Tecnología: análisis parlantes Logitech Z205 para notebooks

Volver al Indice – Análisis de Parlantes y Home Theaters

Si los parlantes que posee su notebook apestan, quizás sea hora de darle una oportunidad a los Z205, un juego de altavoces portátiles realmente práctico y que brinda buena calidad de sonido.

Tecnología: análisis parlantes Logitech Z205 para notebooks

Por Alejandro Franco – contáctenos

4 estrellas: muy buenoAún extraño mis parlantes Logitech Z110los cuales eran USB y, aunque algo voluminosos, sonaban casi perfecto con mi portatil -. Los vendí baratos, pensando en iniciar una movida para renovar los altavoces de mi equipo. La macana con los Z110 era que carecían de control de volumen y de conexión para auriculares, pero tenían un sonido estupendo, principalmente porque la acústica que tenían estaba realmente bien diseñada… sniff, sniff

En el proceso de renovación se me disparó la chiripioca, y comencé a cambiar los parlantes de casi todo – televisores, computadoras, reproductores multimedia, etc -, con lo cual comenzaron a llegar equipos 2.1 a mi casa – primero el EuroCase LeMans II, luego el Phillips SPA2335, después el Panacom SP 1785 -, los cuales se alimentaban directamente de la corriente eléctrica. Ese detalle se convirtió en un inadvertido contratiempo cuando llegó el verano y comenzaron a aparecer los cortes de luz típicos de la temporada estival argentina – sea porque todo el mundo prende el aire acondicionado al mismo tiempo, porque faltan represas hidroeléctricas, etc, etc; llámele hache -. Sin electricidad no hay parlantes y, aunque uno tiene algunas horas de solaz con una notebook alimentada por su batería, se ve forzado a convivir con los horrendos parlantes que traen de fábrica estos equipos, los cuales carecen de calidad y potencia. No importa si su portátil es alta gama o medio pelo, todos los altavoces de notebook apestan simplemente porque carecen de una caja de resonancia como la gente. Aunque las bocinas estén construidas con materiales de altísima calidad, no disponen de un contexto físico que los complemente como corresponde – algo similar ocurre con los televisores LCD -, por lo cual en todos los casos se escuchan como si fueran radios a galena.

En la diletante de salir a comprar otro juego de parlantes (el enésimo en lo que va del año!) que fuera USB – cosa de tomar la energía de uno de los puertos de la notebook y poseer suficiente potencia y claridad como para sonar de manera decente -, se me plantearon tres alternativas: otro juego de bocinas 2.1 USB (lo cual ya era demasiado!); un par de parlantes con caja algo voluminosa y buena acústica (todos esos juegos de bochitas que circulan por ahí al estilo de los Z110, o los deseables LS11, también de Logitech pero con perilla de volumen y enchufe para auriculares), o las llamadas “barras de sonido”: un pequeño estuche que contiene dos bocinas, y que generalmente cabe en el bolsillo de una camisa. Ciertamente la segunda alternativa se veía apetitosa – me mostraron varios Shark Net de hermoso diseño, incluso un par con encastre magnético a $ 190 -, pero el problema con los juegos satelitales USB es que carecen de perillas de controles, son grandes y pesan bastante, lo que los vuelve tremendamente incómodos si piensa viajar con el equipo o, bien, trasladarse con su portatil por el interior de su casa. Por ejemplo, no entran en una valija o mochila porta-notebook, vienen con una maraña de cables, no se los puede llevar con una sola mano, y seguramente deberá renegar con su esposa a la hora de armar la valija para un viaje y querer camuflarlos entre la ropa que se va a llevar. En cambio si su portatil va a quedar estacionada en un escritorio – o si desea acoplarlos a una Desktop PC –, seguramente irán de maravilla.

La indecisión tomó otro cariz cuando el fin de semana pasado fuimos con mi señora a la casa de una amiga, la cual tenía unos Logitech Z205 que habían venido gratis con la notebook Lenovo que recientemente había adquirido en Garbarino. Quedé tremendamente intrigado por el tamaño del equipo – se trataba de una cajita de 17.5 cm y 6 cm de ancho (algo así como un control remoto de TV), la que pesaba no mucho más que un celular, y la cual era fácilmente transportable en el bolsillo de una camisa – y, aunque me moría de ganas por probarlo, entre pitos y flautas – charla va, charla viene – se me olvidó por completo el solicitarle a mi anfitriona que me lo prestara por un rato. Lo cierto es que volví a mi casa y comencé a recabar info en la web sobre el equipo. A los dos días me fuí a Garbarino y, luego de insistirle al vendedor – que pensaba que los Z205 salían únicamente como combo con las promos de los equipos Lenovo -, conseguí que me lo vendiera a módicos $ 200.- (dato a diciembre 2013).

