Tecnología: análisis auriculares Philips SHK1031 kids (auriculares para niños)

Volver al Indice – Análisis de Auriculares

Tienen el tamaño y el volumen correcto; pero estos auriculares para niños se ven frágiles y descartables, y la calidad de sonido es apenas correcta.

Tecnología: análisis auriculares Philips SHK1031 kids (auriculares para niños)

Por Alejandro Franco – contáctenos

Auriculares para niños: un nicho inusual y poco explotado en el mercado argentino. Sip, MercadoLibre tiene la mayor variedad en el tema pero, aparte de eso, hay poco y nada en las cadenas de electrodomésticos y en las casas de computación. Que sean colorinches o que tengan el logo de alguna franquicia famosa (Disney, Star Wars, Marvel, etc) no significa que los pibes deban comer vidrio y terminen usando unos auriculares que se escuchan como un bodrio sólo porque son lindos de vista. Lo que veo es que hay demasiadas marcas genéricas (o ignotas marcas chinas) en la oferta de MercadoLibre, que cobran caro esta clase de productos y cuya calidad de sonido es desconocida. Como suele ocurrir con los auriculares de adultos, es mejor buscar una marca de renombre antes de comprar cualquier cosa sólo por lo vistoso del diseño.

Mi nena ya tenía unos Motorola Pulse 2 que adora, porque se ven futuristas con esos bordes metalizados, el gran tamaño, el buen diseño y con la seguridad que brinda el hecho de que el cable sea desmontable, cosa que si pega el tirón no lo arranca de cuajo sino que simplemente se desengancha. Claro, es un auricular para adultos, lo que implica dos cosas: vincha grande (aunque mi nena tiene 10 años y la vincha le calza bien si se ajusta al tamaño mínimo), y ausencia de limitación de volumen máximo, con lo cual puede ponerlos tan fuertes como quiera. Esto puede darle dolores de cabeza y, en el peor de los casos, lastimarle los tímpanos. Fue precisamente este punto el que me hizo pensar que quizás era mejor que usara por su cuenta unos auriculares infantiles y reservara los Pulse 2 cuando un adulto estaba frente de ella, vigilando que no se reviente los oídos con el volumen al mango (cosa que no hace, pero mejor prevenir que curar).

En productos de audio Philips es mi marca preferida, ya que es accesible y nunca decepciona. Philips tiene dos modelos para chicos que se pueden encontrar tanto en MercadoLibre como en Ribeiro y son: los Philips SHK4000TL (Bluetooth), hermosos, inalámbricos y que traen stickers para pegar en las orejeras (andan cerca de los $ 1.200.-); y después los Philips SHK1031, que son básicos con cable y me costaron $ 270.- (Ribeiro, valores a Julio 2019), aunque el precio standard en MercadoLibre ronda los $ 600.- (si, hace rato que Ribeiro tiene desactualizados los precios en los productos con poca salida).

En sí, dejando de lado los colores fluo (verde agua y azul para chicos; fucsia y rosa para niñas) los Philips SHK1031 no dejan de ser auriculares descartables similares a los que te dan en los aviones en los viajes largos. De vista son los primos lejanos de los míticos Panasonic RP-HT21 (los mejores auriculares baratos del mercado argentino que aún se consiguen en las bateas de algunas casas de electrodomésticos), con orejeras ovales inclinadas y una tira de metal como vincha. Como las orejeras están cubiertas por esponjitas, estos auriculares no durarán mas de dos años con uso intenso ya que la transpiración y el desgaste terminan por deshacerlas.

Desde ya cumple con las tres funciones básicas: son bonitos (colores flúo, cable llamativo), tienen volumen limitado a 85 db para que los chicos no se lastimen los oídos y la vincha es pequeña como para que le quepa a un chico de 5 – 7 años. Pero aún con el supuesto control de volumen yo los pude escuchar bastante fuertes (sin aturdir) en mi celular… y la calidad del sonido no es una maravilla. Precisan un seteo con bajos al máximo para que tengan algo de profundidad, pero siguen sin ser nítidos. Las conexiones del cable tienen un ligero refuerzo, pero es fácil dañarlos pegándole un tirón.

Honestamente están ok para quedar bien con alguien regalándolos, pero como usuario (o padre de la usuaria en este caso) no me convence la fragilidad y el sonido chato que ofrecen. Toqueteando el ecualizador no mejoran demasiado pero también es cierto que un chico no es tan exigente como yo sino lo que quiere es escuchar su película o juego en paz y con comodidad, y esa función los SHK1031 la cumplen con creces. Para que usen sin riesgos en un viaje o en su casa están bien; pero definitivamente son una solución temporal para un caso específico. A mi juicio si le sobran unos pesos me jugaría por los Philips SHK4000TL que son mas robustos y con el Bluetooth el tema de la fragilidad del cable y conectores deja de ser un problema, porque el SHK1031 es pan para hoy y hambre para mañana. Philips (o cualquier otra marca) debería hacer un auricular tan robusto como el Motorola Pulse 2, haciendo hincapié en el cable desmontable y agregándole el limitador de decibeles. Entonces sí obtendríamos un juego de auriculares duradero, de buen sonido y totalmente recomendables.

Caracteristicas técnicas de los auriculares para niños Philips SHK1031

  • Auriculares in hear con cable
  • Drivers con imán de neodimio
  • Impedancia: 32 ohm
  • Respuesta de frecuencia: 10 – 24000 Hz
  • Sensibilidad: 106 dB
  • Limitado a 85 dB
  • Maximo poder input: 100 mW
  • Colores: rosa / púrpura, azul / verde agua

Precio: U$s  7.- (o $ 270.-, valores a Julio 2019)

Conclusión: Son cómodos, bonitos y tienen buen aislamiento acústico. El volumen limitado y la vincha pequeña cumplen con su propósito como auriculares para los mas pequeños. Pero la construcción de los auriculares se ve frágil – en especial el cable y sus conectores -, las almohadillas de esponja no se ven durables y la calidad de sonido es apenas pasable. Por unos pesos mas los auriculares Bluetooth Philips SHK4000TL (que también son para niños) se ven mas robustos, durables y cómodos, amén de que carecen de cable.