Tecnología: análisis combo teclado inalámbrico + ratón Eurocase Topaz EUKMW-818

Volver al Indice – Análisis de Computadoras, Notebooks y Periféricos PC

Análisis: combo de teclado y mouse inalambrico Eurocase Topaz EUKMW-818. Un kit popular y a un precio accesible, cuyas bondades y calidad son testeadas aqui.

Informática: análisis combo teclado inalámbrico + ratón Eurocase Topaz EUKMW-818

Por Alejandro Franco – contáctenos

4 estrellas: muy buenoNunca entendí la lógica detrás de los Smart TV. Ok, uno puede navegar con un televisor HD, reproducir videos online y hasta chequear correo, pero no hay que dejar de reconocer que la capacidad operativa de un Smart TV es limitada. Consideren el panorama en Argentina, en donde una conexión de internet promedio es incapaz de reproducir con fluidez un video HD 720 (ni hablemos de uno con calidad 1080) alojado en YouTube (que generalmente es el portal de videos por defecto al cual apuntan los Smart TV). Entonces, ¿cuál es la lógica?. ¿Tener un televisor de $ 7.000.- para ver un video de calidad pobre (o, a lo sumo, calidad 480), con el único detalle que es on line?.

Por supuesto existen mejores alternativas que un Smart TV por ese mismo precio. A final de cuenta los televisores HD no dejan de ser monitores de computación gigantes, a los cuales se les ha incorporado placas de audio y video y, en la mayoría de los casos, software de reproducción multimedia (e incluso discos duros para grabar y reproducir programas de TV). Si son monitores, ¿por qué no usarlos como tales?. Por los $ 7.000.- (precio a julio 2013) que cuesta un Smart TV uno puede adquirir un televisor HD básico (hay LEDs que cuestan poco más de $ 3.000.-) y sumarle una notebook / netbook por los $ 4.000 restantes. El único detalle que hay que fijarse es que ambos dispositivos tengan conexión HDMI. Dependiendo de la calidad de televisor obtenido (y de la potencia gráfica que pueda alcanzar la portatil adquirida) puede ver su computadora reproducida en la pantalla, en resolución 720 o, en un caso extremo, 1080 (aunque en general la mayoría de las notebooks logra, como máximo, resoluciones tipo 1600×900, lo que es algo intermedio y, desde ya, es muy buena calidad). Lo que debe tener en cuenta es que la notebook tenga un procesador potable para mover semejante resolución, así que olvídese de Atom, Celeron o los procesadores menores de AMD. Hay Core Duo o incluso puede hallar alguna oferta de un Intel i3 económico (o sus equivalentes AMD) que son suficientes para darle fluidez a la reproducción de video deseada.

Por supuesto, para completar el combo (y crear su propia versión de Smart TV) es necesario conectarle un kit de teclado + mouse inalámbricos. De ese modo usted puede abrir pantallas del navegador, contestar correo, ejecutar su video juego favorito, reproducir videos on line o, mejor aún, archivos de video HD que usted haya descargado de internet (o que tenga en el disco duro porque proceden de un celular / video cámara de alta definición). Desde ya, manejar a distancia un combo de TV / notebook no es lo mismo que manejar la portátil apoyada sobre su falda. Por ejemplo, los navegadores deberán quedar configurados con un zoom por defecto (algo que se logra con la combinación de teclas Control +); toda la configuración de Windows debe utilizar letras más grandes (en el caso de Windows 7 es muy fácil escalar la resolución un 125 o un 150%, según precise); y posiblemente haya que retocar el seteo gráfico de los videojuegos. Pero echarse una partida de Call Of Duty en un 32 pulgadas atachado a un Home Theater sin dudas será una experiencia religiosa para el fanático, algo que supera con creces la utilidad (y desde ya el costo) de cualquier consola de videogames. Desde ya, comparar consolas contra combos de notebooks + teclado / mouse inalámbrico es un tema candente propio de un debate (y otra nota especializada que haremos en un futuro), en donde entra a jugar el bajo costo de los juegos de PC (y su mejor resolución) contra la enorme plasticidad de los periféricos de las consolas. Es imposible echarse una partida cooperativa de dos o más jugadores simultáneos en un juego de PC (hablo de tipos sentados en el sofá de un living, no de gente conectada via Internet); las consolas poseen una enorme variedad de mandos inalámbricos que capturan movimientos, los cuales transforman a los juegos en experiencias interactivas, y que van desde los mandos para jugar tenis, golf, etc de la Nintendo Wii hasta el fabuloso dispositivo Kinect de la Microsoft XBox, el cual te permite ingresar virtualmente al mundo del videogame y, por ejemplo, empuñar un sable láser para transformarte en un auténtico caballero Jedi en el living de su casa.

