De Regreso: el Cáncer y Yo, por Cristina Latorre (segunda parte)

En el 2002 mi esposa decidió escribir sobre su experiencia con el Cáncer y creó un blog – De Regreso -, el cual publicamos en Datacraft en nuestra primera época. Debido al cambio de formato del portal, hemos decidido incorporarlo dentro de nuestros contenidos como una sección fija, beneficiándose con la portabilidad de los textos en medios móviles como tablets y celulares. Casi 20 años después creo que la utilidad del blog sigue intacta, y que muchos familiares y pacientes con Cáncer puedan obtener una guía en sus momentos mas tristes y difíciles para saber como lidiar con la enfermedad… y como vivir después de ella.

Indice - De Regreso: el Cáncer y Yo, por Cristina Latorre

Por Cristina Latorre – mensajes a (contáctenos)

Navegación del blog:

En esta sección: Mi trabajo interno – Una historia – Ayúdate que ayudarás – Reflexionando

Mi trabajo interno

Nunca renegué por todo lo que me estaba sucediendo, en ningún momento por la cabeza se me pasó la frase que a veces suelen decir cuando las cosas no salen bien: ¿por qué a mí? ¿que hice para merecerme esto?.

En ningún momento me llegué a plantear estas preguntas, creo que cuando las cosas pasan son por una razón. Renegarle a Dios es estar desperdiciando las energías que vamos a necesitar para seguir adelante en la lucha por vivir en este plano, el terrenal.

Me aferré en mis creencias y a las ganas de seguir viviendo, el querer seguir compartiendo esta hermosa vida con todos mis seres queridos.

Algunos me decían “pero vos sos joven, vas a salir adelante…”; creo yo que acá la edad no entra, esto es como en el amor, no hay edad para enamorarse como así tampoco hay edad para enfermarse. Lo necesario en estos casos es querer curarse y si existiera la posibilidad de que la enfermedad sea terminal, tratar de llegar hasta ese momento con la claridad posible y la seguridad de que cuando ya no estemos en este plano nuestro espíritu podrá descansar en paz. Hay que aceptar la decisión de nuestro Padre Creador, bien lo dice una parte de la oración “…hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo…”; habrií que meditar más sobre nuestros deseos y no renegar de estos designios, a veces somos capaces de pensar que estas cosas nunca nos van a pasar, pero siempre terminamos dentro de la situación ya sea que nos suceda a nosotros o a un familiar, amigo o vecino siempre estamos marcados por algo, sea bueno o sea malo.

Hay que empezar a tomar conciencia que en la vida estamos de paso, tenemos que vivirla a cada instante porque no se sabe que es lo que nos puede llegar a suceder dentro de un rato. Pero por sobre todas las cosas tener fe. Con ella se pueden mover montañas y aun los peores momentos se pueden convertir en placenteros para el alma.

Es asi que tuve una conversación muy larga con mi Padre, le pedí que me concediera una segunda oportunidad, que sentía que aun no era mi momento, que me permitiera estar un tiempo más al lado de los míos.

Le prometí que haría lo que fuera necesario aquí, que cumpliría con lo que el me mandase hacer en el momento justo. (creo que ya lo estoy haciendo, aquí me encuentro relatando mi historia para aquellos que están pasando lo que yo pasé, o para esas personas de que solo quieren leer una historia de vida).

Cuando me agarraba la angustia me ponía a escribir o a escuchar música clásica, ésas eran mis descargas a tierra. Colocaba un CD de Schubert (compositor alemán, nació en el año 1797 y falleció en el año 1828, unas de sus obras más conocidas es el Ave María, melodía que se toca en las ceremonias de casamientos en el momento de la bendición de los anillos), y de repente me encontraba escribiendo sobre una hoja todo lo que mi corazón me dictaba a continuación les transcribo unos de mis escritos:

“MI PAZ Y MIS ALEGRÍAS ESTÁN EN UNA MANO DE DIOS Y MIS PENAS Y MIS LAGRIMAS ESTÁN GUARDADAS EN UN CAJÓN”

