Tecnología: ¿cómo comprar un equipo de audio o un sistema de sonido?

Volver al índice – reseñas de dispositivos, tecnología y gadgets

Los vendedores engañan (o desconocen los productos y le dicen cualquier cosa), los datos técnicos apabullan, los manuales no están a mano… le damos una guía de qué cosas debe fijarse para adquirir el equipo de audio adecuado a sus necesidades.

Tecnología: ¿cómo comprar un equipo de audio o un sistema de sonido?

Por Alejandro Franco – contáctenos

Parece una tontería, pero la mayoría de la gente no sabe comprar un equipo de audio. Qué tipos hay, qué es lo que hay que buscar y, sobre todo, la enorme diferencia de precios que hay por equipos que tienen potencia similar. Es algo parecido a lo que ocurre con los celulares, en donde uno se fija la cantidad de procesadores, la versión del sistema operativo, el prestigio de la marca, la memoria ROM, la memoria física disponible, el tamaño de la pantalla, etc. Son tantos factores que la gente debe sortear que, por desconocimiento o mareo, no siempre terminan adquiriendo el mejor equipo del mercado al mejor precio.

Paso 1 – distinga los distintos tipos de equipo de audio, y vea cuál es el que precisa.

Primero, usted debe saber cuáles son los equipos de audio que existen (características, limitaciones, prestaciones):

Parlantes: sistema de bocinas que resulta esclavo de un dispositivo que provee el audio. En esta categoría incluiremos los sistemas 2.0 (con dos parlantes) y los 2.1 (dos parlantes + un parlante especial para bajos y explosiones llamado subwoofer), los cuales no son mas que variantes del tradicional sistema estéreo. Se usan para computadoras y televisores. Hasta $ 1.500.- (100 u$s) puede obtener parlantes de excelente calidad y buena potencia.

Parlantes Bluetooth: los hay monoaurales y los hay estéreo. El tema es la conexión inalámbrica desde una tablet / celular. Son caros (alrededor de u$s 70.- como base) y no tienen una gran calidad de sonido ya que la transmisión Bluetooth es parecida a una señal de radio FM. Los sistemas mas caros (como JBL o Bose) incorporan soluciones digitales para optimizar el sonido recibido y elevar la calidad de la reproducción.

Bafles activos: son parlantes monoaurales de gran tamaño, provistos de una consola de mando y reproducción; por ejemplo, para conectar pen drives con musica MP3 y micrófonos para realizar karaoke. Los sistemas de audio monoaurales emiten todo el sonido por un solo parlante y, aunque poseen bastante potencia, el sistema monocanal pierde seriamente en calidad de audio. Su ventaja es su movilidad, ya que en un solo box (sin cables adicionales y que entra cómodamente en el baúl de un auto) se tiene todo lo necesario para animar una fiesta o dar un discurso durante una ceremonia.

Home Theaters: son sistemas multiparlantes, generalmente 5.1 (5 parlantes para dar sonido envolvente + 1 subwoofer para las explosiones y sonidos de baja frecuencia), aunque ahora hay gran variedad de variantes como 7.1, 7.2, 9.2, etc. Los home theaters están pensados para ser conectados a DVDs, reproductores Blu Ray y televisores de alta gama, ya que proveen la enorme cantidad de conectores que requieren semejante cantidad de parlantes. Los home theaters baratos (de menos de u$s 100.- dolares) son una pésima inversión, ya que la calidad de los parlantes satelitales es horrible. Usted recién puede encontrar home theaters de calidad a partir de los u$s 300.-, ya que son de mayor calidad y mas sofisticados, no tienen el tradicional conector miniplug de 35 mm sino conexión óptica (que transmite el sonido de manera digital y con mucha mayor calidad), e incluyen sistemas de sonido digital como Dolby o DTS.

Minicomponentes: son equipos reproductores pequeños, ideales para una oficina. Tienen poca potencia (no mas de 50 Watts RMS), con lo cual llenan bien un cuarto y no más de eso. Al tener un sistema de parlantes básico, suenan de manera pasable pero no brindan una sensación vívida. Su ventaja es el tamaño y la estética.