Pero, siendo mucho más modestos, uno se conforma simplemente con manejar un puñado de teclas y un ratón en distancia para matar terroristas en Medio Oriente o echarse una carrera rápida a bordo de una Ferrari. Prácticamente todas las fabricantes conocidos de hardware ofrecen combos inalámbricos, variando el precio y la calidad de terminación de los mismos.

El caso que hoy nos ocupa es el combo inalámbrico de teclado + mouse Eurocase Topaz EUKMW-818. Como mi experiencia previa con Eurocase había sido más que satisfactoria – el equipo 2.1 LeMans II EU S3-3045 -, decidí darle una nueva oportunidad a la marca para volver a probar la calidad de sus productos. Por otra parte el precio al que se adquirió era tentador – $ 215.-, un 20% menos del precio de mercado que figura en los sitios web de remates, e incluso en ciertas casas de computación de Buenos Aires que poseen presencia on line -, y era $ 50.- más económico que el combo Logitech MK240, amén de que el producto de Logitech carecía del pad numérico.

Sin dudas el precio fue un factor tentador; los otros dos factores que impulsaron la elección fueron de que se trataba de un teclado multimedia (con 19 teclas especiales para reproducir audio / video, manejar el sonido, y manipular botones y pestañas del navegador por defecto de la notebook), y de que poseía un ratón grande y ergonómico, uno de esos que permite reposar con total comodidad el dedo pulgar sobre su costado y poseen un agarre envidiable.

Mientras que a prima facie todo parecía más que adecuado, al momento de utilizar el combo comenzaron a surgir detalles. Antes que nada, hay que aclarar que los combos inalámbricos suelen operar utilizando algún de los siguientes 3 métodos: por Bluetooth, infrarrojo o frecuencia de radio. El Bluetooth suele proporcionar una interfase casi universal de manera que, contando con el software apropiado, el teclado / mouse podría manejar tablets conectadas a una TV HD (si cuentan con salida HDMI) o, bien, operar computadoras tipo Apple. El infrarrojo – que fue el método primigenio de todos estos dispositivos y que hoy se encuentra prácticamente en desuso – requiere que el teclado / ratón estén en línea directa (y sin obstáculos) con el lector infrarrojo atachado al costado de la notebook o PC. Y el último método – frecuencia de radio – opera de manera similar a los teléfonos inalámbricos. La gran ventaja de esto es que usted puede operar a mucha distancia y (teóricamente) con obstáculos en el medio o al menos sin necesidad de estar en línea directa con el receptor de señal.

En la práctica las cosas no son tan intachables como reza la caja. El escenario elegido es la cama (obviamente!), con el teclado apoyado en las piernas y utilizando el mouse sobre una superficie lisa como una revista o una carpeta. El ratón operó prácticamente sin problemas – a un costado de la pierna, y con diversos montículos de cobijas en el medio, lo cual dificultaba su línea de visión hacia el receptor USB instalado en la notebook -, pero la comunicación que mantenía el teclado era más sensible a la posición en que éste se encontrara. Con las piernas bajas funcionaba ok pero, cuando uno levantaba las rodillas a 45 grados, la comunicación no siempre se establecía. No se trata de un problema de pilas sino de potencia de señal y calidad del receptor, las cuales terminaron exigiendo el uso de ciertas posturas para mandar información a la notebook situada a 4 metros de distancia. No es un pecado grave, pero tampoco es la maravilla a prueba de balas que reza la caja.

El combo Eurocase Topaz EUKMW-818 se compone de un teclado, un mouse y un receptor USB. Admito ser neófito en el tema, pero el receptor es tan minúsculo que resulta fácil perderlo (por ello, siempre lo mantengo puesto en algún puerto USB libre de alguna de las computadoras que hay en casa). Por su parte, el teclado es bastante más pesado que los habituales – debido al hard interno que permite la transmisión inalámbrica -. Tanto el mouse como el teclado usan frecuencia de radio de 2.4 Ghz (tal como los teléfonos inalámbricos de alta gama), lo que asegura calidad de transferencia de datos y distancia de transmisión / recepción. En el caso del combo Eurocase Topaz, la señal está asegurada hasta 10 metros de distancia lo que implica la potencia del equipo, aunque 10 metros es una distancia enorme para una TV común … a menos que usted sea un privilegiado de esos que posee una pantalla gigante tipo 60 pulgadas -.

El mouse es formidable. Es muy preciso y la señal es potente. El agarre producido por el diseño ergonómico es notable; posee una rueda central que se desliza suavemente, y el dispositivo cuenta con dos botones que permiten setearlo en resoluciones 800 / 1600 DPI (por si quiere simplemente manejar ventanas en pantalla o si necesita la precisión de un diseñador gráfico para dibujar figuras al mínimo detalle). Ciertamente el botón de selección de resolución podría estar ubicado en otro lugar no tan accesible – es fácil tocarlo por error con el pulgar y cambiar la resolución, lo que en la práctica se traduce en un cambio en la velocidad de arrastre del puntero por la pantalla -. Pero salvo eso, todo está más que ok. Posee botón de encendido y una tapa inferior con traba, la cual aloja una pila AA.