“LA ESPERANZA Y LA FE ME SUJETAN,UNA DE CADA LADO Y FRENTE A MIS OJOS TENGO LA VIDA POR DELANTE”

“LA VIDA ES LA VIDA, EL AMOR ES EL AMOR; ¿Y LA MUERTE? ES SOLO UN PEQUEÑO DESCANSO PARA LUEGO VOLVER A LA VIDA CON AMOR”

“DISFRUTA LA BRISA
SIENTE EL CANTO DE LAS AVES
OYE EL VIENTO SOPLAR
TOMA EL CALOR DEL SOL
Y SABRÁS QUE EN TU VIDA HAY UN NUEVO DESPERTAR”

Lo más interesante de escribir es hacer realidad eso que sentimos en nuestro interior, es darle libertad a nuestros sentimientos.

Uno nunca se cansa de agradecer a esa dulce voz que nos dicta al oído las palabras más lindas que solemos escuchar.

A lo mejor ustedes se preguntaran ¿cómo se hace? ¿es tan así? ¿será verdad?.

Pues sí; es verdad, como se hace de la manera más simple; cuando se ponen a rezar y le hablan a Dios, se llega a una paz tan grande que se llega a un momento de silencio jamas antes experimentado; pues bien ahí es cuando tu Yo interno es quien habla.

Todos los tenemos pero somos pocos lo que lo escuchamos.

Este se llama Rosario de la Liberación, para aquel que le interese aquí se los dejo. Un día mi mamá me trajo un rosario para que lo hiciera, me ayude muchísimo haciéndolo (siempre con fe, de nada vale ponerse a rezar y repitiendo como loritos, si no se siente desde el corazón de nada vale tal esfuerzo).

Se tiene que hacer con un rosario de color rojo ya que representa la sangre de Cristo. Si el dolor es muy fuerte o la angustia es muy grande pidan ayuda a mas personas para que también pidan por la persona necesitada.

ORACIÓN:

“SEÑOR JESUS, QUEREMOS AGRADECERTE, EL QUE TÚ POR TÚ MISERICORDIA Y PIEDAD, SUSCITASTE ESA ORACIÓN PODEROSISIMA QUE PRODUCE FRUTOS MARAVILLOSOS DE CURA, SALVACIÓN Y LIBERACIÓN EN NUESTRA VIDA, EN LA FAMILIA Y EN LA VIDA DE LA PERSONA POR LA QUE ORAMOS.

¡¡GRACIAS JESUS, POR TU INFINITO AMOR POR NOSOTROS!!

PADRE CELESTIAL, NOSOTROS TE AMAMOS, PADRE CON TODA LA CONFIANZA DE HIJOS; NOSOTROS NOS ACERCAMOS A TÍ, EN ESTE MOMENTO Y CLAMAMOS UN GRAN DERRAMAMIENTO DE TÚ ESPÍRITU EN NUESTRO CORAZÓN.

¡¡PADRE!!, QUEREMOS VACIARNOS DE NOSOTROS MISMOS PARA QUE EL ESPÍRITU SANTO, PUEDA VENIR SOBRE NOSOTROS.

POR ESO DELANTE DE LA CRUZ DE JESUCRISTO, RENOVEMOS NUESTRA ENTREGA TOTAL E INCONDICIONAL A TI.

PEDIMOS PERDÓN DE TODOS NUESTROS PECADOS Y LO COLOCAMOS AHORA, SOBRE SU CUERPO LLAGADO DE JESÚS.

NOSOTROS NOS VACIAMOS DE TODAS LAS AFLICCIONES, PREOCUPACIONES, ANGUSTIAS Y DE TODO AQUELLO QUE NOS HA QUITADO LA ALEGRÍA DE VIVIR, TE ENTREGAMOS NUESTRO CORAZÓN EN NOMBRE DE JESÚS.