Microcomponentes: son equipos de gama media (100 Watts RMS en más). Pueden ser sistemas 2.0, 2.2 (2 parlantes con 2 subwoofers; el número después del punto indica la cantidad de subwoofers que trae), 4.2 (4 parlantes, 2 subwoofers), etc. El gran tamaño de sus parlantes marca la diferencia. Los microcomponentes básicos (hasta 700 watts) son simples equipos estéreo; los mas potentes (1.000 watts en mas) ya poseen sistemas digitales de reproducción, sea Dolby, DTS u otro sistema surround. Como tienen entrada de linea, pueden conectarse a televisores para ser usados como sustitutos de home theaters. Poseen conexión para micrófono y se utilizan para karaoke. También tienen conectividad Bluetooth.

Maxicomponentes: sistemas descomunales de mas de 2.000 Watts RMS de salida. El tema no pasa por la cantidad de parlantes sino por los miles de Watts RMS que tengan de salida. Ideales para animar un largo salón de fiestas.

Paso 2 – distinga los Watts RMS que tienen de potencia.

La única medida real de potencia que se le aplica a los equipos de audio es chequear los Watts RMS que tienen de salida. Los vendedores intentan engañar a la gente con Watts PMPO (salida de picos de potencia), los cuales dan una cifra alta y engañosa. Los RMS (raiz cuadrada media) son los Watts reales de potencia de un equipo. Para tener una idea de lo engañoso, diremos que un equipo de 7.000 Watts PMPO tiene una potencia real de 350 Watts RMS. Los RMS son aproximadamente la vigesima parte del valor declarado en PMPO.

El uso de PMPO se aplica en los minicomponentes para inflar la supuesta potencia que tienen. Los vendedores serios hablan en valores RMS. ¿Y cuántos Watts RMS se precisan?. Eso depende y por eso armamos una pequeña escala. Uno debe considerar el tamaño del cuarto y, si hay auditorio, cuántas personas habrá en él – los cuerpos de las personas absorben la expansión del sonido, y la dimensión de la habitación indica la distancia máxima donde el sonido puede rebotar y ser contenido -. En un cuarto standard de 3 x 3 metros, se considera que se precisan 2 Watts RMS por persona para emitir sonido de manera efectiva. Por ejemplo, una fiesta con 10 personas podría requerir de un equipo de tan sólo 20 Watts RMS para dar un sonido fuerte y que escuchen todos en el cuarto.

Veamos nuestra escala:

30 Watts RMS: parlantes potenciados para PC, sistemas 2.1 y hasta algún minicomponente llega a ese valor. Puede llenar un cuarto mediano sin saturar, o van bien como equipos de escritorio. Va bien para un sistema conectado a un televisor – se escucha la pelicula, no hay ruidos de interferencia -, pero definitivamente se queda corto a la hora de animar una reunión o baile, especialmente al aire libre.

100 Watts RMS: es el mínimo de potencia potable para impresionar a alguien, sea con música, videojuegos o películas.

300 Watts RMS: sería el standard de potencia óptima para animar una fiesta; los equipos Philips Party Machine proveen semejante salida. Si escucha una película o pone música al máximo, retumban vidrios y paredes. Alcanza de sobra para una fiesta.

Potencias superiores a 700 Watts RMS: sirven para salones grandes, fiestas al aire libre o para armar un home theater realmente impactante. Lo cierto es que cualquier potencia superior a 1.000 Watts RMS es excesiva: salvo que tenga una sala aislada acústicamente o posea un permiso municipal, lo cierto es que un equipo a mas de 1.000 Watts RMS inunda de sonido a los vecinos o puede provocar daños en elementos delicados cercanos al alcance de su potencia (vidrios, cerámica, etc). Es cierto que existen equipos descomunales de 8.000 Watts RMS (por ejemplo) pero, ¿en cuántas ocasiones podrá utilizarlo a toda su potencia?… ¿y qué usos podría darle?. Si usted no tiene un salón de baile y lo usa para escuchar música medianamente fuerte, o como complemento de un TV / consola de videojuegos, el exceso de Watts RMS es un desperdicio. Es más un objeto para alardear su poderío económico que para darle un uso práctico, algo similar a tener una Ferrari para hacer los mandados en el barrio.

