Tecnología: como convertir su televisor LCD / LED en un Smart TV

Volver al Indice – Análisis de Televisores, Conversores a Smart TV y Reproductores Multimedia

Hay una gran variedad de métodos y dispositivos para convertir a su televisor standard de alta definición en un Smart TV, pero los gadgets Android son los que proveen la solución mas económica y eficiente al dilema.

Tecnología: como convertir su televisor LCD / LED en un Smart TV

Por Alejandro Franco – contáctenos

Yo era un enemigo de los Smart TV… hasta que empecé a ver el precio de mi abono de cable HD y las horas de utilidad que le doy por día. Quien le saca mas provecho es mi hija, la que podría estar viendo dibujitos animados sin aburrirse durante días enteros; después está mi esposa – quien se engolosina con las telenovelas de un canal especializado – y yo, cuando tengo un rato (y emboco el horario) engancho alguna pelicula en HD o un capítulo de mi show favorito El Precio de la Historia. Después, durante el resto del tiempo, lo uso para pasar música durante las noches aprovechando los canales especializados. Esto da por resulta un abono que ronda los $ 600.-, sin demasiados pluses (léase: no tengo grabadora de canales en tiempo real ni packs contratados de películas premium) con, a lo sumo, una boca extra que va a parar al televisor del cuarto de mi nena.

Considerando lo salado de la tarifa y el engolosinamiento que tiene la operadora de aumentarla cada dos o tres meses, decidí volverme experimental y aprovechar la oferta imposible de Netflix, contratando un abono de dos dispositivos simultáneos a u$s 8.99, con el primer mes gratis y con la posibilidad de cortar el servicio en cualquier momento. La primera prueba fue fantástica y pronto comencé a elucubrar planes para cancelar el servicio de cable. Consideren un servicio a puro HD, on demand (en donde los programas empiezan cuando yo quiero), con tarifa plana sin importar si lo uso 1.500 horas por día, y con toneladas de series en temporadas completas… todo eso a unos $ 120.- (aprox) versus $ 600.- por un servicio plagado de horarios, un montón de señales en calidad standard (que no se ven bien en televisores modernos), un millón de canales de futbol, deportes y regionales que jamás veré… y la decisión resulta clara.

El tema, claro está, es que yo no tengo ni un Smart TV. Poseo una buena conexión de internet – 10 MB -, lo que da para tener dos dispositivos simultáneos viendo HD sin problemas. Y si bien tengo varias computadoras en casa, el tema es que los televisores standares de alta definición (tres en total) no queden de adorno. Había que reconvertirlos en Smart TV… o algo parecido. O sea, que uno vea Crackle, Netflix o YouTube en su LED standard sin mayor sacrificio y con algún tipo de control a distancia (dentro de lo que fuera posible).

Después de un conciezudo estudio de mercado dí con un puñado de recetas, las cuales van de los económico a lo sofisticado. Allí van:

(todos los valores expresados en pesos son a Octubre 2015)

Alternativas standard:

1 – conecte una notebook a su televisor: como solución momentánea sirve, pero una notebook es un dispositivo demasiado caro para dejarlo atachado de manera permanente a una TV sólo para ver sus series favoritas. El primer punto es que precisa un aparato mas o menos moderno para poder manejar el esfuerzo que supone proyectar una película HD recibida por streaming. Cualquier notebook con puerto HDMI sirve porque el aparato (y la placa gráfica) está preparado y lo soporta. Una notebook vieja (o de ocasión) es harina de otro costal; se pueden hacer conexiones vía VGA (y con cable de audio directo) pero el punto es que la placa debe bancarse una resolución de 1366 x 768 sin mosquearse. Por ejemplo, un amigo nuestro tiene una Pentium 4 con una placa SIS que da 1024 x 768, y va a los tumbos con Netflix. Mientras que la velocidad de red es buena, lo que fracasa es que la placa gráfica da verticalmente 768 pixels, lo cual es interpretado por el cliente Netflix como el ancho minimo necesario para recibir HD (y por ello manda el video en 720), algo que ninguno de los procesadores (datos y gráficos) puede manejar como debe. Hay algo de éxito en estos casos bajando la resolución a p.ej. 800 x 600, con lo cual el cliente Netflix interpreta el dispositivo receptor como un celular de gama media o una tablet de baja potencia, y allí altera la resolución del streaming a standard (tipo 480), lo que se ve sin saltos pero… ¿de qué sirve tener un televisor HD, una notebook y toda esa instalación para ver una película borrosa y en mala calidad?. El último punto es el control, el cual se consigue a distancia mediante cualquier combo de ratón y teclado inalámbricos.