PADRE, COLOCAMOS SOBRE LA LLAGA DE JESÚS CRUCIFICADO TODAS NUESTRAS ENFERMEDADES DEL CUERPO, DEL ALMA Y DEL ESPÍRITU, LAS PREOCUPACIONES CON LA FAMILIA Y CON EL TRABAJO, LOS PROBLEMAS DE ORDEN FINANCIERO, MATRIMONIAL Y TODAS NUESTRAS ANGUSTIAS Y AFLICCIONES.
SEÑOR; QUE EL PODER REDENTOR DE LA SANGRE DE JESUS, VENGA SOBRE NOSOTROS; AHORA PARA LIMPIARNOS Y PURIFICAR NUESTRO CORAZÓN DE TODA MALA INFLUENCIA.

¡¡¡JESÚS TEN PIEDAD DE MI!!!

¡¡¡JESÚS TEN PIEDAD DE NOSOTROS!!!

SÍ; PADRE QUEREMOS ENTREGARTE NUESTRAS VOLUNTADES, FLAQUEZAS, MISERIAS, PECADOS, NUESTRO CORAZÓN, CUERPO, MENTE, ALMA Y ESPÍRITU, EN FIN TODO LO QUE SOMOS Y TENEMOS, NUESTRA FE, VIDA MATRIMONIAL, FAMILIA, TRABAJO, VOCACIÓN.

¡¡¡LLEVANOS CON TU ESPÍRITU SEÑOR, LLÉVANOS CON TU PODER Y CON TU VIDA!!!

¡¡¡VEN ESPÍRITU SANTO DE DIOS!!!

¡¡¡VEN EN NOMBRE DE JESÚS!!!

VEN Y TOMA FORMA VIVA DE NOSOTROS LA PALABRA DE DIOS PROCLAMADA A TRAVÉS DE LA ORACIÓN DEL ROSARIO DE LA LIBERACIÓN Y QUE EL, OPERE EN CADA CORAZÓN. LA GRACIA DE LA CURA, SALVACIÓN Y LIBERACIÓN, EN NOMBRE DE JESUCRISTO, NUESTRO SEÑOR, AMÉN!!!.

El rosario se debe hacer por siete días, tres veces al día. Luego si lo quieren repetir no hay problema alguno, háganlo las veces que su corazón se lo pida.

Antes de comenzar el rosario se debe leer la oración que les fue mencionada, luego se reza de siguiente manera:

se debe decir en cada 10 cuentas 10 veces.”JESUS TEN PIEDAD “

“JESÚS SANA… (decir el nombre de la persona que se desea ayudar o el nombre de uno)

“JESÚS SALVA… (se vuelve hacer lo ya antes mencionado)

“JESÚS LIBERA.. ( idem)

en cada misterio se dice: “SI JESUCRISTO LIBERA A MI FAMILIA, MI FAMILIA SERÁ VERDADERAMENTE LIBRE”

en las ultimas cuentas se rezará 1 PADRE NUESTRO, 3 AVES MARÍAS y 1 GLORIA.

“Doy fe que este bello rosario ayuda”, sólo se necesita deseos de curarse y de seguir viviendo para que uno salga adelante con la gracia de DIOS.

-0-0-0-

Como luego de toda operación tan delicada es bien sabido que viene un tratamiento de quimioterapia.

En total fueron 6 quimios, me las hacían cada 21 o 28 días como máximo, ya que es lo que tardan las células en renovarse.

Duró casi 5 meses el tratamiento.

Desde un principio quise que se me dijera los pro y los contra de este tratamiento, se me informó que sufriría de calambres desde fuertes a no tan dolorosos, cambio de ánimo, pérdida de apetito, caída del cabello y de los vellos de todo el cuerpo, llegaría a sentir molestias en los oídos, cambios en el gusto, cambios en olfato (sentiría cualquier olor desde lejos y con tanta intensidad que me haría tener vómitos y nauseas). El doctor me dijo que a lo mejor los calambres los tendría cerca de la cuarta quimio, ése no fue mi caso ya que luego de la primera comencé con los grandes dolores (pensé que me moría, ni a mi peor enemigo le deseo esos dolores); tuve al principio nauseas, como será que hasta el olor de un fósforo encendido me revolvía el estómago. Perdía el apetito, estaba así por casi siete o diez días, cuando ya empezaba a sentirme bien hacia catarsis, lloraba desconsoladamente y luego era otra persona, sentía que me sacaba todo el peso de encima, siempre me sentí un Ave Fénix.

