarse, lanzando en el 2006 la Wii. El tema está en el periférico de mando, el que permite interactuar con el juego como si uno estuviera en él. Combatir con espadas, esquiar o jugar a tenis se transformaron en una experiencia completamente interactiva y novedosa.

Desde entonces la competencia – Microsoft con la Xbox y Sony con la Playstation – han peleado una dura batalla para recuperar el terreno perdido ante el avance de la Nintendo Wii. Y el gigante de Redmond parece haber encontrado la respuesta al presentar recientemente Kinect, su interfase nteractiva para la Xbox 360.

Con la Kinect se puede jugar e interactuar con la consola sin necesidad de controles, utilizando el movimiento de nuestro cuerpo o dándole órdenes verbales al dispositivo.

La idea viene de Rare, una empresa adquirida en el 2002 por Microsoft. Rare era desarrolladora de videojuegos (incluso fue partner de Nintendo y responsable del megaclásico Goldeneye 007), pero a principios del 2000 decidió ampliar sus horizontes y comenzó a realizar investigaciones en materia de hardware y periféricos para consolas. Y en el 2010 dió a luz a Kinect.

Cómo funciona Kinect

Kinect viene con un lector óptico (similar a una web cam) que interpreta la luz en términos de un campo 3D. Midiendo distancias, es posible interpretar profundidad y movimientos. A su vez dispone de un micrófono multidireccional que posee un software de reconocimiento de voz. Toda esta interfase, en su conjunto, permite que el aparato capture movimientos, reconozca gestos (corporales y faciales), y entienda órdenes verbales. El aparato va debajo del televisor y apuntando a la superficie en donde el o los jugadores van a instalarse para interactuar con el juego.

La capacidad de reconocimiento de Kinect es asombrosa, siendo capaz de scannear a 6 personas en movimiento simultáneamente, en una superficie máxima de 6 metros cuadrados.

En cuanto a la recepción del público, la misma ha sido muy fuerte, aún considerando que el producto cuesta u$s 149.- en comparación al precio de u$s 199.- que sale la Xbox en sí. En sólo 60 días de su lanzamiento, Microsoft vendió 8 millones de unidades en todo el mundo.

Ya se ha comenzado a desarrollar dirvers para plataformas Windows, con el fin de integrar Kinect al mundo de las PC. Hasta que ese momento llegue, sólo nos queda esperar… o adquirir una Xbox.