Tecnología: análisis auriculares de cierre Kelyx

Volver al Indice – Análisis de Auriculares

Que el diseño extremadamente original no lo engañe; la calidad de audio de estos auriculares apesta, y uno piensa seriamente si todo el esfuerzo puesto en la estética no hubiera sido mejor redirigirlo a la parte técnica, con el fin de dar a luz unos auriculares visualmente mas ortodoxos pero de mejor calidad acústica.

Informática: análisis auriculares de cierre Kelyx

Por Alejandro Franco – contáctenos

1 estrella: malo¿Hasta dónde son generosas las marcas?. Las pruebas están, claro, en los productos de línea económica que ofrecen. La mayoría son una porquería insalvable y hubiera sido mejor que directamente no ofrecieran nada. Hay un tema de dignidad flotando en todo el asunto, en donde las empresas deberían llamarse a sí mismas a restricción e imponerse un límite moral de lo que realmente ofrecen como productos baratos. Si Ferrari ofrece los mejores coches deportivos del mundo, no puede poner – en el otro extremo de su linea de artículosun cajón de verdura con ruedas. Sin embargo esa mentalidad prospera en las empresas de electrónica. Ofrecen cosas maravillosas en alta gama, pero los productos básicos son horrendos. No es un esfuerzo para participar en un mercado mayoritario y barato; tal como están haciendo las cosas, simplemente se disparan en los pies y generan publicidad negativa. Si el auricular de dos mangos suena como el tuje, ¿por qué me voy a arriesgar a comprar el de 500 pesos de la misma marca?. Los productos base son una muestra de responsabilidad de la marca, no una estafa camuflada de producto comercial. Por ejemplo, los Philips SHE1360 son baratos y decentes, y son los auriculares económicos mas recomendables del mundo. Pero, por el mismo precio, hay TDK truchos, All in One, incluso Panasonic que bordean lo intragable. ¿Es mucho pedir que suenen de manera potable?. ¿O están convencidos de que el público es ciego y sordo, y va a comprar neciamente cualquier cosa que le pongan delante?.

El caso que ahora nos ocupa es paradigmático. Excelente estética, sonido horrendo. ¿En serio pensaban seducir al gran público con semejante esperpento?. Con un poco mas de empeño puesto en la calidad de las bocinas, los Kelyx de inserción serían unos excelentes auriculares. Lástima que todo el esfuerzo se va por la borda cuando uno empieza a escucharlos.

La novedad que tienen estos auriculares Kelyx es que traen un cierre de plástico con el cual uno puede regular el grado de separación entre uno y otro botón (y ajustarlo al tamaño de su cabeza). Normalmente los auriculares standard traen un cable doble pegado – con lo cual el grado de apertura, una vez abierto, es irreversible -, pero tampoco creo que se trate de un drama que le quite el sueño a cualquiera. El cierre refuerza el cable contra tironeos pero, por contra, las patitas de plástico no son eternas y basta con que una de ellas se desgaste como para que el sistema de cierre deje de funcionar. Por otra parte, al ser grueso y venir en diversos colores, la estética del auricular se vuelve llamativa. No sé si es bonito, pero es diferente. La unión del cierre se hace con un grueso canuto en donde va el micrófono ya que estos Kelyx son manos libres. Tras el micrófono viene un cable acordonado, reforzado y que es, por lejos, lo mejor que tiene los auriculares.

Mientras que los auriculares poseen personalidad (estéticamente hablando), el resto del producto se encuentra lamentablemente descuidado. La caja de presentación es gris y anónima, y parece mas el box de unos slips de hombre que el estuche de un juego de auriculares. Pero el peor detalle son las bocinas: los Kelyx se escuchan horrible y no hay ecualizador que pueda remediarlos. Los celulares son algo cortos en ecualizadores (de cinco bandas y no siempre poseen amplitud de calidad, sea efectos ambientales, bandas regulables, etc), pero tablets y computadores poseen una gama acustica superior y ni aún en ellos (y con todo tipo de seteos) los Kelyx suenan de manera decente. Son tapados, secos, igual a una radio Spica de las viejas. Bajos no tienen, mucho menos claridad. No hay seteo – sea un ecualizador de 5 o de 20 bandas – que logre sacar un sonido potable de esos auriculares. ¿De qué sirve la estética si no sirven para su propósito principal, que es escuchar musica de manera decente?.

Los auriculares Kelyx con cierre son un pésimo producto. Se escuchan mal y eso es irremediable. Mas vale adquiera otro producto por ese mismo precio, ya que auriculares baratos abundan en el mercado… lástima que sean unos pocos los que tienen una calidad minima como para escuchar música de manera potable.

Precio: U$s 6.- (o $ 90.-, valores a junio 2016)

Conclusión: Estética que se bandea entre innovadora y bizarra. El problema es que las bocinas son horribles, y es imposible obtener un minimo de sonido de calidad por mas que uno toquetee el ecualizador de su dispositivo de audio favorito. Un producto a evitar, definitivamente.