Con el sufrimiento se aprende a dominar toda situación, en este caso fui yo quien dominó todo, en los momentos de dolor intenso, me aferraba de una almohada y para mis adentros me repetía “no siento dolor”, “soy fuerte”, “yo puedo más”, “no tengo temor en crecer” y así repitiendo esto a cada instante me quedaba dormida dos o tres horas. Era poco el tiempo para descansar después de tanto llorar o retorcerme en la cama por tanto dolor, pero en mi me alcanzaba ya que con ese tiempo cortito me recargaba las pilas para poder seguir luchando contra esto que me estaba pasando.
En ningún momento estuve sola, a mi lado estaban mi esposo y mi mamá; ellos a la par mía rezaban o me ayudaban a hacer ejercicios de respiración para relajarme o para pasar ese mal trance y la verdad el hacer esos ejercicios han ayudado y mucho.

Como será que todo cambia en uno que no bien me colocaban la droga, yo ya la olía por mis fosas nasales.

A Dios gracias, tengo un poder de convicción para conmigo misma, sin esto nunca hubiese salido adelante.

Cada vez que tenia que ir para el instituto donde me practicaban la quimio se me hacia más difícil, cuando entraba sentía un golpe en el centro de mi pecho que me hacia retroceder, luego me di cuenta que sentía el sufrimiento de todos los que se atendían allí y también el dolor de los familiares; le comenté esto a mi doctor y me dijo que si, que lo que sentía era eso, sufrimiento y dolor.

Hubo una vez que como había entrado salí; me oponía a volver a entrar, era muy fuerte lo que sentía hasta me llegaba a faltar el aire. Ese día me acompaño mi esposo, él con su dulzura me convenció y por suerte enseguida me llamaron, así que mi visita fue corta.

En la tercera quimio el doctor estaba perdido conmigo ya que yo reaccionaba distinto a lo que el esperaba, esta vez la reacción fue después de los quince días de habérmela hecho; me acuerdo que un sábado por la noche me desperté bruscamente con mucho frío y temblores, estuve así mas de media hora. A los dos días me agarró un calambre en el lado izquierdo de mi cuerpo, por suerte nunca me afectó la cara.

Me agarraban calambres en las manos, en la pierna izquierda abarcando hasta el pie. No era dolor solo de músculos era ya de huesos, eran muy fuertes, fue así que me queda en cama mas de quince días y hasta tal punto que no pude caminar por muchos días, sentía las piernas dormidas, como no teníamos muletas al principio me ayudaba para ir a ser mis necesidades con un palo de escoba; luego me compraron las muletas y a los días volví a caminar de nuevo.

A todo esto esto yo me encontraba sola ya que mi esposo trabajaba y mi madre se encontraba en San Nicolás. Es por eso que aconsejo, nunca se queden solos cuando están en pleno tratamiento.

Les transcribo algo que escribí durante el mismo tratamiento:

“Siento que mi cuerpo me dice basta.

Siento ahogo, mi cuerpo me lo hace saber.

No es por capricho, como ellos piensan, es que estoy cansada, pero aun así hay algo muy fuerte dentro de mi que grita que yo ya estoy bien que ya no es necesario seguir inyectando algo tan fuerte como lo era esa droga. Siento que en mi, interiormente estoy muy golpeada.

Mi espíritu está bien, así lo siento yo, pero urgente!!! dejen que mi cuerpo descanse.”

Ahora, cuando me pongo a leer todo lo que escribía, me doy cuenta cuan fuerte fui y a la vez como mi alma pedía misericordia hacia la medicina.

Hubo una vez que alguien me aconsejo que usara el corazón para pensar y no la mente. Desde ese día es que lo hago. Y todo lo que digo y escribo lo hago desde el corazón, me dejo guiar, me permito ser libre en cuerpo, alma y espíritu.

Aquí les pongo algo mas de mis”relatos de la vida”:

…de no ser así las cosas hubieran sido diferentes, esa mañana mi visión de la vida cambio repentinamente.