Honestamente, no tengo muy en claro si los Logitech Z205 eran los parlantes que estaba buscando. Considerando que estoy acostumbrado (mas bien, enviciado) con los equipos 2.1 de mi casa, los Z205 bien me saben a poco: sería lo mismo que salir a dar un paseo en un Renault 12 después de haber andado demasiado tiempo a bordo de tremendas Ferraris. Sin dudas es un equipo bueno, noble, que cumple su propósito y que está lleno de virtudes, pero que no es ni por asomo excitante.

Por supuesto, hay que diferenciar la paja del trigo. Para quien vino sufriendo los espantosos parlantes de una portátil, el Logitech Z205 es poco menos que una bendición. Poseen un sonido nítido y son mucho más potentes que las bocinas de una notebook – aunque no espere llenar una habitación con ellos -. Logitech omite dar los datos técnicos en su sitio, pero según Amazon (quienes hacen sus propios testeos) su potencia anda en 1.2 W RMS, la cual es más que adecuada si los va a usar enfrente suyo y a menos de un metro de distancia.

Ciertamente para obtener toda la potencia de los Logitech Z205 hay que hacer algunos malabares con Windows. El primer punto es que los parlantes toman audio y energía por un único cable conectado en el puerto USB (admito que es la primera vez que me entero de que ésto es posible), con lo cual no pasan por los seteos de la placa de audio sino que funcionan como si fueran una especie de placa de audio externa. Aparecen como un nuevo dispositivo de reproducción en Windows (y hay que inhabilitar el que hasta ese entonces era el dispositivo principal), y hay que entrar a sus parámetros de configuración para ponerle los seteos que mejor se ajusten a nuestro gusto (por ejemplo, habilitar las mejoras de aumento de graves, sonido envolvente virtual y ecualización de sonoridad). En especial la ecualización de sonoridad potencia al doble la perfomance del audio, lo cual se convierte en indispensable a la hora de optimizar la escasa salida del equipo. Recordemos que la principal virtud del Z205 es su tamaño y practicidad, no su potencia acústica.

El equipo precisa drivers, los cuales busca y descarga de Internet de manera automática ni bien se conecta el cable USB al equipo. Quizás yo sea un anticuado pero creo que cualquier equipo – aún el más básico – debería traer siquiera un mini CD de instalación, ya que hay casos en donde la conexión de Internet no existe o no es posible. En mi caso particular, el primer intento de instalación falló, y tuve que reiniciar el equipo, esperar a que se efectuara la conexión con Internet, y allí enganchar los parlantes en un puerto USB diferente. En ese caso, todo salió de maravilla.

Honestamente, la primera aproximación a los Logitech Z205 fue decepcionante. Sólo después de comprender que se trataba de un equipo que viene con sus propias reglas (y que no son unos simples parlantes), pude entender como setearlo para que se escuchara con potencia. Una vez corregido el tema de parámetros de Windows, hubo que alterar los parámetros de los programas de multimedia que venía usando – el cual es el segundo punto para optimizar la perfomance del equipo -. En el caso de la música, los Logitech Z205 son muy cristalinos para sonidos medios y agudos, quedándose definitivamente corto a la hora de los graves. La música pop y clásica se escucha realmente muy bien, pero olvídese de experimentar gangsta rap a flor de piel. Si los bajos son muy profundos, hay distorsiones; pero el resto del tiempo su perfomance es más que adecuada. En mi caso yo uso el AIMP (un clon ruso del WinAmp) y recién pude obtener una tonalidad acorde a mis gustos cargando el seteo “Headphones” (auriculares) en el ecualizador del programa, el cual resalta mucho los graves y agudos, y estimula ligeramente los tonos intermedios. Por su parte, la reproducción de películas resultó bastante potable en el BS Player, eligiendo el set de ajustes Tecno en el ecualizador. Los diálogos y la música de las películas se escuchan particularmente claros, pero las explosiones apenas llegan a lo correcto.

