SEO: tutoriales SEO: términos y palabras claves

 Volver al Indice – Estrategia SEO y Posicionamiento en Buscadores

Internet es un mundo dominado por palabras, y a ellas nos debemos. El punto es cómo elegirlas, cómo utilizarlas y, fundamentalmente, conocer el límite tras el cual nuestros términos clave puedan volverse contra nosotros.

SEO: tutoriales SEO: términos y palabras claves

Por Alejandro Franco – contáctenos

Hace mucho tiempo – cuando los buscadores tomaron el control de Internet y ocuparon el lugar de los directorios como fuente primaria de búsqueda de contenidos en la web – el trabajo de posicionar un sitio web en los primeros puestos de resultados era una tarea relativamente simple: bastaba con saturar los textos de una página con los términos a posicionar, y sólo restaba sentarse a esperar que el robot del motor de búsqueda las leyera y las evaluara con un criterio matemático. Si mi competencia usaba 50 veces un término clave en su sitio web (y estaba bien posicionado), lo único que debía hacer era escribirlo 51 veces – distribuido en el interior de mis textos – para ganarle de mano en la próxima visita del robot / reevaluación del sitio. Era un mundo plagado de reglas tan simples como fáciles de abusar.

Desde ya, los tiempos y los criterios cambiaron. Google depuró a los sitios desbordados de palabras repetidas – condenándolos al limbo mediante su desaparición en listas de resultados – y comenzó a privilegiar a aquellos que utilizaban un desarrollo mas natural de contenidos. El qué entiende Google por “natural” no deja de ser un misterio en sí, ya que el motor de búsqueda mas grande y poderoso del planeta suele transmitir sus reglas en términos que van de lo vago a lo críptico.

Primero hay que entender cómo es que Google percibe la temática de un sitio. El primero es el contenido – los textos, las imágenes, los términos clave – y el segundo es el entorno que lo rodea: redes sociales y blogs que apuntan hacia dicha página, en donde los enlaces dirigidos están ubicados en párrafos descriptivos sobre su temática. Un mar de palabras relacionadas – por repetición, por ser variaciones o sinónimos de los temas tratados en el sitio – que le hacen entender a un software (como es el robot del buscador) de qué va una página web.

En esta nota trataremos sobre cómo optimizar los textos de un sitio y ubicar palabras clave en los contenidos sin que le resulte disonante (o sospechoso) a Google. El tema es la fluidez de las ideas mas que la repetición lisa, llana y descarada de términos.

1 – Utilice sinónimos y expresiones equivalentes

Los últimos cambios introducidos en el motor de Google lo acercan al campo de la inteligencia artificial. Eso significa que es capaz de entender expresiones disímiles y descifrar las ideas involucradas en éstas como, por ejemplo, “¿Quién es la esposa del primer mandatario estadounidense”, lo cual lo lleva a responder “Michelle Obama”.

En vista de semejante perfomance, no es disparatado catalogar a Google como un masivo lector semántico. Esto va mas allá de entender sinónimos como variaciones textuales de un mismo concepto – lo cual es fácilmente replicable mediante la carga de un diccionario de sinónimos en su base de datos – y ubica a Google como un ente capaz de digerir textos enteros, sintetizando las premisas escondidas tras una redacción florida. Si usted utiliza 20 términos diferentes / sinónimos / expresiones alternativas de “critica de cine” (léase “reseñas del séptimo arte”, “análisis cinematográfico”, “review de la película…”) para Google será lo mismo que haber repetido 20 veces “critica de cine”… con la ventaja de no haber incurrido en ningún tipo de práctica ilegal y de incluso haber generado una redacción tan variada que no le resulte molesta al lector del sitio.

2 – Resalte los keywords con negritas y cursivas

Resaltar el texto implica que el concepto expresado es de importancia relevante. Google lo descifra mediante las etiquetas HTML (<b> </b>; <i> </i>) y supone que lo encerrado entre ellas se destaca de lo demás.