Todo se aclaró; todo era y es diferente a lo que fue y será, nada es igual al ayer ni parecido a mañana. Las palabras encierran significados ocurrentes al saber y entendimiento / comprensión del hombre. Este tiene el “don” o “poder” equivocado de distorsionar lo que oye, lee o cree; nunca quedan en claro de lo que desean . No saben que hacer con su existencia tan solo dejan pasar el “tiempo” y las oportunidades que pasan frente a sus narices.

Comenzar, aclarar, hacer, estar, amar, andar, querer, ir, buscar y dejar pasar las cosas. Se puede conjugar tranquilamente con la palabra nacer.

¿Para qué nacer?

Para comenzar aclarando el porque de nuestra vida y hacer andar lo que deseamos, luego ir a buscar el amor que se nos dio un día; eso fue cuando nacimos y… volvemos a nacer para hacer andar la gran rueda de la vida, todo tiene un comienzo y un final.

Aprender jugando.

Estar amando.

Hoy aquí, mañana allá y un buen día no estamos más visibles a los ojos, pero si visibles al alma.

Todo se siente de diferentes formas, pero al fin se siente.

Llegará el día en que quieras ver a tu alrededor y veras la sorpresa que te espera.

Hay que recuperar el tiempo perdido, aprovechar a conocerse y veras que lindo uno es!!!.

Esta es más especial, encierra muchos significados:

“Alimenta a tú ALMA

Alimenta a tú Espíritu

en ti esta toda la respuesta

en ti esta toda la sabiduría.

Tú luz

Tú lámpara

Mira tú propia luz

Encuentra la respuesta en tu interior

Dentro tuyo,no afuera

Tú debes decidir tú camino

a donde ir de ahora en más

no busques las respuestas en otros labios

en tí estan la respuestas

es parte del crecimiento

busca consuelo en tu interior.”

Una historia

Y…

Una vez más deberé construir los días.

Una vez más señalaré los momentos decisivos de estas vidas.

Una vez más pediré perdón a aquellos que partirán. Pero recibiré a aquellos que regresan.

Serán las veces que sean necesarias, siempre estaré frente a ustedes cara a cara.

Al principio no sabia como llevar esto adelante, pero luego me di cuenta que todo es un proceso, el ir, venir, estar, yacer, padecer, etc. Es todo una constante repetición.

Es la realidad máxima de todo ser viviente con lo desconocido y por lo conocer; los misterios de la vida, sus incógnitas… ¿el por qué de las estaciones? ¿por qué el sol y la luna?¿por qué nacer y morir? ¿por qué la alegría y la tristeza? ¿por qué un antes y un después? ¿un hoy, mañana y ayer?.

Todo tiene que tener sus misterios, unas simples palabras encierran tanto suspenso.

Como es mi costumbre despierto interrogantes.

Creo que no descanso demasiado, ya que con mis explicaciones nunca conformo a nadie.

Soy algo que no siempre estoy donde quieren que esté. Ayer estuve del otro lado, hoy estoy de este lado, y no siempre demuestro lo que soy en realidad; si no obsérvenme, estoy con ustedes a cada instante y en todos lados.

Creo que a esta altura se preguntaran ¿quién es que guarda ese misterio, de que habla, que quiere decir, quien es en realidad?

De a uno por vez, soy lo que soy, alguien al que no pueden ver, si sentir pero no tocar, pero si imaginar, oír tal vez siempre hay alguien que pega sus orejas en unos de mis tantos lugares de trabajo. ¿Qué guardo? Guardo recuerdos, para algunos gratos y para otros no tan gratos por ahí los hago reír de alegría como también los hago llorar de tristeza. ¿Hablo? Si por medio de la experiencia en cada uno de ustedes; suelo marcarlos con ella, como así también marco el compás de la música, el del corazón y muchas otras cosas más.

No es que por maldad tenga que marcarlos, entiéndanme, éste es mi trabajo, no todos lo comprenden.

Y si; soy una realidad que no muchos quieren reconocer, sea porque no aceptan sus destinos o el momento que les represento.

Mi trabajo me exige mucho, tanto a mi como a ustedes. Para algunos soy digno, para otros una maldición que llego en mal momento.

¿Se dieron cuenta de quién soy?