Lo que ocurre es que la experiencia auditiva del Logitech Z205 está limitada por la escasa acústica que provee su pequeña caja. Sin dudas los parlantes son muy buenos pero carecen de resonancia (algo que se puede compensar si se los pone contra una pared o contra un rincón). El Logitech Z205 está pensado como parlantes de viajero – incluso incluye un hermosa funda con corredera -, y como bocinas capaces de acompañar el desplazamiento físico de una notebook en cualquier momento sin tener un caos de cables. El caso típico es usar la portatil en la cama – apoyada en la falda del usuario -, en donde la instalación de cualquier otro parlante USB típico (como el mencionado Logitech Z110) sería engorroso (sería como poner dos ladrillos – uno al lado de cada pierna – y enredado por la maraña producida por dos largos juegos de cables; con cualquier movimiento puede caerse una bocina o, bien, producirse un tironeo indebido de los cables). Todo esto se resuelve con el Z205, ya que su pie se transforma en una práctica pinza acolchada que se prende como un clip a la parte superior de la pantalla de la portatil. Entre esto y el corto cable de conexión USB hace que su uso sea extremadamente cómodo y práctico.

Los Logitech Z205 vienen con botones de encendido y control de volumen. A propósito de ésto, los controles manejan directamente la barra de volumen de Windows, lo que significa que cuando está al 100% es el máximo real que da el equipo (no como los parlantes potenciados que pueden sumar voltaje de salida acústica a la que brinda la placa de audio administrada por Windows). No poseen conexión para auriculares – después de todo, es un periférico diseñado para su uso en proximidad a una portátil (en donde los enchufes de audio están a mano) y no para una PC de escritorio, en donde los conectores están lejos y fuera de todo alcance -, pero posee una curiosa entrada adicional de audio. Eso significa que puede usar los parlantes para pasar música o videos cargados en un celular / tablet / reproductor mp3 cercano… siempre y cuando el cable USB esté conectado a una portatil encendida, cosa que pueda tomar la energía de algún lado (también puede conectarle uno de esos adaptadores independientes USB – corriente eléctrica, los que se enchufan a la pared y proveen el voltaje adecuado para esta clase de equipos). Para ello usted precisa un cable dotado con enchufes miniplug macho (uno en cada extremo), conectado entre el dispositivo y los Z205; pero, honestamente, la escasa potencia de los parlantes atenta contra la utilidad de semejante configuración. Si su reproductor / celular / tablet no tiene posibilidad de setear un ecualizador y modificar por software la potencia de salida de audio, la calidad de audio obtenida es bastante pobre. Consíderelo como una opción de emergencia, más que como una alternativa valida para escuchar – de manera diaria – audios y videos contenidos en otra clase de dispositivos.

Los parlantes Logitech Z205 no son para todos; son ideales para los viajeros, y son bárbaros para los enemigos de los cableados y de los altavoces pesados. Están pensados para aquellos usuarios de laptops que requieren ocasionalmente prestaciones de audio y las precisan de buena calidad (sean videoconferencias, ver videos de YouTube, etc). Su perfomance es tremendamente superior a las bocinas que traen de fábrica las portátiles, y entre eso y su tamaño ya se convierten automáticamente en recomendables. Por contra, uno no puede pretender que suenen como un home theater: son definitivamente cortos para los gamers y para aquellos melómanos que gustan de las grandes composiciones orquestales, los cuales verán que sus prestaciones son apenas adecuadas. Porque, en definitiva, su propósito es brindar audio portátil de buena calidad, algo que cumplen de manera notable.

Especificaciones técnicas de los parlantes portátiles Logitech Z205

  • Dimensiones (Al x An x Pr): 64 mm x 180 mm x 34,33 mm
  • Peso: 299 gr.
  • Potencia: 1.2 W RMS
  • Funcionan con Windows y MacOS
  • Cable único USB, el cual provee energía y transporta el audio desde el equipo a los parlantes
  • Dos años de garantía
  • Incluye funda para viaje, cable USB, manual

Pros:

  • Precio
  • Calidad de sonido musical
  • Tamaño / peso / portabilidad
  • Botones de volumen y encendido
  • Clip de agarre a la pantalla de una portátil
  • Mínima existencia de cables
  • Definitivamente son muy superiores a cualquier juego de parlantes que traen las notebooks por defecto
  • Ideales para viaje (calzan perfecto en el bolsillo de una valija porta notebook)

Contras:

  • Escasa potencia
  • Limitada resonancia
  • No viene con CD de drivers; requiere conexión de internet para instalación
  • El conector mini USB (similar al de datos de los celulares Nokia) debiera ser más reforzado (se deforma – sin romperse – ante un tironeo accidental del cable).

Precio: u$s 20.- aproximadamente