2 – conecte una tablet a su televisor: con la tableta es que comenzamos nosotros las pruebas – tengo una Noblex T7014AR con HDMI (que no deja de ser una HiSense Sero 7LT) -. La placa gráfica y de sonido de esa tablet es excelente, así que la calidad de emisión (en full HD) es formidable (hay que recordar que la mayoría de los servicios de streaming maneja, como máximo, HD standard 720 – a excepción de algunos casos contados en YouTube -, con lo cual obtenemos un escalado / conversión en televisores de calidad superior). Considerando que hay tablets económicas en MercadoLibre a unos $ 1.000.- y chirolas, se ve tentador pero… El tema aquí pasa por dos cosas: una, el control a distancia es casi imposible (al menos, por software), con lo cual su única esperanza reside en que la tablet tenga Bluetooth y se consiga un ratón con dicha norma (son mas populares los teclados Bluetooth, pero el manejo con cursores en una pantalla de Android es casi tan artesanal como operar Windows únicamente con teclas, por lo cual está seriamente desaconsejado). El segundo punto es que la tablet sea de cierta calidad, en especial que tenga una buena placa de red. Mi Noblex T7014AR anda muy bien en los televisores ubicados a 3 o 4 metros del modem WiFi pero, en las habitaciones restantes – con un par de paredes, notebooks, celulares y teléfonos inalámbricos de por medio – la recepción es pobre y tiende a cortarse. Igual, sin control a distancia y poniendo en piloto automático la primera temporada de Top Gear, la tablet con HDMI es una gran opción. El tema es que sea de buena marca, tenga buenos componentes o que tenga un router con señal potente que llegue bien a toda la casa.

Soluciones específicas:

Es la hora de los gadgets, la mayoría de los cuales se consigue en MercadoLibre o en casas de computación especializadas:

1 – Chromecast: el Chromecast parece un pen drive, sólo que va conectado al puerto HDMI de su televisor. Es un dongle que contiene el mecanismo básico de una tablet – se conecta a Internet via WiFi, manipula aplicaciones, ejecuta el streaming -, el cual se opera a distancia desde otros dispositivos Android (via app) o desde el navegador Chrome (via extensión) en computadoras Windows. El pen maneja resoluciones hasta 1080, y tiene un procesador Cortex A9 con 512 de memoria RAM y 2 GB de almacenamiento interno como para instalar aplicaciones adicionales / actualizaciones (la última versión lanzada al mercado es mas potente y tiene mayor capacidad de almacenamiento). En MercadoLibre el Chromecast oficial se consigue a $ 900.-, mientras que hay clones a $ 500.-. No lo he probado, en especial por el rumor de que los clones dejaron de operar con Netflix (únicamente el Chromecast oficial lo opera – vea el análisis aquí -). A considerar si tiene unos pesos extra para experimentar.

2 – Android Stick: esto básicamente es una mini computadora con Android. Se ve similar al Chormecastun pen conectado al puerto HDMI -, pero está plagado de puertos: un par de USB, un OTG, Bluetooth. Se opera a distancia via dispositvos Bluetooth, combo de teclado + ratón inalámbrico standard, o con conectividad por cable USB. Tiene muchos puntos a favor – vienen con procesadores QuadCore, así que barajan lo que venga con potencia de sobra; tienen 2 GB de memora RAM; su capacidad de almacenamiento es expansible via tarjeta microSD – pero, por contra, uno tiene que conseguirse los dispositivos para manejarlo (teclado, mouse) y la antena WiFi es interna, con lo cual la recepción depende de la potencia y disposición del router. Todo esto suena genial salvo por el tema de que no son baratos – $ 1.700.- aproximadamente en MercadoLibre – considerando los escasos (o nulos) accesorios que trae de fábrica. Igual es una de las gadgets mas tentadores para transformar su televisor standard de alta definición en un Smart TV.

3 – Android TV Box: es la opción que terminé eligiendo. No deja de ser una tablet con otra forma (como el Android Stick), pero posee un par de ventajas extras: uno, viene con control remoto; dos, posee una antena externa que capta mejor la señal aún en casos de baja intensidad. Las características son similares al Android Stick procesador QuadCore, un par de puertos USB, un puerto OTG, Bluetooth, expansión de almacenamiento interno vía memoria microSD – pero tiene algunos extras: entrada Ethernet (para conexión de red directa), salida de audio digital SPDIF, salida RCA para televisor común (sí, se puede conectar a un televisor de tubo). Le puede conectar un combo de teclado / ratón inalámbrico o vía Bluetooth. Honestamente el manejo con el mouse inalámbrico es tán cómodo que el control remoto queda reservado sólo al encendido del aparato. Además trae Kodi, un software libre para administrar grillas de canales y aplicaciones multimedia; dicho en pocas palabras, es el equivalente de la interfase que poseen los Smart TV, sólo que – como viene virgen – uno debe dedicarle un tiempo a setearlo como a uno le guste. Su costo no está demasiado alejado del Android Stick, y es un equipo un poco mas robusto. Sale entre $ 1.800 y $ 2.200.-; lo único que debe fijarse es que hay modelos con 1 GB RAM y 8 GB de almacenamiento interno, y otros con 2 GB de memoria RAM y almacenamiento de 16 GB, lo que le da algo mas de comodidad a la hora de instalar aplicaciones / reproducir videos de alto peso y calidad. Revisamos un Android TV Box aquí.

Existen algunas otras alternativas que no mencionaremos aquí – AppleTV, box PC con Windows, etc -, simplemente porque son tan caras que cuestan como minimo lo mismo que un SmartTV de 32 pulgadas. Pero, con las opciones que mencionamos – en especial, los gadgets Android – creemos que el campo está cubierto dentro de un precio razonable. Nuestro consejo es que chequee las características técnicas de cada equipo y, si hay opciones dentro de cada la línea (como ocurre con el Android TV Box), elija el mas potente o con mayor capacidad de memoria; unos caballos de fuerza extra nunca vienen mal y quizás le quiten dolores de cabeza a la hora de reproducir vía streaming – y en su máxima expresión – esa película HD que tanto le encanta.