Así es; soy ese viejo chismoso, el que lleva y trae, el que esconde, el que entrega, el que dice cuándo pero no dónde y cómo, ese trabajo lo hace mi jefe.

Yo solo soy un servidor más de este jefe, muchos somos los que trabajamos para El.

A veces mis errores cometo por el hecho de quererles dar más de mi tan solo por un instante, pero resulta que con ese breve momento suelo arruinar las decisiones ya tomadas de muchos más. Como así también sé hacer milagros con el permiso de Dios, tan solo me valgo de mis ayudantes, minutos y segundos.

Bueno ya se han dado cuenta, soy su viejo amigo “el Tiempo”.

Ayúdate que ayudarás

Antes te quiero contar lo que escribí ni bien llegue a mi casa después de finalizar mi ultima quimioterapia.

La titule “Una Batalla Vencida”, ya que desde un principio me propuse ganar en esta guerra…

Terminé un recorrido del cual, desde un comienzo, exigía mucho esfuerzo de mi parte.

En cierto momento llegue a pensar que no lo resistiría, pero el apoyo de los míos me ayudo a salir adelante.

Los momentos que viví solo lo sabemos mi alma y yo, nadie puede saber en carne propia mi dolor y mis angustias, mis silencios con la furia, con el cansancio, mi enojo quien sabe con quien.

Todo por suerte paso, ya finalicé este libro, ahora comenzaré uno nuevo.

El ayer lo dejo atrás para no verlo mas, el hoy me espera junto con una nueva vida.

“Soy Feliz”

¿Qué haré ahora?

Dejaré descansar mi cuerpo y mi alma, me contactare con Dios, me sentaré a tomar mate con él y le contaré sobre mis nuevas dudas; le pediré que me ayude a enfrentar y combatir esos miedos que no me permiten pensar con mas claridad, le hablaré de mis proyectos.

Planearé mi vida con él, si es que esta de acuerdo le pediré unos cuantos consejos y luego le abrazaré y me dejaré llevar hasta caer rendida en su inmensa paz.

Trabajaré en silencio con los míos, les transmitiré esa paz a cada uno de ellos para que sepan que ya todo pasó.

Cuando todos duerman seré yo quien los acaricie en silencio y con el soplo que saldrá de mi alma los colmaré de dulces sueños, de tiernas carcajadas, por unos instantes los haré sentir niños, les alejaré todos sus temores. Haré que por un segundo sus sueños se hagan realidad, no estaré trabajando sola porque El me estará ayudando. Me permitirá ser por un ratito el ángel de mi familia, siento que esto es lo mas que yo les puedo dar de mi luego de todo lo que padecieron junto a mí, siento la necesidad de tenerlos en mis regazos y consentirlos uno a uno y decirles al oído:

“Ya todo pasó, fue solo un mal sueño”.

¿Y luego?

Luego me iré a sentar bajo ese gran árbol que veo desde un principio y me acostaré a dormir esa siesta tan esperada, cerraré mis ojos y me dejaré llevar hacia donde mi alma lo desee.

¿Y cuando regrese seré la misma?

Quizás si, quizás no.

Los cambios suelen traer sorpresas, y esto es para mi bien.

Mejor me voy a descansar hoy fue un día muy esperado, ahora relajaré mi cuerpo en la cama e iré a mirar para mis adentros.

Me pondré a contemplar mi ser, mi esencia, mi todo y festejaré esta batalla vencida.

Reflexionando

Qué misterios que tiene el destino, a veces las cosas se dan de una manera tan rara que uno no sabe si dudar de éso o agradecerle a Dios por sus misterios.

El sólo hecho de aportarle una ayuda a alguien que lo necesite es el premio más grande que uno puede recibir; se llega a sentir una paz que colma el alma de felicidad y se siente que, haberse levantado hoy, significa que los ruegos fueron escuchados y que la recompensa es tener alivio espiritual, mental y corporal… máximo cuando una está terminando de atravesar la puerta de un pasado ya superado, aceptado y reconocido sobre todas las cosas.