3 – Utilice keywords en etiquetas de título H1, H2, etc

El nombre de secciones y subsecciones debe quedar clasificado como importante y debe tener un ranking; para ello las etiquetas de encabezado (H1, H2, H3, etc) son ideales. Procure que alguno de los términos claves por los cuales pretende posicionar el sitio se encuentre expresado en uno o varios encabezados del sitio.

4 – Utilice términos clave en el título de las páginas (etiqueta <title>)

Lo primero que lee Google en el código fuente de un archivo web es la etiqueta <title> – en donde figura el título de dicha página o sección -. Genere títulos amigables para el buscador (de no mas de 10 palabras), utilizando términos clave en los mismos y siendo conciso en la redacción. Si su sitio se dedica a la venta de computadoras y hardware, no nombre simplemente cada página que lo compone como “insumos”, “software”, “hardware” sino que agregue el término o expresión que lo complemente y por el cual desea posicionar el sitio (pasando a ser “venta de insumos”, “venta de software”, “venta de hardware”, por ejemplo).

5 – Aplique keywords en el nombre de las imágenes y archivos HTML

Una buena manera de ubicar términos clave – complementando a los que ya figuren en el texto – es aplicarlo en los nombres de archivo. La imagen de cabecera que aparece en todas las páginas del sitio no puede llamarse simplemente “cabecera.jpg” sino que tiene que tener sentido e incluir keywords en su nombre (separados por guiones, hasta tres términos como para que no resulte extenso o sospechoso al buscador). Por ejemplo, si la web trata sobre un negocio de computación, podría llamarse “cabecera-empresa-xx.jpg”, “encabezado-venta-computadoras.jpg” o simplemente “venta-hardware-software.jpg”. Un criterio similar se puede aplicar en los nombres de los archivos HTML que componen el sitio, dejando de ser “seccion1.html” y pasando a ser “cartuchos-tinta.html”, “discos-duros.html”, “venta-notebooks.html”, etc.

6 – Cargue términos claves en las etiquetas ALT y TITLE de las imágenes

Los archivos de imágenes disponen de diversas opciones, una de las cuales es aplicar los atributos extra ALT y TITLE. La etiqueta ALT implica un texto descriptivo del contenido de la imagen – en el cual puede intercalar keywords y que Google suele tomar de referencia para su buscador de imágenes -. La etiqueta TITLE es similar, con la diferencia de que aparece en forma de ventana emergente (popup) cuando alguien pasa el puntero del ratón sobre la imagen. Utilice estos atributos con moderación, aplique textos variados y no se envicie con la repetición de palabras claves, ya que el exceso puede ser considerado práctica abusiva o desleal por parte de Google.

7 – Optimice los links internos

Siempre conviene tener enlaces de texto simples, sean intercalados en un párrafo o utilizándolos en un sencillo menú de navegación lateral (nada de Flash o menúes desplegables). Asocie dichos enlaces a términos clave, ya que poseen un valor similar al de los enlaces externos asociados a keywords sirven para que Google entienda de qué trata el sitio y cuáles son sus temas principales -. Como siempre, no se exceda con el uso de términos idénticos.

Si ha seguido estos consejos – y los ha aplicado tanto con moderación como con creatividad -, es posible reforzar la densidad de keywords en los contenidos de su sitio, algo que garantizará una mejor valuación por parte de los robots de los buscadores y seguramente un óptimo posicionamiento en resultados. Recuerde que ésta es tan solo una faceta del proceso de optimización, y no basta por sí sola para garantizar el éxito; es necesario una estrategia global – atacando diversos frentes, encarando aspectos del diseño tan disímiles entre sí – para generar una auténtica política SEO que lleve su sitio al deseado podio de los primeros puestos en los resultados de los motores de búsqueda.

El Sistema 3, el sistema para mantenerte en forma