Paso 3 – compare precios y potencias RMS

La calidad se paga caro y es por eso que ciertas marcas (JBL, Bose, Edifier) cotizan mas alto que el resto en equipos de escasos Watts RMS. Pero usted no precisa marcas de primer nivel para obtener una experiencia de sonido espectacular: Panasonic, LG o Philips brindan equipos accesibles con gran calidad de bocinas. Olvidese de marcas ignotas, clones chinos o marcas inventadas de origen nacional.

Unos parlantes de 30 Watts RMS son geniales para su computadora de escritorio o su televisor. Hacer karaoke con un bafle activo de 30 Watts RMS (como hay un modelo de Panacom) puede ser frustrante ya que el ruido de la muchedumbre tapa la escasa salida del equipo. Usted necesita al menos 100 Watts RMS para tener un bafle activo efectivo.

Los parlantes Bluetooth son caros por la tecnología Bluetooth, no por su potencia que suele ser escasa (20 Watts o menor). Por contra la mayor ventaja es su portabilidad ya que tienen bateria propia y se manejan a distancia. Existen equipos mas baratos y que son parlantes portables con cable, lo que redunda en mayor calidad de sonido.

Existen muchos equipos que son mas aparentes que reales. Un equipo 2.1 de 8 o 10 Watts (como los que vienen para PC, alimentados por USB) son incapaces de ofrecer un golpe de bajo decente con el modestísimo subwoofer que traen. Para obtener golpe de subwoofer precisa 30 Watts o más. Algo parecido ocurre con las torres – parlantes empotrados en monturas de metro y medio de alto – que son carisimas y suelen tener una salida de sonido decepcionante de 40 Watts o menos. Digo: en vez de gastar $ 4.000.- en eso, puede abonar lo mismo en un microcomponente barato con mayor salida de Watts RMS.

Las barras de sonido son un enorme engaño. Son carisimas, no tienen tanta potencia RMS de salida (aunque tienen sonido de calidad digital) y carecen de retumbe ya que son chatas y no tienen caja que le brinde acústica. Es una solución parecida a los acondicionadores de aire split fashion (con motivos estéticos y diseño innovador) que encarecen su precio por la apariencia mas que por la verdadera calidad de lo que producen.

Cualquier microcomponente con un par de bocinas de 6 o 7 pulgadas y sistema bass reflex (esas toberas que tienen los parlantes de los equipos de calidad) proveen una experiencia de sonido mas que aceptable. Digo: en esos sistemas usted no extrañará la presencia de subwoofer para bajos y explosiones, ya que los parlantes satelitales tienen calidad suficiente para reproducirlos de manera impecable. En equipos tan potentes el subwoofer existe para impresionar y sacudir el piso, pero dos parlantes potentes (500 Watts RMS o mas) pueden hacer un efecto similar.

El tema, en todo, es la potencia RMS. No compre equipos subpotenciados; se llevará una decepción importante y será dinero desperdiciado. Hace un par de años compré un minicomponente Noblex de 45 Watts RMS. Cuando lo conecté a la tele y puse Jurassic Park (la escena en donde se escapa el tiranosaurio Rex, una gran secuencia para probar bajos), el equipo apenas retumbó, como si se hubiera caido un libro al piso. Cuando lo cambié y me compré un microcomponente Philips de 650 Watts RMS (por apenas $ 2.000 mas), la pisada del tiranosaurio sacudió los vidrios de mi casa y despeinó a mi nena, la cual estaba parada frente a la tobera de uno de los parlantes. Como dice Jeremy Clarkson, la potencia es la potencia; busque RMS, cuanto más mejor, en el equipo que vaya a adquirir y recuerde que gastar unos pesos extra no es tirar dinero, especialmente si se trata de comprar un equipo que suene como los dioses, lo deje satisfecho y le dure para toda la vida.