El aceptar una situación por más difícil que sea es un paso muy importante para la evolución de uno. A algunos les cuesta, y los resultados que éstos esperan, les tardarán más por el solo hecho de renegarle a la vida o destino… aunque al destino también lo llegamos a hacer nosotros pero alguien de “arriba” tiene el poder de hacer variar las reglas a su gusto, nos guste o no nos guste, lo debemos hacer; es como decir “el hombre propone y Dios dispone”, pero la realidad es que acá se hace”la voluntad de Dios”, y nosotros la debemos acatar, si es que queremos; porque el nos da libre albedrío; pero con el tiempo terminaremos dándonos cuenta que lo que nos indicaba era lo real, ideal o, mejor aún, lo correcto y necesario para nuestro propio bien. Pero a veces nos agarra la rebeldía como todo hijo con su padre que llegamos hasta tal punto que hacemos lo contrario a lo que a El le gustarií, y todo para disgustarle y hacer que su ira sea aún más fuerte. La verdad; estamos en un error tan grande que los que terminamos con ira y disgustos somos nosotros y no El. En una palabra, nos ponemos la pelela de sombrero.

A veces aceptar nuestra propia realidad nos hace ir para el lado contrario del que deberíamos ir; la confusión puede ser tan grande que nos convertimos en ciegos de lo que no queremos ver y sordos de lo que no queremos oír; aún sin haber perdido la vista ni el oído.

Todo esto nos lleva a darle la ventaja a los miedos, incertidumbres, la falta de fe, la incomprensión hacia uno mismo y renegar de nuestra propia existencia, y comenzar a culpar a alguien quien nos da el derecho de elegir nuestro propio camino, para poder corregir viejos errores de nuestro pasado. Pero resulta que los que no nos damos cuenta somos nosotros, porque creemos que porque nacemos tomamos a la vida como una fiesta y creemos tener el derecho de poder cometer errores, total nadie nos ve y nadie nos dice nada. Pero el gran secreto de todo esto es que cuando morimos, debemos rendir cuentas a nuestro creador, para arrepentirse ya tarde es, pero como Padre Nuestro que es, siempre nos da una segunda oportunidad y volveremos a nacer cuando El lo disponga y así poder corregir los errores cometidos.

Y para aquellos que sí reconocen las faltas a tiempo siempre tendrán nuevas oportunidades, ya que “de los arrepentidos se vale el Señor para hacer un mundo nuevo para los descarriados”.

El escuchar lo que de nuestra boca sale nos es extraño, pero a la vez es gratificante porque con esa palabra ayudamos al que más lo necesita en ese momento, con el tiempo se nos gratificará de la manera más inesperada.

Acá una vez más entra a jugar el factor tiempo en nosotros, ya que éste lleva y trae sus chismes, y todo para recordarnos lo bueno y lo malo que hay en cada uno de nosotros y lo importante que es el cambio para nuestra vida.

La ignorancia de no saber lo que es bueno y lo que es malo nos lleva a acometer los más grandes errores, aún sabiendo que a veces obramos mal, igual seguimos adelante y es ahí cuando en realidad nos estamos haciendo daño a nosotros y a los que nos rodean.

Si comenzamos a transitar por un camino que nos lleva a el regocijo, pues entonces no evitemos este cambio por otro que nos tiente con cambios mas nuevos y promesas que nunca se llegaran a cumplir, quedémosnos con lo mejor, equivocarnos es fácil, el reconocer que nos equivocamos nos es difícil, porque no queremos desprendernos del orgullo y decir “me equivoqué”; pero resulta que mientras uno estuvo errado, por el camino hirió, lastimó, quebró expectativas, rompió lazos, y todo porque lo que le prometieron le resultaba más tentador de lo que tenia servido en sus manos.

Esto logra llevar a más confusiones para con uno y los demás, porque por estos cambios equivocados se pierde todo lo que se tenía, y todo; es perderse el recorrido de una vida plena y sencilla. Lo contrario de esto es estar apartado de la realidad que lo rodea y estar creído que se tiene derechos sobre los demás. Creo que primero se tiene que tener derechos sobre uno mismo y mirar nuestros propios errores antes que ver los errores de los demás.

El Sistema 3, el sistema para mantenerte en forma