En cambio, el teclado es otro cantar. El diseño es agradable y cómodo, pero hay algunos aspectos cuestionables. Por ejemplo, carece de botón de encendido como el mouse y, para colmo, el combo viene acompañado por un folleto minúsculo de 3 hojas que no explica nada – sólo indica las características del equipo, tal cual reza la caja de embalaje -. De ese modo, yo no sé si el teclado sigue consumiendo las pilas aún cuando la notebook y el mouse estén apagados. Hay un LED que indica si la batería está baja, pero no hay otro indicador de actividad o de energía. Tampoco – y parece ser un detalle generalizado en todos los teclados inalámbricos – hay luces que indiquen si el teclado numérico, las mayúsculas o la tecla scroll están activadas (¿tanto puede consumir un pequeño LED que se han visto obligados a suprimirlo?). Para compensar esto, usted debería navegar por la web y buscar algún software indicador en pantalla (como el OSD) que le muestre en la barra de Windows si dichas teclas están activadas y cuáles son. No es que se trate de una molestia terrible pero es un detalle que se extraña.

El teclado posee 19 teclas multimedia, las cuales son muy útiles. Se configuran automáticamente, ya que cuando uno enchufa el receptor USB, Windows 7 (o superior) chequea e instala los controladores y habilita las teclas (en en el caso de Windows XP o anteriores habrá que pedir un reconocimiento expreso del nuevo hardware instalado). Las nuevas teclas van desde el manejo del reproductor multimedia que usted haya predeterminado en Windows, hasta el control del volumen, el llamado a listas de reproducción multimedia que haya dejado pre-grabadas, zoom en pantalla, manejo del browser (con recarga de páginas, cambio de pestañas, avance / retroceso en el historial de navegación, llamado a página de inicio), apertura de la ventana Mi PC, llamado al cliente de correo predeterminado y llamado a la calculadora de Windows. Se extraña un par de teclas para llamar al Excel o Word instalados, pero así está ok. Por otra parte, la calidad de las teclas es pasable. Los apliques de las letras no son espectaculares pero son funcionales, y quizás la tecla Enter sea demasiado pequeña (es un rectángulo tan largo como dos teclas y media juntas; a mi me gustan los Enters cuadrados y grandes). Pero sin dudas lo más discutible es el tacto. Es un teclado duro y algo incómodo, especialmente si va a trabajar con él mucho tiempo. Para activar videos o utilizarlo en videojuegos está ok, pero para redactar una carta algo larga es molesto. Los dedos rebotan tal como lo harían en el teclado de goma de una calculadora.

Hay otros detalles del teclado que no son enteramente satisfactorios. Lleva dos pilas AAA en la parte trasera, pero la remoción de la tapa que las cubre es algo complicada y uno termina forzándola. Posee dos patas extensibles para darle algo de ángulo, pero las mismas – al contrario del 99% de los teclados existentes en el mundo – están puestas a lo largo, y encima se abren desde los costados hacia el centro (para que tenga una idea, es como si usted pusiera un pie contra otro, unido por sus plantas; el ángulo en que quedan sus pantorrillas es similar al que quedan las patitas del teclado). No sólo es un sistema absurdo, sino que además las patas carecen de rigidez, con lo cual es fácil que una (o ambas) se cierren.

Quizás el mayor problema con el combo Eurocase Topaz EUKMW-818 es que el ratón y el teclado parecen haber sido diseñados por dos personas diferentes. El mouse es genial, pero el teclado tiene omisiones e inconsistencias. De todos modos se puede utilizar y nadie dice que sea de mala calidad; sólo digo que hay detalles mejorables y algunas decisiones de ingeniería cuestionables.

Mi experiencia con el combo Eurocase Topaz EUKMW-818 es buena, pero podría haber sido mucho mejor. En mi opinión de usuario, los mejores teclados (standard, con cable) que he usado han sido los Genius, y quizás debería haber adquirido uno de dicha marca; por lo menos la experiencia al tacto hubiera sido superior (desconozco la fiabilidad de Genius en periféricos inalámbricos). Las teclas del Eurocase Topaz son algo incómodas, pero todo caso depende del uso final que desee darle. Definitivamente no es un combo para usar para trabajar de manera intensiva, pero es muy práctico y funcional para usarlo de manera eventual, para navegar un rato por la web, tontear con un videogame, o seleccionar y ejecutar videos archivados en el disco duro de nuestra notebook. Como sea no es un producto nada malo, pero sin dudas es un periférico que podría haber estado mucho mejor.

Precio: u$s 22.- aproximadamente